Unos 650 periodistas de 80 medios nacionales e internacionales seguirán este lunes por la noche el debate entre los dos únicos candidatos con posibilidades de llegar a la presidencia del Gobierno español, pero pese a la expectación, es poco probable que el cara a cara provoque grandes cambios en el resultado de unas elecciones que parecen ya decididas, según analistas.
 
El presidente del Partido Popular y líder de la oposición, Mariano Rajoy, se medirá al candidato del Partido Socialista, el ex vicepresidente y ex ministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba, con el viento a favor, después de que la última encuesta del CIS augurara una holgada mayoría absoluta para la formación de centroderecha en las elecciones del 20 de noviembre.
 
Además, el formato del debate, con los temas cerrados y los tiempos más que medidos, elimina las posibilidades de que los candidatos, ambos políticos veteranos, cometan grandes errores que les hagan perder muchos votos, según expertos, en una campaña muy marcada por una crisis económica que ha disparado las cifras del paro y ha hundido la popularidad de los socialistas.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído