​OBITUARIO | Agustín Salgado, in memoriam (texto escrito por Ascensión Rivas, catedrática de Teoría de la Literatura)

El escritor salmantino falleció el pasado fin de semana a los 88 años de edad

 Agustín Salgado
Agustín Salgado

Conocí a Agustín Salgado (Arabayona de Mógica, 1932 - Barcelona, 2020) en el Palacio de Anaya. Ricardo Senabre me había encomendado que prologara dos de sus novelas (Tierra desolada y El horcajo) y le pareció adecuado que nos encontráramos en una de sus visitas a Salamanca. Él vivía en Barcelona, donde había trabajado y se había asentado su familia. Nos hicimos amigos y charlamos en muchas ocasiones de literatura, de política, de los hijos y de tantas cosas. Agustín tenía el verbo apasionado, una mentalidad abierta y un carácter cordial. Era un hombre bueno, afectuoso y apacible en el que era fácil confiar. Había vivido mucho y tenía, como todos los miembros de su generación, una larga y honda experiencia. Su vida se había desarrollado en los tiempos difíciles de la guerra, la posguerra y la dictadura, más difíciles aún cuando se abordaban desde una ideología de izquierdas como la suya y un claro compromiso social. Por eso sufrió la censura en algunos de sus primeros relatos, y por eso dejó de publicar en Ínsula y empezó a hacerlo en revistas mejicanas.

Agustín era un enamorado de El Pedroso, pueblo de la provincia de Salamanca en el que tenía casa y raíces muy profundas. En él, o en Arabayona, pasaba algunas temporadas, aunque en los últimos años se vio obligado a espaciar aquellos viajes por motivos de salud. Sus hijos, atentos a las necesidades emocionales de los padres (me resulta difícil hablar de Agustín sin mencionar a Manoli) cumplían la misión de acercarles al pueblo en sus últimas visitas. Cuando estaba en la Armuña y aún tenía energía, venía a Salamanca y trabajaba en archivos y bibliotecas buscando datos que después trasladaba a sus libros. Era un magnífico cronista y tenía una memoria vivísima. También una enorme capacidad para contar. Fruto de todo ello son sus novelas (Tierra desolada, El horcajo y La grama) a las que debe su mayor reconocimiento, y sus ensayos sobre El Pedroso, Arabayona y el cristo de Hornillos, así como sus libros de cuentos. El último de ellos, Del color de la lluvia y otros relatos, de 2016, es buen reflejo del gran escritor que era. Amicus, sit tibi terra levis.

Ascensión Rivas

Catedrática de Teoría de la Literatura en la Universidad de Salamanca

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído