Las mascarillas y guantes abandonados en la naturaleza se disparan: un 300% más en el último año

EP

0 Comentarios

 Mascarilla en el sueli
Mascarilla en el sueli

La recogida de residuos médicos -mayoritariamente mascarillas y guantes- abandonados en la naturaleza se ha incrementado un 300 por ciento en el último año, según los datos recogidos por voluntarios y monitorizados en el marco del Proyecto Libera.

Si en 2019 fueron recogidos, en el marco de este proyecto 287 objetos en la naturaleza catalogados como "residuos médicos", en 2020 la cifra alcanzó los 1.579 objetos recogidos en esta misma categoría, lo que supone un incremento de más de un 300% a lo largo del periodo de pandemia, según datos facilitados a Europa Press.

La obligatoriedad del uso de mascarillas ha abierto para las organizaciones ecologistas un nuevo frente en la lucha contra los residuos. En el mundo se consumen aproximadamente 129.000 millones de mascarillas desechables cada mes, que pueden tardar hasta 400 años en descomponerse si no se gestionan correctamente, según el Proyecto Libera que ha recordado que, según la Fundación para el Conocimiento madri+d, si la mitad de la población española usase una nueva mascarilla quirúrgica cada día, se consumirán alrededor de 705 millones por mes.

Por este motivo, muchas de estas organizaciones han puesto en marcha campañas de sensibilización para favorecer el uso de mascarillas reciclables y echan de menos una actuación proactiva de las administraciones para concienciar a la población del problema que supondrá la acumulación de estos residuos.

   Por este motivo, el proyecto Libera, creado por SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, puso en marcha la campaña NoAbandonesTusGuantesYMascarillas para sensibilizar a la población sobre la importancia de ser responsables en la gestión de estos nuevos residuos y que siempre acaben en la papelera o contenedor de restos y no en el suelo de entornos urbanos o naturales, ya que podrían convertirse en un nuevo tipo de basuraleza y generar un impacto ambiental. La Fundación Reina Sofía se ha unido también a esta iniciativa.

   La parte positiva de la pandemia, según Libera, ha sido un aumento del voluntariado interesado en participar en iniciativas medioambientales y que ha permitido duplicar el número de puntos de actuación en sus campañas de recogida de residuos en el entorno de ríos.

 "A partir del confinamiento ha habido un incremento del uso y disfrute de los espacios naturales, pero además hay un aumento de las personas que quieren ayudar y poner soluciones al problema de voluntarios e instituciones que quieren colaborar en recogida de basuraleza", ha explicado a Europa Press Sara Güemes, coordinadora de Ecoembes en el proyecto Libera.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído