Pioneros de las cuatro ruedas: Los primeros coches que circularon por Salamanca

El primer coche que circuló por las calles de Salamanca llegó a la ciudad en 1899 y trajo la modernidad a la ciudad. Meses después, en 1900, fue matriculado el primer turismo 

 Coche1
Coche1

En 1899, cuando amaneci?a un nuevo siglo, Salamanca segui?a siendo tierra del Antiguo Re?gimen. Asentada en la labranza y la rutina de provincias, ajena al bullicio de las ciudades industriales y del comercio, de "casuchas ti?sicas y callejas ane?micas" que dijo Miguel de Unamuno, era tierra de estudiantes y terratenientes en coches de caballos. Una ciudad que dormitaba en su glorioso pasado universitario. Hasta que la modernidad comenzó a hacerse paso, y con ella llegó el primer automo?vil. 

El vehi?culo arribo? a Salamanca de paso, pero causo?, como no podi?a ser menos, un gran revuelo. Fue el 21 de abril de 1899 y al di?a siguiente lo recogi?a El Adelanto. Juan Manuel de Urquijo y Urrutia, el segundo marque?s de Urquijo, se detuvo en Salamanca con su flamante vehi?culo y en compan?i?a de otros tres amigos, en una parada de su viaje por etapas desde San Juan de Luz hasta Lisboa.

El perio?dico El La?baro (1897-1910), destacaba en su segunda edicio?n del 24 de abril que, dos di?as antes, numerosos curiosos habi?an presenciado la partida hacia Ciudad Rodrigo "del automo?vil en que cuatro touristas" continuaron su viaje hacia Portugal. Fue la primera vez, segu?n los medios de la e?poca, que algunos privilegiados salmantinos pudieron admirar un coche que no era tirado por caballos. Muy pronto tendri?an otra oportunidad.

El Lau0301baro

En el an?o 1900, en el que murieron Nietzche y Oscar Wilde, y en Salamanca el rector Mame?s Esperabe? se jubilaba para dejar al frente de la Universidad a un Miguel de Unamuno de so?lo 36 an?os, llego? a la ciudad para trabajar en el servicio de Hacienda Pu?blica un alto funcionario de Fomento, de nombre Jose? Luis Gordillo. Con e?l trai?a un flamante Torneau doble faeto?n, que el siete de diciembre de 1900 fue registrado en Salamanca con la matri?cula SA-1. Convirtie?ndose de esta manera en el primer vehi?culo inscrito en la ciudad, segu?n el listado de automo?viles de la jefatura de Obras Pu?blicas recogido en enero de 1915.

El coche de Gordillo es, segu?n los registros de la DGT, el tercer coche matriculado en Espan?a de la historia, tras otros dos inscritos meses antes en Palma de Mallorca y Plasencia.

Tras el desconocido funcionario de Fomento, el novedoso medio de transporte comenzo? a dejarse ver con mayor asiduidad en Salamanca, y el parque mo?vil fue creciendo. El segundo vehi?culo fue el del rico abogado y empresario Carlos Luna, padre de Ine?s Luna Terrero, y curiosamente causante de que la luz ele?ctrica llegara a Salamanca en 1889.

Coche2

Carlos Luna solicito? en octubre de 1900 permiso para conducir un automo?vil de la marca Mors, recibiendo el reconocimiento en febrero de 1901. Fue el SA-2. Las cro?nicas de la e?poca, que hablan de calles pe?simamente pavimentadas y muy estrechas, unido al alto precio de los automo?viles y a su costoso mantenimiento, haci?an presagiar que los coches no iban a estar a mano de la gran mayori?a de la poblacio?n salmantina. Era, recie?n iniciado el siglo XX, un lujo para ego?latras. Una extravagancia ma?s de los ricos.

El tercer automo?vil se hizo esperar, pese a que tambie?n lo compro? Carlos Luna. So?lo en 1907 y ya bajo el reinado de Alfonso XIII —reconocido coleccionista y amante de las cuatro ruedas— comenzo? el despegue de los turismos. Tres fueron inscritos ese an?o, propiedad de Enrique Maldonado, Bernardo Olivera y Miguel Santos; mientras que en 1908 fueron diez. En 1915 el nu?mero de coches alcanza casi el centenar. Tres an?os despue?s se ha doblado. El resto es historia. El coche se habi?a impuesto. Ya era mucho más econo?mico para las clases acomodadas y la forma de transporte ma?s ra?pido en la vida comercial de cualquier ciudad. 

Entre los primeros duen?os, grandes empresarios, poli?ticos y banqueros de Salamanca, con alguna curiosidad, como la primera mujer duen?a de un automo?vil, la vizcondesa de Garcigrande; o el sen?or obispo Alcolea, que en 1914, recie?n llegado al cargo, encargo? y registro? dos. Su dio?cesis bien lo mereci?a.

El más antiguo expuesto

El Museo de Historia de la Automocio?n guarda mu?ltiples tesoros en forma de automo?vil, pero uno de ellos destaca por su probada antigu?edad. Se trata del vehi?culo SA-33, registrado el 6 de octubre de 1911 por el industrial catala?n afincado en Be?jar Luis Izard Massaguer. Es el coche ma?s antiguo matriculado en Salamanca del que se tiene noticia de su paradero y que se conserva, con algunos retoques, en perfecto estado. 

Se trata de un Ford T Speedster de 1911 que pertenece a la coleccio?n de Demetrio Go?mez Planche. Descapotable, posee un motor de 22 caballos de potencia que le permiten alcanzar una velocidad de 75 kilo?metros por hora, un coche muy ra?pido para la e?poca, con el que se podi?a participar en competiciones.

Coche3

Segu?n fuentes del museo, tras salir de circulacio?n su chasis fue utilizado como plataforma para un paso de Semana Santa, hasta que Go?mez Planche lo adquirio? y lo restauro? en el an?o 1999. Tras la apertura del museo que acoge las colecciones de Planche, el vehi?culo esta? expuesto a la vista de todos los salmantinos y turistas que quieran bucear en la historia del automovilismo.

Los pioneros del automovilismo en Salamanca

Gregorio Mirat (SA-6). El empresario y banquero Gregorio Mirat Domi?nguez (1879-1966), miembro de la familia duen?a del complejo industrial Mirat y presidente de la Diputacio?n de Salamanca entre 1930 y 1931, posei?a un automo?vil Motobloc 16 con la matri?cula SA-6 registrada el 8 de octubre de 1907.

Toribio Cáceres (SA-14). Toribio Ca?ceres de la Torre (fallecido en 1954), ilustre mirobrigense, ingeniero civil y baro?n de Yecla, fue presidente de la Real Sociedad Espan?ola de Fi?sica y Qui?mica y el encargado de realizar la obra civil de los regadi?os del A?gueda. Conduci?a un Darak con matri?cula SA-14.

Santiago Madrigal (SA-15). El arquitecto zamorano Santiago Madrigal (1876-1932), autor de casi una treintena de edificios con solera de Salamanca, posei?a un automo?vil Sizaire Naudi?n, registrado el 29 de agosto de 1908 y matri?cula SA-15. Madrigal fue arquitecto municipal y erigio? sus edificios entre 1910 y 1932.

Luis Izard (SA-19 y SA-33). Luis Izard Massaguer, empresario del Valle?s afincado en Be?jar, fundo? el grupo Izard en 1875, dedicado a la distribucio?n y comercializacio?n de hierro y acero. Izard contaba con dos vehi?culos. Uno de ellos, un Ford T Speedster de 1911, se conserva en el Museo de Automocio?n.

Ricardo Soriano (SA-21 y SA-67). El II marque?s de Ivanrey, el ingeniero Ricardo Soriano y Scholtz von Hermensdorff (1883-1973), fue un aristo?crata salmantino, primer promotor turi?stico de la Costa del Sol. Posei?a dos vehi?culos matriculados en Salamanca, y el M-18 de Madrid, un Panhard Et Levassor de 1903.

Teresa de Zúñiga (SA-23). Teresa de Zu?n?iga y Cornejo, Vizcondesa de Garcigrande, posei?a un Panhard registrado el 25 de octubre de 1909 con matri?cula SA-23. La Corneja se hizo famosa al mantener durante an?os una pugna con el Ayuntamiento para evitar que su casa fuera demolida para ampliar la Ru?a.

Enrique Esperabé (SA-42 y SA-66). Enrique Esperabe? de Arteaga (1869-1966) fue rector de la Universidad de Salamanca entre 1923 y 1930. Anteriormente fue senador por Salamanca entre 1918 y 1923. Posei?a dos automo?viles con matri?culas SA-42 y SA-66, registrados en 1913 y 1914, uno de ellos marca De Dion-Bouton.

Manuel S. Tabernero (SA-43). Manuel Josue? Sa?nchez-Tabernero y Vicente fue el primer marque?s de Llen. Prestigioso ganadero salmantino, impulsor de la creacio?n de la plaza de toros de Tejares inaugurada en 1913. Su coche fue registrado el mismo an?o 1913 con la matri?cula SA-43.

Casto Lozano (SA-60). Casto Lozano Herreros (fallecido en 1938), fue un abogado y poli?tico conservador nacido en Navalmoral de la Mata y afincado en Be?jar, localidad en la que se caso? con Leandra Go?mez-Rodulfo. Murio? asesinado en 1938 en Paracuellos del Jarama tras una saca de la ca?rcel Modelo.

Obispo Alcolea (SA-72 y SA-73). Julia?n de Diego y Garci?a Alcolea (1859-1927) fue obispo de Salamanca entre 1913 y 1924. Dos automo?viles registrados el 17 de abril de 1914, con matri?culas SA-72 y SA-73 fueron comprados para que el recientemente nombrado obispo pudiera desplazarse por su dio?cesis.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído