Una nueva forma de entender la pandemia: desde este lunes no todos los contagios deben guardar cuarentena o confinarse

Solo las personas vulnerables, los casos graves o personal sanitario y sociosanitario deberán guardar cuarentena obligatoria en caso de dar positivo en COVID-19

Foto Jorge Gil - Europa Press
Foto Jorge Gil - Europa Press

Después de más de dos años de pandemia han sido muchos los cambios que han afectado directamente a toda la sociedad del mundo. Confinamientos, cuarentenas, restricciones y, sobre todo, la aparición de la mascarilla y las vacunas han marcado todo este periodo desde 2020 hasta hoy, lunes 28 de marzo de 2022.

Habrá un antes y un después desde esta fecha, puesto que la Comisión de Sanidad Pública ha decidido que desde este día la estrategia de Sanidad conocida hasta el momento cambie por completo.

Después de que Salamanca haya registrado en toda la pandemia un total de 1.036 muertos por COVID-19 en cualquiera de los hospitales (2.017 muertos en total, contabilizando los fallecimientos en domicilios) y más de 91.000 casos positivos, todo cambia a partir de esta fecha con la esperanza de no tener que volver atrás.

Así desde este lunes habrá cambios importantes como la finalización de las cuarentenas en contactos estrechos, en personas asintomáticas o con sintomatología leve; pero la eliminación de las mascarillas tendrá todavía que esperar.

Cambio, pero si todo sigue igual

La Comisión de Salud Pública aprobó el pasado martes, 22 de marzo, la actualización de la Estrategia de Vigilancia y Control frente a la COVID-19 tras la “fase aguda de la pandemia”. Un nuevo protocolo que, sin embargo, solo se mantendrá si no se produce un cambio significativo en la tendencia que indique una circulación no controlada del virus que afecte a la presión asistencial en los hospitales y siempre y cuando se mantengan los indicadores en nivel bajo.

Una decisión que se ha tomado por “los altos niveles de inmunidad alcanzados en la población española y que han determinado un cambio en la epidemiología de la COVID-19 que apoya la transición hacia una estrategia diferente que vigile y dirija las actuaciones a personas y ámbitos de mayor vulnerabilidad y monitorice los casos de COVID-19 graves, y en ámbitos y personas vulnerables”, ha explicado el Ministerio de Sanidad en un comunicado.

Por tanto, la nueva estrategia de vigilancia se centrará en las personas con factores vulnerables. Se trata de mayores de 60 años, inmunodeprimidos, embarazadas, casos graves afectados por COVID-19, así como personal sanitario y sociosanitario; a estos grupos serán a los que se les realizará una prueba de diagnóstico en caso de sospecha, mientras que en caso asintomáticos o leves, será el propio personal sanitario el que determine la pertinencia y relevancia de esa prueba y se seguirá según las necesidades de manejo clínico del mismo.

Se acabó el aislamiento obligatorio y los contactos estrechos

Otros puntos importantes que cambian desde este lunes tienen que ver con el aislamiento obligatoria y las cuarentenas de contactos estrechos.

De esta forma, los positivos son síntomas leves, así como los asintomáticos, no tendrán que realizar el aislamiento obligatorio. Por otro lado, los contactos estrechos, siempre que no formen parte de los mencionados grupos anteriores, no deberán realizar cuarentena.

En este sentido, se recomienda a la población contagiada o a los contactos estrechos utilizar la mascarilla en todos los ámbitos y evitar el contacto con personas vulnerables.

Por último, desde Sanidad han garantizado que se mantendrán las estructuras de vigilancia y control puesta en marcha durante la pandemia para “monitorizar indicadores clave que permitan detectar precozmente cambios en la situación que puedan requerir reimplantar medidas de control”. Del mismo modo, en los ámbitos vulnerables, como los centros sanitarios, se podrán implementar medidas específicas de asilamiento y control.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído