Durante dos décadas la política local ha sido su día a día. Cuatro legislaturas con mayoría absoluta al frente del Ayuntamiento de Salamanca le convirtieron en el alcalde de una capital de provincia que más tiempo ha permanecido en el cargo. Tras regresar a sus inicios en la política, el Senado, se presenta para continuar en la Cámara Alta y desarrollar lo que asegura siempre ha hecho y hará, defender todo aquello que lleve el apellido charro.
 
- ¿Qué balance realiza de esta legislatura a nivel general?
- Pues yo haría un resumen brevísimo, porque ha dado de sí para poco esta última legislatura. Y uniendo las dos, ha supuesto este Gobierno socialista la ruina económica, moral y social de España, un país que hasta 2004 era puntero en esos valores. Éramos modelo de creación de empleo, de desarrollo económico, de ocuparnos de los más desfavorecidos, y en ocho años se ha acabado. Cuando se vuelva atrás la mirada de estos ocho años podremos poner con toda justicia a Zapatero, Rubalcaba y demás compañeros mártires en la lista de los gobernantes de la historia más negra de España, junto a Carlos IV yt Fernando VII, esta gente que se cargó España en su momento.
 
- ¿Cuál ha sido la aportación del Gobierno a Salamanca esta legislatura?
- He conocido gobiernos socialistas como alcalde de la ciudad, con Felipe González, que también fue un mal gobernante, no tocó nada, no destrozó nada, nos olvidó, nos orilló y nos ignoró. Es una de tantas. Pero el problema de Zapatero y Rubalcaba ha sido mucho peor, nos han quitado. Uno de los problemas de Zapatero, aparte de sus carencias, han sido sus frivolidades, no aprendió las cuatro reglas aritméticas, sólo restar y dividir, nunca sumar y multiplicar, no le daba el coeficiente intelectual. 
 
A diferencia de González, éste nos ha quitado muchas cosas, ahí está el episodio triste del Archivo, un expolio cultural en toda regla, será comparable a la voladura de los budas en Afganistán por los talibanes. Las generaciones próximas dirán quién fue el loco que hizo aquello, con una motivación política y confusión de Gobierno y Estado, que el Gobierno son unos y el Estado todos. Dispusieron del patrimonio de todos para pagos políticos. 
 
Además, ahí está que no hemos recibido ni un céntimo del uno por ciento cultural para una ciudad con proyectos importantes, como el Cerro de San Vicente, que ganó un concurso internacional. Zapatero se ha cebado con la provincia de Salamanca y nos ha quitado muchas oportunidades, nos ha tomado el pelo. Nos ha quitado muchas cosas que nos pertenecían por derecho propio, como el Octavo Centenario de la Universidad, haciendo el paripé.
 
- Frente a ello, ¿qué propone el Partido Popular?
- Estos días se está desgranando un programa que tiene una carga de responsabilidad importante. Lo primero que tiene que hacer un gobernante es asumir responsabilidades y que encare los tomes no sólo con optimismo, sino con holgura, dedicación y diligencia intelectual. El empleo es ahora el más importante de los diez mandamientos. Todo gira en torno a que la economía funcione. La primera prioridad es el empleo, de ahí viene todo, que podamos mantener el Estado de Bienestar, que no haya ningún tipo de recortes. Los populares ya demostramos que pudimos en unas circunstancias adversas que no eran tan graves, pero sí delicadas, porque nos jugábamos entrar en la Europa del euro, no cumplíamos ninguno de los requisitos, y lo hicimos, y fuimos la séptima potencia económica mundial, que nadie lo olvide. España empezó a pitar como una gran nación, que es lo que siempre ha sido.
 
- Ha sido senador durante varios meses, ¿qué papel puede desempeñar la próxima legislatura?
- He sido en la quinta legislatura y un poco en la novena. Ahora quiero explicar que cuando se habla de candidatos al Senado, hay un poco de confusión. No se trata de ser un conseguidor, son elecciones a las Cortes Generales, y por tanto somos legisladores. ¿Cuál es la ventaja de tener una experiencia anterior? Pues aparte de que el Senado sea o no desconocido, ya que a la gente incluso le cuesta interpretar la papeleta, es una cámara muy reflexiva, no tiene el agobio, el estrés del Congreso, donde todo es de más tensión política y confrontación. 
 
En el Senado se hace una lectura más reposada de la legislación y hay ejemplos de que ha corregido al Congreso hasta semánticamente muchas leyes. Recuerdo en la quinta legislatura que había gente de Salamanca que me preguntaba si no conseguía nada, pero yo fui ponente de la ley de hidrocarburos y del régimen especial para Canarias, no sé si por aquello del apellido. 
 
- Hablando de legislar, ¿se retocarán muchas leyes del PSOE?
- La gente tiene que saber distinguir entre programa electoral y programa de gobierno. Luego la realidad va surgiendo cada día. Por ejemplo, el Partido Socialista no tenía en su programa la ampliación del aborto y luego lo ha colado, hablaba de pleno empleo y fíjese dónde hemos llegado, todavía hay alguna valla publicitaria con carteles viejos.
 
- Formará parte del Senado. ¿Cómo debe acometerse su reforma?
- España es uno de los países más descentralizados, muy territorializado. La reforma debe acometerse siguiendo el modelo constitucional. Si hemos sido capaces de hacer un modelo autonómico único en el mundo, cómo no vamos a hacer un organismo que sea esa cámara territorial, que represente el interés de esas diecisiete autonomías que llevan treinta años caminando. No es tan difícil, expertos hay en la materia para desarrollar la Constitución y los reglamentos.
 
- ¿Por qué no debe gobernar el Partido Socialista en España?
- Porque no se lo merecen. Han engañado, han mentido, han sido frívolos, han dado bandazos, nos han desprestigiado. Zapatero me ha parecido un frívolo profundo, se ha tomado esto como el que juega al Monopoly. Nos han tomado el pelo y han vejado al Estado español, ahora nos desayunamos con el encausamiento de un ministro que va a terminar como el pringador pringado. El país está destrozado en sólo ocho años y va a ser una recuperación muy costosa a pesar de la gran voluntad de los españoles, que siempre hemos salido de las peores situaciones. Éramos un país modélico y en escasos siete años estamos en la cola del mundo, nos toma el pelo todo el mundo.
 
- Las encuestas son muy favorables para el PP, pero, ¿y si no se logra la mayoría absoluta?
- Soy el mayor escéptico de Europa en cuanto a encuestas, pero sí es cierto que marcan una tendencia, y cada día está más lejos del PSOE. La gente está harta. El otro día fui a una ferretería y la gente me decía a ver si arreglamos esto. Todo el mundo ve que lo han hecho muy mal. En una ciudad como Salamanca hay cantidad de establecimientos de toda la vida cerrados en el centro de la ciudad. El centro está despoblado de tiendas de toda la vida, negocios de bisabuelos que empezaron en el siglo XIX, y la gente lo ve. Ésa es la mejor encuesta y todavía hay que oír a Caldera hablar de la economía sostenible.
 
- ¿Qué le diría a los votantes indecisos, si es que los hay?
- Que para salir del atolladero hay que salir. Si queremos que esto cambie, hay que mojarse, que sepan los demás países qué tenemos. Estamos en una situación delicadísima y la gente tiene que participar.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído