El uso de la mascarilla se endurece en toda España: pasa a ser obligatoria hasta en la naturaleza o en las playas

Pese a que Castilla y León ya contaba con una de las leyes más restrictivas para su uso, el BOE ha establecido una normativa común en todo el territorio nacional

La mascarilla puede tener los días contados
La mascarilla puede tener los días contados

Mientras España se encuentra tanto a las puertas de una posible cuarta ola como de lograr una inmunidad de rebaño que permita soñar con el final de la pandemia -aunque esto sigue pareciendo, cuanto menos, lejano-, el uso de la mascarilla coge visos de permanecer hasta 2022.

De hecho, este martes, 30 de marzo, se ha publicado una ley en el Boletín Oficial del Estado que endurece la exigencia del uso de mascarilla en todo el territorio nacional. Como gran novedad se encuentra la eliminación de la distancia interpersonal como requisito para su uso -antes, a nivel estatal, estaba fijado en metro y medio, aunque no así en Castilla y León-, lo que supone que todo el mundo deberá llevar la prenda hasta en lugares como la plena naturaleza o la playa, aunque no haya nadie cerca.

El uso obligatorio de mascarilla se fijó por primera vez el 20 de mayo de 2020. Entonces se hablaba de su exigencia tanto en lugares abiertos como cerrados siempre y cuando no se pudiera mantener una distancia interpersonal de dos metros de distancia. Sin embargo, con el paso de las semanas las medidas se fueron endureciendo, y las propias comunidades autónomas fueron fijando sus requisitos.

Así, Castilla y León publicó en el Bocyl su propia normativa el 17 de julio, que ya hablaba del uso de la mascarilla “en todo momento” sin importar si era la vía pública, un espacio al aire libre o un espacio cerrado -lo que también incluía los transportes públicos y privados-.

Por supuesto, esta ley recogía varias excepciones que eximían el uso de la mascarilla. En concreto, cinco eran las situaciones donde la mascarilla no era obligatoria: si se tiene alguna enfermedad o dificultad respiratoria que pueda verse agravada por el uso de mascarilla; en situaciones de ingesta de alimentos o bebidas, pero sólo durante el consumo; durante la práctica de la actividad física al aire libre; en los espacios de la naturaleza o al aire libre fuera de los núcleos de población; o en las piscinas y playas fluviales y lacustres durante el baño.

Es decir, que Castilla y León ya contaba con una de las leyes más restrictivas en cuanto al uso de la mascarilla. Por eso, la nueva norma estatal apenas afectará en el punto remarcado, ya que a partir de ahora también será obligatoria en los espacios naturales y al aire libre fuera de los núcleos de población, sin importar si hay gente cerca o no.

De hecho, esta ley también obligará a que aquellas personas que vayan a la playa (fuera de la Comunidad, obviamente) la usen en todo momento salvo el baño, motivo que ha despertado las quejas y la indignación de gran parte de la población.

En concreto, el BOE fija que, a partir de ahora, el uso de mascarilla sea obligatorio “en todo momento” a partir de los seis años. Esta obligatoriedad queda vigente “hasta que el Gobierno declare de manera motivada y de acuerdo con la evidencia científica la finalización de la situación de crisis sanitaria ocasionada por la covid-19”.

Igualmente, la nueva normativa contempla excepciones para las personas que tengan enfermedades o problemas respiratorios que puedan agravarse con el uso de la mascarilla o que, por su situación de discapacidad o dependencia, no dispongan de autonomía para quitarse la mascarilla, o bien presenten alteraciones de conducta que hagan inviable su utilización.

“Tampoco será exigible en el caso de ejercicio de deporte individual al aire libre, ni en los supuestos de fuerza mayor o situación de necesidad o cuando, por la propia naturaleza de las actividades, el uso de la mascarilla resulte incompatible, con arreglo a las indicaciones de las autoridades sanitarias”, sentencia la ley.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído