​El problema de los médicos de Área: precarización laboral, sin realizar continuidad asistencial y sin pertenecer a un Equipo de Atención Primaria

Mercedes Martín, profesional de Área en Pedrosillo el Ralo, aboga por la desaparición de esta figura. Cree que, poco a poco, la Administración está acabando con la continuidad asistencial con el fin único de alcanzar una privatización de la sanidad

 Periurbana norte
Periurbana norte

Dentro de una sanidad pública cada vez más maltratada y precarizada, destaca la situación de los profesionales de Área. Esta figura se creó en 2006 y engloba a médicos y enfermeros que están adscritos a centros de salud rurales y semiurbanos con el objetivo de realizar la atención continuada y las guardias, además de sustituir a los profesionales de los Equipos de Atención Primaria en caso de ausencia.

En los últimos concursos de traslados y oposiciones en Castilla y León, la gran mayoría de plazas ofertadas correspondían a plazas de Área (concretamente, en las últimas oposiciones, cerca de 300 plazas) Mercedes Martín, médica de Área en Pedrosillo el Ralo, explica que esto está provocando que médicos de Familia, que fueron formados para atender a un cupo fijo de pacientes a lo largo de sus vidas, con el valor material, científico y humano que dicho acompañamiento profesional y de calidad conlleva, se les esté reconvirtiendo a profesionales de Área, que trabajan por horas, en distintas consultas cada vez y sin poder ofrecer continuidad a los pacientes que atienden.

Para comenzar, la legislación establece que pueden estar adscritos hasta a tres centros de trabajo “por razones organizativas”. Mercedes cuenta que es necesaria una reestructuración, no tanto del modelo de Atención Primaria, que es válido por su gratuidad, universalidad, equidad y accesibilidad, sino en la gestión u organización, puesto que cada área es diferente; hay zonas muy despobladas pero en las que viven personas más envejecidas y hay otras zonas que están creciendo mucho, sobre todo en población joven.

Cada una de estas zonas tiene unas necesidades diferentes y esto hay que evaluarlo para planificar la política de profesionales y recursos para que toda la población pueda estar atendida correctamente. Desconocemos si desde la gerencia de Atención Primaria este diagnóstico de salud se está haciendo y de qué forma, aunque todo apunta a que no es de su interés el conocimiento de las necesidades de cada zona concreta, tanto rural como semiurbana como urbana.

“A la administración no le interesa la continuidad asistencial” además de perjudicar a los derechos de los trabajadores y, por ende, la atención de los pacientes

Así pues, todo ello provoca que los profesionales de Área atiendan a una población cada vez diferente, por lo que dejan de seguir los problemas de los pacientes.

“Además de una correcta valoración clínica, el conocimiento del entorno, del trabajo, de los valores de un paciente, es clave para el planteamiento no solo de la conveniencia de una prueba diagnóstica o tratamiento concretos sino, y sobre todo, de la evolución de los síntomas de dicho paciente y esto no es posible si se es profesional de Área.”, lamenta esta profesional de Área, haciendo ver que así se pierde el valor asistencial de la Atención Primaria, que bien estructurada y con profesionales bien formados “solventa los problemas de salud del 80% de la población”. En resumen, “la administración, al ofrecer estas plazas de Área a los concursos y oposiciones, está acabando con el valor de la atención primaria, que es la contuidad asistencial.”, asegura Mercedes Martín.

Pero eso no es todo, al no ser considerados los profesionales de Área (sean de Medicina o de Enfermería) como parte de un Equipo de Atención Primaria no se les permite votar las cuestiones centrales (ni otras) del Equipo al que están adscritos ni tampoco tienen opción de aspirar a la coordinación del mismo, lo que menoscaba su desarrollo profesional, además de que se les tolera o no su presencia en ciertas reuniones.

“Yo sólo trabajo en Pedrosillo, porque tengo horas de guardia y de sustitución, pero tampoco puedo votar en ese centro en las cuestiones importantes porque no pertenezco al centro, funcionalmente pertenezco a la Gerencia”, aclara Mercedes Martín, “lo que causa una molesta diferenciación de todo el personal que trabaja en los centros de salud, provocando todo ello un “problema de disgregación”.

Al final, la dejadez de la gerencia en el abordaje de estos problemas, redunda en una mayor carga de trabajo para todos los profesionales, vulnerándose los derechos de los trabajadores, que comienzan a superar sus jornadas laborales (“un profesional que sale de guardia y no hay nadie para sustituirle, en vez de irse a casa después de trabajar 24 horas se está quedando a pasar consulta para no dejar a la población sin atención). La gerencia conoce estas irregularidades pero no parece que tenga intención de afrontarlas.

“Un Equipo de Atención Primaria es muy bueno si se deja trabajar como un equipo”, insiste Mercedes, recordando que “lo primero es la atención de calidad a los pacientes”, que son los mayores perjudicados, puesto que la valoración que pueden llegar a recibir es de peor calidad que si se cumpliesen todos los derechos establecidos.

De hecho, las jornadas máximas anuales están definidas. En el caso de los profesionales de Área, son 2.304 horas anuales, y no se pueden hacer más. Pero se hacen, porque si hay algo que caracteriza a la figura de Área es que es el cajón de sastre de la Atención Primaria, donde si no estás atenta, todo puede valer y a todo te pueden obligar. La gerencia también lo sabe y calla. ¿Para qué se va a molestar la administración en buscar, fidelizar y hacer buenos contratos a otros profesionales si hay trabajadores dispuestos a vulnerar sus derechos y trabajar por dos? Hoy, como siempre, la lucha por los derechos laborales, continúa, porque la precarización nos obliga.

Por todo ello, Mercedes cree, como ya hiciese en un artículo hace unos meses, que la figura del profesional de Área debería desaparecer, y que a estos médicos se les debería incluir como miembros de los Equipos con pleno derecho, reorganizándose las sustituciones y las guardias en los centros de salud.

Sin embargo, cree que todo es una maniobra de la Administración para acabar con la sanidad pública, ya que al final se está desprestigiando y desvalorizando a los profesionales, que terminan marchándose ya sea a otra provincia, a otra comunidad o fuera de España. “El modelo de Atención Primaria funcionaba muy bien, es un tesoro, y esta administración está acabando con él” con la intención de favorecer la privatización, sentencia.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído