Radares en cascada: La solución a la reducción de velocidad selectiva

Ya han sido probados en Navarra y se quieren implementar en el resto del país. Un segundo radar móvil se sitúa poco después de uno fijo para evitar que los conductores aceleren tras pasar por el primero

 Radares de tráfico: ¿es posible evitarlos?
Radares de tráfico: ¿es posible evitarlos?

Es común encontrarse en la carretera con coches frenando cuando se avisa de un radar o se conoce que un cinemómetro espera a la vuelta de la curva. Una vez que se ha recorrido una distancia prudencial, donde el radar ya no puede llegar, la velocidad vuelve a aumentar, por lo que el límite de la carretera solo se respeta en ese momento. 

Ante ello, la solución de la DGT ya está aquí. Son los llamados radares en cascada, ya operativos en algún lugar como Navarra, en la que un segundo radar complementa a uno fijo para que esa reducción de velocidad selectiva sea más constante. 

Esa es la función, intentar evitar que la gente que reduzca la velocidad de su vehículo cuando conoce el radar, no vuelva a acelerar posteriormente ya que el radar móvil colocado consecutivamente detrás lo detectará. 

La pasada Semana Santa ya se probó en Navarra y la idea es implementarlo en el resto del país poco a poco. Así se acabará, o eso se quiere, con el control de los conductores sobre los radares existentes para que se respeten de verdad los límites de velocidad. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído