Por qué las legumbres pueden ser nuestras grandes aliadas en los meses de frío

Las legumbres son alimentos "muy completos" y aportan proteínas, vitaminas del complejo B y minerales

EP

0 Comentarios

Legumbres.
Legumbres.

El frío ha llegado de repente a nuestras vidas y con él las ganas de comer platos saludables, pero además calientes. Es temporada de olla, de cocido, de guisos. Y las grandes protagonistas en esta estación del año son las legumbres.

Representan uno de los alimentos más completos desde el punto de vista nutricional, al mismo tiempo que son parte esencial de la Dieta Mediterránea y aportan importantes beneficios para la salud, según defiende la Fundación Española de Nutrición (FEN).

Precisamente, la autora de 'Menuario' (Bold Letters), Bet Plans, es economista de formación pero madre de dos hijos que decidió escribir este libro con la ayuda de la Fundación Alicia porque, según confiesa en una entrevista con EP, "necesitaba ayuda para planificar menús semanales", ya que existe tanta información al respecto que los padres se pierden.

"Los padres no somos nutricionistas tampoco y por eso también necesitamos saber conceptos básicos", señala. En concreto, uno de los apartados del libro se centra en las legumbres, "un alimento muy completo, de alto contenido en hidratos de carbono, minerales, antioxidantes, vitaminas, fibra y proteínas, al tiempo que una buena alternativa al consumo de carne", según detalla Plans. Es más, destaca que "aportan mucha energía", y es un producto "muy sostenible, más que cualquier carne, que va a requerir muchos recursos naturales", según advierte.

Desde la FEN detallan en este sentido que contribuyen a la sostenibilidad medioambiental y a mitigar el cambio climático: "Las legumbres fijan el nitrógeno al suelo donde se cultivan y una vez recolectadas no necesitan de procesado ni de refrigeración para su conservación por lo que disminuye el consumo de recursos naturales".

A su vez, mantiene que, en general, son alimentos "muy completos" y aportan proteínas, vitaminas del complejo B y minerales (hierro, magnesio, zinc). Además, la institución dice que la gran mayoría también poseen alto contenido de fibra alimentaria y se recomienda consumir de tres a cuatro veces a la semana y el tamaño de ración es de 60-80 gramos de legumbre seca.

En este sentido, la autora de Menuario menciona que otra de sus ventajas es que "son muy económicas" y muy versátiles, ya que son ingredientes "excelentes" para guisos y sopas, platos fríos, ensaladas e incluso patés.

"Son propias de la dieta mediterránea, y hay mucha variedad de presentaciones. Las puedes comprar secas y que se mantengan mucho tiempo en despensa, hervidas en bote de cristal, frescas, o bien en el mercado. Son muy fáciles, económicas y muy saludables", resalta Bet Plans.

Nutrientes indispensables

Así con todo, la Fundación Española de Nutrición enumera cuáles son los nutrientes que las legumbres contienen:

Grasas: no contienen colesterol y su porcentaje de fracción grasa es muy bajo en comparación con el resto de macronutrientes (3% de media); se caracteriza por presentar un elevado contenido de ácidos grasos poliinsaturados y monoinsaturados.

Agua: con la excepción de las legumbres en conserva o frescas tienen muy poca cantidad de agua (entre el 1,7% y el 14%).

Proteínas: destaca su aporte en proteínas (entre 19% y 36%), por lo que representan la principal fuente de proteína vegetal para el hombre; se trata de proteína de buena calidad, limitada en aminoácidos azufrados.

Fibra alimentaria: son beneficiosas por su alto contenido de fibra.

Vitaminas y minerales: entre los minerales de las legumbres destaca el calcio, el magnesio, el fósforo, el hierro, el potasio, y el zinc; en vitaminas es interesante su contenido en vitamina B1 (tiamina), B3 (niacina), B6 y folatos.

Hidratos de carbono: son hidratos de carbono de digestión lenta, por lo que liberan glucosa de forma paulatina en sangre, y son hidratos de carbono principalmente en forma de almidón, seguido de oligosacáridos.

Energía: unas 350 kcal/100 gramos de alimento crudo; si bien la forma de cocinarlas será clave a la hora de determinar el valor final del plato.

Otros componentes de interés nutricional: gran variedad de compuestos fenólicos, como los taninos condensados o los fitoestrógenos; incluyen componentes menos deseables como los oligosacáridos, responsables de la flatulencia, el ácido fítico e inhibidores enzimáticos.

En última instancia, la Fundación Española de Nutrición recuerda que es un alimento rico en rafinosa, un hidrato de carbono responsable de las flatulencias: "Para evitar este efecto indeseable en la medida de lo posible, se recomienda realizar una cocción previa para extraer la rafinosa y desechar esa primera agua de cocción, aunque también perderemos minerales y vitaminas".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído