El nuevo presidente de autoescuelas defiende la posibilidad de formar a usuarios de patinetes: "Mejor educar que sancionar"

La dignificación de la profesión de profesor y la modernización de los centros, entre los retos de Enrique Lorca al mando de la CNAE

EP

25 Comentarios

 Patinete
Patinete

El nuevo presidente de la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE), Enrique Lorca, asegura que la patronal tiene "muchos retos por delante", como es la dignificación de la profesión de profesor de autoescuela y la adaptación y modernización de estos centros a los nuevos escenarios de movilidad.

"Si los Vehículos de Movilidad Personal (VMP, como patinetes eléctricos) son un quebradero de cabeza, lo suyo sería poder formar, sea una hora, tres o cuatro, pero que se pueda formar, somos defensores de esa formación", ha subrayado Lorca en una entrevista con Europa Press.

Así, el nuevo presidente de las autoescuelas españolas abre la puerta a que estos centros de formación no solo enseñen a conducir vehículos a motor como turismos, autobuses o camiones, sino que también puedan dirigirse a usuarios de patinetes eléctricos y resto de VMP, cada vez más en auge en las ciudades. "Es siempre mejor educar que sancionar", opina el presidente de la Confederación que agrupa a 58 asociaciones provinciales que dan servicio a unas 8.000 autoescuelas.

Pero no solo plantea esta posibilidad, sino que las autoescuelas también se adapten a la realidad del vehículo eléctrico y autónomo. Según avanza Lorca, la CNAE quiere plantear a la Administración que les den una serie de subvenciones para que las autoescuelas adquieran una flota de vehículos eléctricos, dado el papel "potencial" que tienen estos centros de formación en el fomento del uso de estos vehículos en los futuros conductores.

"Queremos que se destierre la imagen de un sector anquilosado, antiguo, hablamos de ampliar el concepto de formación vial al de movilidad sostenible", resume Lorca cómo sería la modernización del sector estando él de presidente de la CNAE.

No obstante, mantiene que "cualquier persona a lo largo de su vida, antes o después, necesita sacarse el carné de conducir", a pesar de las alternativas de transporte que cada vez se fomentan más y de la bajada de matrículas en los centros de formación vial, un hecho que atribuye a la baja natalidad. "El permiso de conducir es necesario aún por muchos motivos, somos necesarias (las autoescuelas)", reivindica.

Dignificar la profesión de profesor y otras "novedades"

Otro de los retos que se ha marcado Enrique Lorca para la CNAE es la dignificación de la profesión de profesor de autoescuela, debido al déficit de trabajadores.

"Hablamos de un reconocimiento de la sociedad y de las instituciones de la gran labor que vienen haciendo estos profesores, que lo que hacen es salvar vidas, y eso no tiene trascendencia por el motivo que sea", expone el presidente de la patronal. "Quizá nosotros mismos no hemos sido capaces de trasladar esa idea", sugiere Lorca, que destaca de esta profesión su "componente de satisfacción personal al salvar vidas" y la retribución.

Entre las "novedades" que traerá Lorca a la Confederación está la creación de una Oficina Antifraude y de un departamento de I+D+i.

Con respecto a la oficina, la CNAE busca "fomentar que haya prácticas correctas y adecuadas", así como "eliminar y combatir las prácticas desleales" en el sector. Según explica Lorca, muchas autoescuelas son conocedoras de ciertas prácticas desleales, pero al no disponer de recursos, tanto de tiempo como económicos, no pueden denunciar. Lo mismo sucede con las asociaciones provinciales, que tienen sus limitaciones, según añade.

"Ahí la CNAE tiene un papel fundamental, porque disponemos de ciertos recursos", asegura Lorca, que avanza que esta oficina contará con un gabinete jurídico externo especializado y con una red de personas que actuarán como "detectives o agentes", para lograr recabar pruebas.

Sobre el departamento de I+D+i que tiene pensado incorporar la CNAE, serviría para dar cabida a las nuevas tecnologías, como la realidad virtual, para trasladarlas a las autoescuelas y así poder mejorar la formación de los conductores. La idea es, según Lorca, "apartar" la palabra 'autoescuela' e ir utilizando una "nueva terminología que sea más inclusiva y amplia", para que estos centros se conviertan así en una especie de centros de innovación en movilidad.

La formación teórica obligatoria presencial

Enrique Lorca también ha aprovechado para hablar sobre otros asuntos de actualidad en el campo de la seguridad vial. Uno de ellos es la implantación obligatoria de clases teóricas presenciales sobre concienciación y sensibilización, una iniciativa que quiere sacar adelante la Dirección General de Tráfico (DGT) pero a la que ha mostrado su rechazo la Comisión Nacional para los Mercados y la Competencia (CNMC).

La CNAE ya se manifestó a favor de la medida que quiere aprobar la DGT y sigue defendiendo la importancia de que las clases obligatorias sean presenciales: "La formación online es interesante, las autoescuelas la estamos utilizando desde hace muchos años, no estamos en contra de la formación online, pero sí que estamos diciendo que parte de los contenidos no pueden ser online, no vale con aprender solo algo memorístico, sino que hay que concienciar y sensibilizar y utilizar herramientas comunicativas adecuadas para entrar en la cabeza del alumno para que realmente lo interiorice, y eso online es muy difícil y no tiene el mismo efecto que si fuera a una clase presencial".

Al igual que ya hizo su antecesor en el cargo, José Miguel Báez, Lorca critica la decisión de la CNMC, que se posicionó en contra de la medida al considerar que vulneraba la competencia. "Entiendo el dictamen de este órgano, porque se circunscribe al ámbito económico, pero no puedo estarlo con que se extraiga de esa ecuación un componente como es la seguridad, que es primordial", critica Lorca, que considera la seguridad vial en este caso un tema de "salud pública".

En cualquier caso, el nuevo presidente de la patronal lamenta el sistema actual de acceso a la conducción, en el que la parte teórica tiene un "gran componente memorístico" en la que el 80%, según Lorca, del conocimiento adquirido se acaba olvidando a los pocos días de hacer el examen.

Por ello, y pese a estar "muy condicionados a los modelos de examen que vienen planteados desde la Administración", la CNAE apuesta por una formación en la que se incida en "el por qué de lo aprendido", en las consecuencias que puede tener una conducta inadecuada al volante.

Finalmente, Lorca ha hablado sobre la sentencia de la Audiencia Nacional, recurrida por la CNAE y la propia DGT, que anulaba la concesión de los cursos de recuperación de puntos del carné a la CNAE al considerar que "la concesión administrativa a una sola empresa constituye una situación de hecho y derecho que restringe la competencia".

"Está claro que ese modelo de concesión ha creado una gran problemática dentro del propio sector de las autoescuelas y fuera de ellas", reconoce Lorca, que defiende que se concedan estos cursos a las autoescuelas gestionadas por CNAE porque a su juicio no se podría conceder a todas por la dificultad de inspección. "Todo lo que se populiza, es difícil de controlar; si llega un centro y le vienen dos alumnos, esa viabilidad es complicada y eso puede dar pie a que haya mala praxis", argumenta.


Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído