¿Por qué los pulsadores de los semáforos de Salamanca siguen funcionando cuando más arrecia en la ciudad esta segunda ola de Covid-19?

En plena segunda ola y con la ciudad "perimetrada", con más de 200 contagios diarios este miércoles, 21 de octubre, los pulsadores siguen funcionando con normalidad, pese a que la transmisión del virus sigue estando a la orden del día. Situación parecida ocurre con las aceras estrechas y las preferencias de paso. En algunas calles siguen instalados carteles que indican a los peatones por donde circular, pero en la práctica pocas personas lo cumplen

16 Comentarios

 3262921
3262921

Durante el estado de alarma, cuando menos personas circulaban por la ciudad de Salamanca debido al obligado confinamiento, el Ayuntamiento, como muchos otros consistorios de España, puso en marcha una iniciativa para que los pulsadores instalados en los semáforos de Salamanca no tuvieran que ser usados por los peatones. Se trató de una medida de higiene para evitar la propagación del virus en la ciudad. Los pulsadores volvieron a la normalidad a finales de junio, cuando el temporal de la primera ola amainó.

Meses después en plena segunda ola y con la ciudad "perimetrada", con más de 200 contagios diarios este miércoles, 21 de octubre, los pulsadores siguen funcionando con normalidad, pese a que la transmisión del virus sigue estando a la orden del día.

Otras ciudades, como es el caso de Murcia, han vuelto a poner en marcha la medida que ya instauraron en los meses más duros de la pandemia, para tratar de inutilizar posibles focos de contagios. Son muchos los pulsadores de semáforos que existen en Salamanca y algunos son muy utilizados durante toda la jornada. Es el caso, por ejemplo, de los pulsadores situados en una de las glorietas más transitadas de la ciudad, la glorieta de La Flecha, que conecta las calles Jesús Arambarri, Bogotá y Río Miño, que soportan numeroso tráfico a lo largo del día. En su caso, los peatones tienen que pulsar irremediablemente el pulsador para solicitar el verde, y muchos son jóvenes procedentes de los institutos de la zona.

Lo mismo ocurre con las preferencias de paso en las aceras

Situación parecida ocurre con las aceras estrechas y las preferencias de paso. En algunas calles siguen instalados carteles que indican a los peatones por donde circular, pero en la práctica pocas personas lo cumplen. La situación se complica en calles estrechas o en las que, debido a obras, se han instalado andamios.

Es el caso, en estos momentos, de una zona de la avenida de Mirat en la que un andamio de grandes dimensiones impide la libre circulación de personas. La situación es más complicada cuando los peatones que suben hacia la Puerta de Zamora se cruzan por la misma acera con los que bajan hacia la plaza de España. ¿Debería volver a estudiar el Ayuntamiento estas preferencias de paso?

Mirat1


Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Lo más leído