Las 'nuevas' terrazas de Salamanca ya son una realidad

El Pleno municipal aprobó en la última sesión del año las ordenanzas reguladoras sobre la instalación de terrazas, tanto en la ciudad en general como en la Plaza Mayor y las calles aledañas en particular, si bien siguen abierta a modificaciones y alegaciones

52 Comentarios

 Terrazas Rúa
Terrazas Rúa

Llegó el último viernes del 2019 y, con ello, el último Pleno municipal del Ayuntamiento de Salamanca. Una sesión que tuvo como punto principal la aprobación de las nuevas ordenanzas reguladoras sobre la instalación de terrazas, tanto en la ciudad en general como en la Plaza Mayor y las calles aledañas en particular.

Una normativa el pasada día 16 y que contempla dos ordenanzas. Una, es la nueva ordenanza municipal reguladora de la instalación de terrazas de la ciudad; por otro lado, está el proyecto de modificación de la ordenanza municipal de la instalación de terrazas en la Plaza Mayor y en algunas calles aledañas, que hace meses fue declarado ilegal por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

PLENO

Dicha normativa, que fue consensuada por hosteleros, comerciantes y Ayuntamientos, fue aprobada con los votos favorables de PP y Ciudadanos y con la abstención de PSOE e IU y el voto en contra, por lo que ahora será sometida a exposición pública para, teóricamente, entrar en vigor a finales de febrero o inicios de marzo.

Unas ordenanzas celebradas por la Corporación Municipal ya que, como aseguró el pasado día 16 y repitió en el Pleno el concejal de Protección Ciudadana, Fernando Carabias, ambas serán "muy positivas" para todos los salmantinos, que van a ganar espacio "para el disfrute de la vía pública", y que también "podrán acceder con facilidad a los comercios, contemplar sus escaparates y seguir disfrutando de la calidad del servicio de los establecimientos de hostelería".

Igualmente, el concejal popular indicó que las ordenanzas sirven para dar respuesta a la actividad exterior que desarrolla el sector de la hostelería en nuestra ciudad, y eso implica “mejorar el espacio disponible para las personas”, crear una armonía con dichas terrazas y, además, continuar fomentando la actividad económica “y la consiguiente generación de empleo”.

Asimismo, Fernando Carabias aseguró que velarán porque las normas recogidas se cumplan y, en el caso de que haya infracciones, el Consistorio “adoptará todas las medidas legales”. Así, se exigirá “limpieza, seguridad y condiciones de salubridad” y, sobre algunas alegaciones realizadas, afirmó que sí se establecen las situaciones que permiten la retirada total o parcial de las terrazas gracias a “una ordenanza sencilla y flexible que se ajusta a la realidad”.

Esta exposición no fue compartida por la concejala de Izquierda Unida, Virginia Carrera, quien lamentó que en la ordenanza general no se haya recogido el procedimiento de estudiar la instalación de las terrazas “zona por zona y calle por calle” como sí se ha hecho en la específica de la Plaza Mayor y calles aledañas, y pidió que se vigile que las cosas se hagan bien “y si un establecimiento hostelero pide una licencia, el Ayuntamiento se acerque y compruebe si el plano presentado es real”.

Por ello, consideró que se trata de una ordenanza “conflictiva” y, si bien concretó que su grupo político no quiere cerrar ninguna terraza, si valoró como necesario el aumentar la convivencia de terrazas y peatones.

El horario de las terrazas, gran punto de discusión

Por su parte, la concejala de Podemos, Carmen Díez, reflejó dos puntos clave sobre los que presentarán alegaciones. El primero es el espacio que ocupa cada módulo -conjunto de mesas y sillas-, que ha pasado de 18m2 a 22m2. “Me parece exagerado haber aprovechado la circunstancia para aumentarlo”, indicó, prosiguiendo con uno de los puntos que más debate suscitó: el horario de las terrazas. Y es que para la concejala el horario de apertura y cierre “no son ni europeos ni españoles”, ya que permitir las terrazas hasta la 1:30 horas en invierno y hasta las 2 horas de la madrugada en verano es “una barbaridad”, y pidió disminuir ese horario para permitir el descanso de la gente que vive en esas calles.

“Todos nos sentimos muy a gusto sentaditos en una terraza, pero son horarios que no se pueden consentir”, aseveró Carmen Díez, quien también tachó de “absurda” la norma de tener instalada una terraza desde que abre el establecimiento hasta que cierra, “porque hay días que llueve o hace viento y que no hace falta instalar la terraza”.

Finalmente, también confirmó que presentarán alegaciones sobre el espacio que se deja de paso para los peatones, ya que los 1,2 metros sólo son suficientes para que pasen dos personas, pero “si se cruzan con una tercera o una va en silla de ruedas o muletas, ya han de pararse para organizarse y pasar”.

Sobre el horario de las terrazas, el Partido Socialista, de la mano de Chema Collados, coincidió en que “no tiene sentido” que a las 2 horas de la madrugada siga habiendo terrazas en la calle, porque “va en contra de nuestras propias normas”, reflejando que el Mapa Estratégico de Ruido del Ayuntamiento de Salamanca reconocía que en las calles peatonales había el doble de ruido aconsejado por la Organización Mundial de la Salud y que, en la mayoría de ocasiones, eso se debía a las terrazas.

Además, echó en cara al Consistorio que, si bien se reunieron constantemente con los hosteleros, en ningún momento tuvieron en cuenta a los vecinos y su problemática, aunque les reconoció que “hay un espíritu para resolver” alguno de los problemas que causaban las terrazas, como la saturación de las calle.

Por último, también le cuestionó al equipo de Gobierno que cómo era posible que estas ordenanzas hubieran sido realizadas en tan pocos meses mientras que hay otras también de carácter urgente que llevan incluso años, y preguntó si se debía a la sentencia judicial que anulaba la anterior ordenanza.

Una afirmación que fue rechazada por el concejal de Ciudadanos, Fernando Castaño, quien matizó que el blindaje de la Plaza Mayor finalizaba este mes de diciembre, por lo que se antojaba necesario modificar la normativa existente. Y, además, se ha solucionado uno de los principales problemas “y se abren espacios en calles problemáticas, como la Rúa u Obispo Jarrín”.

Además, Castaño también indicó que en las ordenanzas se suprimen las temporadas de terraza y que el mobiliario se unifica con un tamaño “más racional y adecuado”, siendo estos puntos un acierto. Igualmente, le recordó al resto de partidos que esta normativa es “un punto de partida desde el que trabajaremos en el futuro” y que está sujeta a modificaciones según las deficiencias que se detecten.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Lo más leído