Negro panorama para feriantes, orquestas, músicos, vendedores ambulantes y empresas de eventos que afrontan un segundo verano "casi a cero"

Con gran parte de la actividad centrada en los meses de verano, impera la incertidumbre y el pesimismo por la indecisión de los ayuntamientos que, pendientes de la evolución de la pandemia, apuran las fechas para cerrar o descartar contrataciones

Las orquestas, pendientes de los ayuntamientos para saber si este verano trabajarán
Las orquestas, pendientes de los ayuntamientos para saber si este verano trabajarán

Feriantes, orquestas, músicos, promotores, vendedores ambulantes, empresas de la industria cultural, de eventos y espectáculos o empresas de iluminación y sonido son algunos de los sectores más perjudicados por la paralización total de la actividad durante más de 15 meses a consecuencia de la pandemia del COVID-19.

Después del pasado verano prácticamente sin trabajo, todas las esperanzas estaban puestas en este 2021; sin embargo, no se presenta tan optimista como se preveía, pese al avance de la vacunación, la reducción de la incidencia y la provincia Salamanca ya en el nivel 1 del semáforo COVID desde el pasado viernes, 18 de junio. 

Estos sectores a los que la crisis ha golpeado de lleno afrontan un segundo verano con mínima actividad y gran parte de las contrataciones en el aire. Ya en la recta final de junio, son numerosos los ayuntamientos que, con sus fiestas entre julio y agosto, siguen sin cerrar contratos con orquestas y verbenas, por cautela y para evitar riesgos.

Malas expectativas para los feriantes que confían en un 'Vive Park' durante las fiestas de septiembre

Con un 2020 sin actividad alguna entre marzo y diciembre, la situación este año tampoco se presenta optimista para feriantes y vendedores ambulantes, "casi a cero". A las puertas del verano, periodo en el que este gremio intensifica la actividad por toda la geografía española, impera la incertidumbre entre las casi 90 familias que viven de las atracciones de feria, como explica Ángel Lerma, presidente de la Asociación de Feriantes de Salamanca, integrada en CES, que asegura que este año "no es optimista, porque son ya casi seis meses ya sin actividad".

"Las expectativas para el verano en Castilla y León son muy malas, hemos trabajado algo en Andalucía, Castilla-La Mancha y ahora se empieza a mover en Extremadura".  Así se manifiesta este feriante que explica que, para sacar adelante este sector, con el grueso del trabajo los meses del verano, ya han surgido nuevas iniciativas, aplicando todos los protocolos anti COVID. 

Lerma se refiere así a la iniciativa puesta en marcha en Sevilla y otras localidades andaluzas y extremeñas, con el proyecto 'Vive Park', un parque de atracciones que, con la ayuda y colaboración de las administraciones -exención de tasas o cesión del suelo- y rigurosas y estrictas medidas de prevención anti COVID ha permitido recuperar la actividad de ferias y atracciones y, con ello, la vuelta al trabajo de centenares de trabajadores. "En Sevilla ha sido todo un éxito el parque de atracciones, a pesar de no celebrarse la Feria de Abril, igual que en Córdoba o Granada, con rigurosos controles de aforo y sin ningún problema de contagios".

Recinto ferial
Recinto ferial


Ahora, casi a contrarreloj, las esperanzas están puestas en las ferias y fiestas de septiembre en Salamanca. Lerma confía en que también se recupere la actividad del recinto ferial con espectáculos y atracciones, aunque todo está supeditado a cómo siga evolucionando la pandemia.

"La ventaja es que disponemos de un recinto, el de la Aldehuela, donde como ya se ha demostrado con el Rastro, permite un control de aforo riguroso; en este sentido en Salamanca lo tenemos más fácil". El presidente de los feriantes está convencido de que Salamanca "tendrá su Vive Park" con el apoyo del Ayuntamiento y un protocolo anti COVID personalizado para cada atracción.

Respecto a esta propuesta, desde el Consistorio de Salamanca han explicado a SALAMANCA24HORAS que la sintonía con este colectivo "es muy buena" y en la última reunión se acordó esperar a ver cómo va evolución de la pandemia. De seguir con los buenos datos, "esperamos que la reunión para valorar las posibilidades de cara a las ferias de septiembre se produzca próximamente". Para este feriante, "hay ganas de salir y divertirse, pero también se nota la economía y la incertidumbre laboral de muchos trabajadores".

Sin grandes fiestas en los pueblos, la programación está en el aire

Peor panorama se presenta para este colectivo en la provincia. "No se celebran las fiestas y resulta difícil trabajar". A estas fechas, no son pocos los ayuntamientos relevantes que todavía tienen sus programas en el aire. "Hay buena predisposición en algunas localidades pero nada cerrado; en otros casos como la vecina localidad zamorana de Fuentesaúco no habrá fiestas como tal, ni encierros, pero sí dejan instalarnos", aunque serían tres o cuatro ferias "que no nos solucionarían nada", lamenta el presidente de los feriantes.

Y con esta paralización de la actividad, Lerma explica que los trabajadores del sector han tenido que reciclarse y dedicarse a otros empleos para seguir adelante. "El 95% está en otros sectores, trabajando de albañil, camionero..."mientras las atracciones "que cuestan mucho dinero y suponen una inversión muy alta" siguen en las naves. Una situación "muy difícil" que ya ha llevado a algunos a dejar definitivamente esta actividad. 

Con los ERTE prorrogados hasta el 30 de septiembre, respecto a las ayudas recibidas por las administraciones, Lerma recuerda que sí han contado con las de la Junta de Castilla y León, unos 1.500 euros, "mínimas".

¿Optimista en remontar? "A partir de la Navidad y el año que viene, si estamos todos vacunados olvidaremos esta pesadilla, pero este año muy mal, hemos estado todos unidos, CES nos ha ayudado pero ha sido un año muy duro".

"Llevamos año y medio parados, se hace largo y penoso, con medidas de seguridad se pueden hacer actividades"

A pocos días de finalizar junio, cuando los ayuntamientos otros años tenían cerrados los programas de fiestas de todo el verano, incluso de septiembre, la situación en 2021 ha quedado condicionada por la pandemia y la aplicación de las medidas sanitarias. Sin embargo, María José Hernández, tesorera de la Asociación de Empresarias de Salamanca, Aesal, perteneciente a CEOE-CEPYME Salamanca, y responsable de la empresa de alquiler y venta de equipos de iluminación y sonido K-iman, confía en que haya más movimiento a partir de ahora, a medida que avanza la vacunación. "Creemos que se recuperará algo de actividad", aunque reconoce que los ayuntamientos están trabajando con mucha cautela y prudencia, incluso con miedo. 

"Llevamos año y medio parados, se hace muy largo y penoso, creemos que con medidas de seguridad, con precaución y cuidado se pueden organizar actividades", explicando que son tres las empresas en Salamanca y otras tantas en la provincia que se dedican al alquiler de equipos de sonido e iluminación.

Aunque ninguna empresa ha decidido 'tirar la toalla', Hernández asegura que este año y medio sin trabajo ha sido muy duro, saliendo adelante "con créditos, tirando de ahorros y despidiendo a trabajadores, porque las ayudas han sido prácticamente nulas, con un reparto muy desigual".

Orquesta
Orquesta

Verbenas, músicos, espectáculos..."los ánimos están por el suelo"  

"Los ánimos están por el suelo" afirma Carlos de la Calle, presidente de la Asociación Española de Agencias y Profesionales del Espectáculo, Acople, que explica que todavía hay miedo a repuntes, situación a la que se suma la falta de directrices claras y concretas respecto a las verbenas, a pesar de la proximidad de las fiestas del verano.

Para el presidente de Acople, que incluye músicos, Dj, instaladores de carpas, técnicos de luz y sonido o publicistas, "hay incertidumbre, desconcierto e indecisión", en general, y también entre los ayuntamientos a la hora de cerrar contratos con orquestas y verbenas. Y esta situación arrastra a unas 12.000 personas que viven de las fiestas de los pueblos de manera directa en Castilla y León -2.000 en Salamanca-, y hasta otras 32.000 de manera indirecta.  

Carlos de la Calle asegura que su sector "se ha reinventado" para que se puedan ofrecer espectáculos con todas las garantías; otra cosa son las tradicionales y multitudinarias verbenas; de ahí que los ayuntamientos se muestren reacios a incluirlas en sus fiestas, porque tampoco hay protocolos claros para este tipo de espectáculos multitudinarios al aire libre.

"Somos un sector muy temporal, centrados en los meses de verano", explica el presidente de Acople, por lo que, con las contrataciones en el aire, muchos profesionales han tenido que dedicarse a trabajar en otros sectores en este año y medio de parón, "porque con dos o tres actuaciones no se puede vivir".

De ahí que otro problema añadido que se van a encontrar ahora es la dificultad para montar espectáculos a contrarreloj por la falta de profesionales. "Será el gran problema de cara al verano, el panorama es muy complicado".

 "Fuimos los primeros en cerrar y seremos los últimos en arrancar" 

"Quiero ser optimista porque ya se está abriendo todo, hay actividades deportivas, celebraciones...el problema es que los ayuntamientos no se deciden porque no hay protocolos claros". Así se manifiesta Juan Ignacio Reyero, delegado de Acople en Castilla y León, que atribuye también a la indecisión y a la falta de directrices claras la situación actual en la que se encuentran músicos y profesionales del mundo del espectáculo. "Nos han dejado solos, olvidados en año y medio, fuimos los primeros en parar y seremos los últimos en arrancar", lamenta.

"De seguir así, los bancos no tendrán dinero, pero sí equipos de luces y sonido y camiones escenario"

El delegado de Acople en Castilla y León explica que hay compañeros que atraviesan momentos críticos, hipotecando incluso la casa de los padres, después de año y medio sin ingresos. "De seguir así, los bancos no tendrán dinero, pero sí equipos de luces y sonido y camiones-escenario porque no los podemos pagar".

Reyero asegura que todos los sectores mueven la economía, también los relacionados con el espectáculo, "todos contribuimos, si vamos a actuar a un pueblo en fiesta, acude gente, hay movimiento, ¿quién va a un pueblo en fiestas sin verbena, sin orquestas?" se pregunta. 

Y recuerda que, el pasado año, los contratos que tenían firmados para el verano fueron cancelados por las administraciones locales "a coste cero; otros se pasaron a este año y seguimos sin saber si podremos trabajar".

Sin embargo, tiene las esperanzas puestas en el mes de agosto, con más personas vacunadas y una situación sanitaria que mejora cada día. "Quiero ser optimista, a los políticos también les interesa que estemos trabajando todos, pero como somos una minoría...".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído