Las lluvias, el ‘aquaplaning’ y cómo mantener la calma

Lo más recomendable es comprobar el estado de los neumáticos antes de que comience el otoño y con él la caída más fuerte de las precipitaciones

Balsas de agua en la avenida de San Agustín
Balsas de agua en la avenida de San Agustín

La noche del lunes al martes cayó una importante cantidad de agua en la provincia de Salamanca. Las nubes se despacharon a gusto y con ellas llegaron los peligros al volante. El conocido como ‘aquaplaning’ es una de las mayores problemáticas a las que nos podemos enfrentar en la carretera.

El ‘aquaplaning’ surge cuando llueve en grandes cantidades. Aquí en Salamanca el mayor riesgo tuvo lugar en la jornada de este martes, 14 de septiembre. La peor zona para transitar con el vehículo fue el polígono de los Villares donde se produjeron importantes balsas en la carretera que dificultaba la conducción.

Este fenómeno se produce cuando entramos con el coche a una zona donde hay una gran cantidad de agua estancada y las ruedas son incapaces de drenarla, por lo que se pierde el contacto con la calzada y se suceden los momentos más críticos.

Lo primero que hay que hacer para evitar el ‘acuaplaning’ que te puede salvar de un grave accidente es reducir la velocidad, sujetar fuerte el volante y mantener la calma. Esto último es primordial: respirar profundamente un par de veces para relajarse.

Otro consejo es comprobar que los neumáticos estén en perfecto estado una vez que comienza el otoño y las primeras precipitaciones fuertes.

Lo más recomendable es que los neumáticos sean anchos y tengan también anchos los canales, es decir que el dibujo sea más profundo porque permitirá expulsar el agua mejor.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído