Problemas de memoria y concentración, otro efecto del COVID persistente

Los participantes realizaron múltiples tareas para evaluar su capacidad de decisión y su memoria

EP

1 Comentarios

Mujer estresada, sin concentración. EP
Mujer estresada, sin concentración. EP

Siete de cada diez pacientes con COVID prolongada experimentan problemas de concentración y memoria varios meses después del inicio de la enfermedad, y muchos de ellos obtienen peores resultados que sus compañeros en las pruebas cognitivas, según una nueva investigación de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido.

La mitad de los pacientes del estudio señalaron dificultades para conseguir que los profesionales médicos se tomen en serio sus síntomas, quizá porque los síntomas cognitivos no reciben la misma atención que los problemas pulmonares o la fatiga.

En un estudio de 181 pacientes con COVID de larga duración, el 78% declaró tener dificultades para concentrarse, el 69% declaró tener niebla cerebral, el 68% declaró tener olvidos y el 60% declaró tener problemas para encontrar la palabra correcta al hablar. Estos síntomas autodeclarados se reflejaron en una capacidad significativamente menor para recordar palabras e imágenes en las pruebas cognitivas.

Los participantes realizaron múltiples tareas para evaluar su capacidad de decisión y su memoria. Entre ellas, recordar palabras de una lista y recordar qué dos imágenes aparecían juntas. Los resultados revelaron un patrón consistente de problemas de memoria continuos en aquellos que habían sufrido la infección por COVID-19. Los problemas eran más pronunciados en las personas cuyos síntomas generales continuos eran más graves.

Problemas de memoria y concentración, otro efecto del COVID persistente


Para ayudar a entender la causa de los problemas cognitivos, los investigadores investigaron otros síntomas que podrían estar relacionados. Descubrieron que las personas que experimentaron fatiga y síntomas neurológicos, como mareos y dolor de cabeza, durante su enfermedad inicial eran más propensas a tener síntomas cognitivos más adelante. También descubrieron que los que seguían experimentando síntomas neurológicos estaban especialmente deteriorados en las pruebas cognitivas.

Los resultados son especialmente preocupantes si se tiene en cuenta la prevalencia de la COVID prolongada como porcentaje de la población activa: la Oficina Nacional de Estadística de Reino Unido estima que entre el 10 y el 25% de los enfermos de COVID-19 pasan a tener algún grado de enfermedad crónica.

"Esto es una prueba importante de que cuando las personas dicen tener dificultades cognitivas después de la COVID, éstas no son necesariamente el resultado de la ansiedad o la depresión. Los efectos son mensurables: está ocurriendo algo preocupante", afirma el doctor Muzaffer Kaser, investigador del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Cambridge y psiquiatra consultor del Cambridgeshire and Peterborough NHS Foundation Trust, que participó en el estudio.

"Las dificultades de memoria pueden afectar de forma significativa a la vida diaria de las personas, incluida la capacidad de hacer su trabajo correctamente", añade.

Los investigadores afirman que sus resultados respaldan otros hallazgos que sugieren que la sociedad se enfrentará a una "larga cola" de enfermedades laborales debido a la larga COVID. Por lo tanto, es importante, no sólo por el bien de los individuos, sino por el de la sociedad en general, ser capaces de prevenir, predecir, identificar y tratar los problemas asociados a la COVID prolongada.

"La COVID prolongada ha recibido muy poca atención política y médica. Es urgente que se tome más en serio, y las cuestiones cognitivas son una parte importante de ello. Cuando los políticos hablan de 'Vivir con COVID', es decir, de la infección sin paliativos, esto es algo que ignoran. El impacto en la población trabajadora podría ser enorme", afirma la doctora Lucy Cheke, investigadora del Departamento de Psicología de la Universidad de Cambridge y autora principal del trabajo.

Las conclusiones, publicadas en dos artículos de la revista 'Frontiers in Aging Neuroscience', se encuentran entre los primeros resultados de un estudio en línea -denominado "COVID y Cognición"- que ha hecho un seguimiento de los síntomas de 181 pacientes con COVID prolongada durante 18 meses.

La mayoría sufrió COVID-19 al menos seis meses antes de que comenzara el estudio. Muy pocas personas habían estado lo suficientemente enfermas de COVID-19 como para ser hospitalizadas. Otras 185 personas que no han padecido COVID-19 participan en el estudio a modo de comparación.
 

El estudio descubrió que, incluso entre las personas que no ingresaron en el hospital, las que tenían peores síntomas iniciales de COVID-19 eran más propensas a tener una variedad de síntomas continuos (incluyendo náuseas, dolor abdominal, opresión en el pecho y problemas respiratorios) semanas o meses después, y esos síntomas eran probablemente más graves que en las personas cuya enfermedad inicial era leve. También se descubrió que las personas mayores de 30 años tenían más probabilidades de presentar síntomas graves continuos que las personas más jóvenes.

"Es importante que las personas busquen ayuda si están preocupadas por cualquier síntoma persistente después de la infección por COVID. El COVID puede afectar a múltiples sistemas y se puede realizar una evaluación adicional en las largas clínicas de COVID de todo el Reino Unido, tras una derivación del médico de cabecera", concluye Kaser.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído