​Mejorar la legislación que afecta al colectivo LGTB+, algo necesario para acabar con la violencia y el odio

Desde Iguales lamentan que diversos partidos políticos hayan bloqueado el proyecto de ley que existe tanto a nivel estatal como regional, si bien confían en que en la próxima legislatura pueda aprobarse 

 Repres1
Repres1

El principal motivo por el que se celebra el Día Internacional contra la LGTB+fobia es porque se siguen dando casos de odio hacia dicho colectivo. Unos hechos que no sólo no parecen ir a menos, sino que han sufrido un auge en el último año tanto a nivel nacional como de Castilla y León, como demostró el asesinato de Ely (icono trans de Valladolid) el pasado verano,

Su asesino, un menor de edad, apenas ha sido condenado a seis años de internamiento terapéutico. Una condena que, de haberse considerado un delito de odio por la sexualidad de Ely, habría sido mucho mayor. Pero Castilla y León es una de las cinco comunidades autónomas de España que carece de una ley que ampare al colectivo LGTB+, tal y como denuncia Iguales.

Por ello, su vicepresidente, Pablo Barragán, lamenta que pese a que haya avanzado a nivel legislativo en el pasado, especialmente con la Ley de Matrimonio Igualitario de 2005, la sociedad no haya progresado al mismo ritmo y, en los últimos años, las leyes no se hayan adecuado a la realidad existente.

Así, destaca que aunque la Ley Trans fue un gran “avance cuantitativo”, la misma ley tiene muchos aspectos “muy mejorables”, algo que se está intentando transformar y cambiar hacia mejor con la Ley de Igualdad LGTBI. Un proyecto de ley que está en el Congreso pero que ha sido vetada por varios partidos “que asisten a las manifestaciones del Orgullo pero luego no cumplen sus promesas”.

Desde la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales, en la que está incluida Iguales, consideran que la aprobación de esa Ley de Igualdad LGTBI “es un paso imprescindible para garantizar que las personas LGTBI alcancen una igualdad legal con respecto al resto de la sociedad”.

Pablo Barragán guarda la esperanza de que, en la próxima legislatura, sea el momento de finalmente conseguir el sí del Congreso y del Senado y así tramitar una ley que dé el primer paso para acabar con la discriminación, el odio y la violencia.

Sin embargo, ahí no acaba todo, y es que, como comentaba el vicepresidente de Iguales a este medio, muchas comunidades autónomas sí tienen una ley regional propia. No Castilla y León, que sufre el mismo problema que se da a nivel estatal: varios partidos enmiendan una y otra vez en las Cortes la proposición de ley y, por el momento, no se ha conseguido sacar adelante. Algo que espera que también se culmine una vez se forme el nuevo Gobierno regional.

Una ley que afecte en todos los ámbitos y que proteja y ampare al colectivo LGTB+

El vicepresidente de Iguales también considera que la Ley de Igualdad LGTBI tiene que aprobarse porque afecta de manera transversal a todos los ámbitos de la sociedad y servirá para erradicar todas las barreras que suponen una discriminación y una vulneración de los derechos humanos.

Uno de esos aspectos en el que se centra la ley es la educación ya que, por ejemplo, la ley actual “no ampara a los menores trans”, algo que sí está planteado en la reforma de ley, que reconocería la existencia de estos menores (ahora no se da) y facilitaría su adaptación al sistema tanto a nivel educativo como sanitario.

En definitiva, una ley que es necesaria porque, como recuerdan desde Iguales, los discursos de odio en redes aumentan y las terapias de conversión vuelven a estar de moda, siendo todo esto otro tipo de violencia a la que se ha de poner fin.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído