El moho resistente a los medicamentos se está propagando y conlleva serios riesgos de los que alertan los expertos

El 'Aspergillus fumigatus' es un moho ambiental que puede causar enfermedades pulmonares por hongos

Moho. Foto Infosalus
Moho. Foto Infosalus

Un nuevo estudio dirigido por el Imperial College de Londres, en Reino Unido, ha descubierto que el moho resistente a los medicamentos se está propagando desde el medio ambiente e infectando los pulmones de personas susceptibles, según publican en la revista 'Nature Microbiology'. 

Los investigadores encontraron seis casos de personas infectadas con una forma resistente a los medicamentos de un hongo llamado 'Aspergillus fumigatus' que podría ser rastreado hasta las esporas en el medio ambiente. Sus hallazgos utilizaron muestras de Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda.

El 'Aspergillus fumigatus' es un moho ambiental que puede causar enfermedades pulmonares por hongos. Mientras que las personas con pulmones sanos eliminan las esporas inhaladas, las personas con afecciones pulmonares o sistemas inmunitarios debilitados a veces no pueden, lo que significa que las esporas pueden permanecer en los pulmones causando una infección llamada aspergilosis.

La aspergilosis afecta a entre 10 y 20 millones de personas en todo el mundo y suele tratarse con un fármaco antifúngico, pero se ha informado de la aparición de resistencia a estos medicamentos.

Según los investigadores, esta resistencia ha evolucionado debido al uso generalizado de fungicidas azólicos en la agricultura. Los azoles, que actúan de forma similar, son el tratamiento de primera línea para los pacientes infectados por el moho 'Aspergillus fumigatus', por lo que la exposición del hongo a los fungicidas azólicos en el medio ambiente significa que a menudo se encuentra en una forma resistente al fármaco incluso antes de encontrarse con las personas que infecta.

Los investigadores piden una mayor vigilancia del este hongo en el medio ambiente y en la clínica para ayudar a comprender el riesgo que supone. 

El autor principal, el profesor Matthew Fisher, de la Escuela de Salud Pública del Imperial, afirma que "hay que prestar atención urgente a la comprensión de los focos ambientales y las bases genéticas de la evolución de la resistencia de los hongos a los medicamentos, porque la resistencia está comprometiendo nuestra capacidad de prevenir y tratar esta enfermedad".

Y añade que "la prevalencia de la aspergilosis resistente a los fármacos ha pasado de niveles insignificantes antes de 1999 a hasta el 3-40% de los casos actuales en toda Europa. Al mismo tiempo, cada vez más personas podrían ser susceptibles de contraer la infección por 'Aspergillus fumigatus' debido al creciente número de personas que reciben trasplantes de células madre u órganos sólidos, que siguen un tratamiento inmunosupresor o que padecen afecciones pulmonares o infecciones respiratorias víricas graves".

En el estudio, los investigadores aislaron 218 muestras de 'Aspergillus fumigatus' de toda Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda entre 2005 y 2017. Alrededor de 7 de cada 10 muestras eran de personas infectadas (153 muestras de 143 pacientes en cinco hospitales) y el resto eran del medio ambiente (65 muestras) - incluyendo del suelo, compost, bulbos de plantas, el aire y otras fuentes.

Los investigadores extrajeron el ADN de los mohos de las muestras y lo secuenciaron para determinar si había cruce en las esporas resistentes encontradas en el medio ambiente y en algunos pacientes.

Encontraron seis cepas de 'Aspergillus fumigatus' que existían en el ambiente y que habían infectado a seis pacientes. Los investigadores afirman que las similitudes genéticas indicaban que el hongo se había propagado del entorno al paciente. La autora principal, la doctora Johanna Rhodes, del Centro MRC de Análisis Global de Enfermedades del Imperial, dentro de la Escuela de Salud Pública, afirma que "cada vez más, los casos de aspergilosis que se ven en la clínica son resistentes a los fármacos azólicos de primera línea".

"Sin embargo, hasta ahora no sabíamos con certeza cómo adquirían los pacientes estas infecciones: si se desarrollaban en los pulmones durante el tratamiento de la infección o si las esporas de moho que los infectaban eran resistentes a los fármacos desde el principio --añade--. Nuestro estudio concluye que ambas vías de infección son posibles y confirma la preocupación de que las esporas de moho prerresistentes en el medio ambiente puedan entrar e infectar los pulmones de las personas causando una enfermedad más difícil de tratar".

De las 218 muestras, casi la mitad (106 muestras) eran resistentes a al menos uno de los fármacos azólicos de primera línea utilizados en la clínica. En concreto, el 48% (104 muestras) eran resistentes al itraconazol, el 29% (64 muestras) al voriconazol y el 21% al posaconazol. Más del 10% de las muestras (26, incluidas 23 muestras ambientales y 3 de pacientes) eran resistentes a dos o más azoles.

En las 218 muestras, los investigadores encontraron 50 nuevos genes asociados a la resistencia a los fármacos. Al profundizar en el ADN, también encontraron cinco nuevas combinaciones de cambios de un solo dígito en el ADN (denominados polimorfismos de un solo nucleótido, o SNP) que estaban asociados con la resistencia a los fármacos, incluyendo uno que era resistente a múltiples fármacos.

Al examinar los genes de las muestras de Aspergillus fumigatus, los investigadores descubrieron que había dos grupos distintos: el grupo A (123 de las 218 muestras) y el grupo B (95 muestras). Alrededor del 80% de las muestras del grupo A eran resistentes a los medicamentos, mientras que alrededor del 85% del grupo B no lo eran. Aunque los dos grupos eran distintos, los investigadores encontraron indicios de que intercambiaban material genético y, en algunos casos, creaban nuevas versiones de resistencia a los medicamentos.

Los investigadores afirman que estos resultados indican que aún no se conoce el espectro completo de la resistencia a los azoles en 'Aspergillus fumigatus'. El doctor Rhodes afirma que estos hallazgos "ponen de manifiesto nuevas formas de transmisión de infecciones resistentes a las personas y muestran que es necesario comprender mejor dónde y cómo 'Aspergillus fumigatus' está generando resistencia a los medicamentos".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído