​“En ningún caso se dará por perdido este curso escolar, que no se prolongará más allá del 30 de junio”: la Junta asegura que no dejarán a ningún alumno atrás en materia educativa

Además, la consejera ha señalado que las deficiencias advertidas con los alumnos son de conexión a internet, no de tecnología, y que ya están solventando. Sobre las oposiciones de Secundaria, la Junta ha confirmado que se mantendrán las 1.401 plazas que ya estaban convocadas y que se devolverán las tasas a todos aquellos opositores que ya hubieran registrado la solicitud

 Rocío lucas
Rocío lucas

La consejera de Educación de la Junta de Castilla y León, Rocío Lucas, comparecía este miércoles, 15 de abril, en rueda de prensa para tratar diferentes asuntos relacionados con la materia educativa y que han ido de aspectos tan básicos como la admisión de alumnos para el próximo curso escolar hasta la celebración de las oposiciones en 2021.

Eso sí, lo primero que ha remarcado la consejera es que, después de un mes sin actividad docente presencial, el derecho a la educación se ha podido garantizar gracias al “inquebrantable compromiso de los docentes”, que han facilitado que este curso continúe aunque sea de manera virtual.

Precisamente por eso, Rocío Lucas mandaba un mensaje “claro y de tranquilidad” a toda la comunidad educativa, asegurando que “en ningún caso se dará este curso por perdido” y que, de ninguna manera, se dejará a ningún alumno atrás en materia educativa, sino que trabajan en diferentes escenarios para garantizar ese derecho a la educación.

De hecho, la consejera de Educación señalaba que, aunque es pronto para hablar de la vuelta a las aulas y que esta depende de la evolución de la pandemia y que siempre estará sujeta a la decisión de las autoridades sanitarias, es algo que desde la Junta sí les gustaría llevar a cabo ya no por la educación en sí, sino por un tema “afectivo y social” y de normalización, especialmente entre los más pequeños, que están sufriendo un confinamiento largo. 

De realizarse esta vuelta a las aulas se haría “de forma escalonada y selectiva” y tendrían preferencia aquellos escolares que terminan una etapa educativa. Es decir, los de 6º de Primaria, 4º de la ESO y 2º de Bachillerato, además de los de grados medios y superiores de Formación Profesional.

Sobre la materia evaluable, Rocío Lucas recordaba que ya se han realizado dos evaluaciones presenciales que suponen “más del 65% del curso académico” y que tras, el período vacacional de Semana Santa, se ha retomado la actividad no presencial “demostrando que la actividad docente puede seguir, avanzar y adaptarse a la situación para que ningún alumno se vea perjudicado”.

Eso sí, la idea de la Junta es terminar el curso lectivo el 30 de junio, nunca más tarde, salvo en el ámbito universitario. Por ello, la idea de prolongar las clases durante los meses de julio y agosto está descartada, si bien en el primero de esos meses se desarrollarán programas de refuerzo tal y como se viene haciendo otros cursos.

En lo que a las universidades respecta, Rocío Lucas matizó que si está previsto, aunque está sujeto a las directrices del Ministerio, que septiembre se habilite para desarrollar diversas actividades necesarias, como evaluaciones, la entrega de TFM u otras actividades (sin especificar si las prácticas se incluirían dentro de estas) para que los alumnos titulen este año. "En octubre comenzaría el nuevo curso", relataba.

“No se ha hablado de aprobados generales, pero siempre hemos mantenido que la repetición de curso es excepcional”

La consejera de Educación también insistía en que en ningún momento se ha hablado “de aprobados generales”, ya que el curso avanza y, consecuentemente, lo hacen las tareas educativas de manera progresiva.

Y, si bien el volver a las aulas dependerá de la evolución de la pandemia (aunque es el deseo de la Junta), sí que se avanzará en la adquisición de competencias clave que tendrán peso en la evaluación final pero “siempre de forma diagnóstica y continua” y cuando sean positivas para el alumno, “no que reste”.

Es decir, “que avanzaremos en contenidos pero siempre con seguridad curricular, y que estos sirvan para titular y promocionar”, proseguía, refiriéndose a que sólo se impartirán nuevos contenidos cuando se tenga seguridad sobre que se hace de la manera correcta.

Para ello, y al igual que antes de que se estableciese la docencia no presencial, tanto las Direcciones de cada centro educativo como la Inspección Educativa vigilan que se cumpla de manera correcta la enseñanza online. “Y me consta que la gran mayoría de los docentes están trabajando más que de manera presencial”, sentenciaba, puesto que serán esos profesores los que evalúen al alumno en esta evaluación final.

De la manera que fuera, y ante las palabras de Isabel Celaá, ministra de Educación, Rocío Lucas coincidía en que la Junta siempre ha mantenido, más allá de toda esta situación, que “el pasar de curso es la regla general y la repetición es excepcional”. 

“Hemos detectado problemas de conectividad a internet de los alumnos, pero no tecnológicos. Y estamos supliendo esas deficiencias”

“La equidad es uno de los pilares del sistema educativo, y la brecha digital es un aspecto que nos preocupa, ya que implica dificultades en la formación no presencial”. Así reconocía Rocío Lucas que la Junta había detectado diversas deficiencias entre los alumnos a la hora de poder conectarse a internet.

Pero, como ampliaba después, esos problemas son de “conectividad” y no de tecnología, según habían detectado, por lo que, si bien durante las primeras semanas de confinamiento algunos alumnos habían tenido que mantener el contacto con sus profesores a través de otros mecanismos, el teléfono principalmente, por falta de acceso a internet, la Junta había comenzado el reparto de tarjetas SIM cedidas por compañías telefónicas para suplir dicha deficiencia.

Esas tarjetas contienen 60GB de datos que son suficientes para que los alumnos que no podían conectarse por falta de recursos, menos del 2% de los totales según señalaba la consejera, puedan acceder a la docencia online. El criterio de reparto es, más allá de disponibilidad, económico, y en total se repartirán 4.300 tarjetas.

Por el momento ya ha comenzado dicho reparto con 690 entre alumnos de Bachillerato y FP de Grado Medio y Superior. Esa partida de tarjetas la facilitó el Ministerio de Educación y Formación Profesional. Además, en las próximas jornadas se entregarán otras 1.000 que se han puesto a disposición de la Consejería de Educación. A las que hay que sumar otras 2.600 que ya está comprando la Junta de Castilla y León.

Si algún alumno tuviera problemas de dispositivos, desde la Junta han indicado que se está intentando que los propios centros, con el préstamo de material, sean los que solventen dichas deficiencias, pero Rocío Lucas aseveraba que “si hay que reforzar con otra medida, se reforzará”.

Además, de haber un rebrote o mantenerse la situación en los meses de octubre y noviembre, analizarían cómo se haría, si bien se debería replantear la programación educativa del próximo curso, aunque "es un horizonte en el que no estamos".

Las tasas de las Oposiciones de Secundaria se devolverán a los más de 4.500 aspirantes que las pagaron

La consejera de Educación ha reiterado, además, que las oposiciones para profesores de Enseñanza Secundaria, Formación Profesional, Música y Artes Escénicas se celebrarán en el año 2021. “Una postura que siempre mantuvo Castilla y León y que ha terminado siendo la mayoritaria”, ha reafirmado.

Esta decisión, tomada con las organizaciones sindicales y en consonancia con la postura mayoritaria del resto de comunidades autónomas y el Ministerio de Educación y Formación Profesional, implica que se mantendrán las 1.401 plazas que ya estaban convocadas y que se devolverán las tasas a todos aquellos opositores que ya hubieran registrado la solicitud (más de 4.500).

La evaluación final se realizará atendiendo a su carácter “continuo, diagnóstico y formativo”

Igualmente, la consejera ha explicado que en la mañana de este miércoles se ha reunido el máximo órgano de coordinación entre las consejerías de Educación de las diferentes comunidades autónomas y el Ministerio de Educación y Formación Profesional, la Conferencia de Educación. Un encuentro programado para afrontar lo que queda de curso escolar con la máxima coordinación posible entre administraciones.

La postura que ha defendido Castilla y León, y que coincide con la mayor parte de comunidades autónomas y con el criterio del Ministerio de Educación y Formación Profesional, es la de no perder el curso y seguir avanzando en la adquisición de competencias básicas.

Rocío Lucas ha defendido la necesidad de adaptar este tercer trimestre y su evaluación a la situación excepcional que vive la comunidad educativa. Por ese motivo, desde la Junta se apuesta por “priorizar la consolidación de los contenidos que se impartieron de manera presencial, sin dejar de avanzar en la adquisición de competencias básicas establecidas para cada etapa y materia”.

Con el objetivo de no dejar “a nadie atrás”, se priorizará la evaluación, atendiendo a su carácter “continuo, diagnóstico y formativo”, a partir de las evaluaciones anteriores y las actividades desarrolladas durante este periodo, siempre que ello favorezca al alumno. Eso sí, por el momento se esperará a la Orden Ministerial que consolide esa decisión, aunque desde el Gobierno regional se confía en que se llegue a un acuerdo entre todas las comunidades y el Ministerio.

Respecto a la duración del curso, la Consejería de Educación de Castilla y León ha estado de acuerdo en no alargar las actividades lectivas más allá del mes de junio. 

“Microsoft nos ha dicho que somos la comunidad que más provecho estamos sacando a la plataforma Office 365”

Asimismo, desde la Consejería de Educación se hace un balance “muy positivo” de la implantación de la educación no presencial en la Comunidad, concretando que en estos momentos funcionan 750 aulas virtuales, con casi 289.000 usuarios entre profesores y alumnos, que registran en torno a 900.000 accesos semanales, lo que supone un gran incremento respecto a los primeros días.

Durante este tiempo, la Consejería que dirige Rocío Lucas está comprobando que el uso de las herramientas informáticas es masivo: se registran 1.200 videoconferencias diarias, y la plataforma ‘Teams’ -creada por Microsoft para desarrollar trabajo colaborativo- ha pasado de 8.000 usuarios diarios, a superar los 48.000 algunas jornadas. Algo parecido pasa con las plataformas para almacenar y compartir archivos ‘Sharepoint’ y ‘OneDrive’, que registraban menos de 27.000 usuarios al día y ahora alcanzan los 66.000.

De hecho, la empresa Microsoft ha trasladado a la Consejería de Educación de Castilla y León que es la que más provecho está obteniendo de la plataforma Office 365, aseguraba la consejera. De la misma manera, otra comunidad autónoma ha acudido a las autoridades educativas de Castilla y León en busca de asesoramiento para desarrollar la docencia virtual al ser la de Castilla y León “una de las mejores formaciones no presenciales de toda España”.

Esto se ha conseguido, además de con las plataformas puestas a disposición de los docentes y los alumnos, con el esfuerzo de los primeros y la implicación de los segundos. También gracias a la labor de los técnicos del Portal “que han contestado centros de correos diarios”. 

Se habilitarán nuevos plazos de admisión para que el alumnado pueda disponer de una plaza “con la antelación suficiente”

En lo que a los procedimientos de admisión respecta, suspendidos desde que se decretó el estado de alarma (como todos los procedimientos administrativos), Rocío Lucas ha apuntado que están trabajando para organizar un nuevo calendario de procedimientos que permita al alumnado disponer de una plaza escolar “con la antelación suficiente”.

Dicho calendario está previsto que se fije a mediados de mayo y los nuevos plazos, que serán sensiblemente más cortos, facilitarán “tanto la presentación de las solicitudes por vía electrónica como el evitar aglomeraciones en los registros simplificando actuaciones”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído