El sacerdote Antonio Matilla defiende el papel de la Iglesia en la crisis del coronavirus: "¿cuántos católicos hay entre el personal sanitario? todos ellos son la Iglesia"

En una columna de opinión que recoge la página web de la Diócesis de Salamanca, el sacerdote Antonio Matilla ha defendido de manera vehemente el papel que la Iglesia está teniendo en la crisis del coronavirus.

 2042504
2042504

En su escrito, el sacerdote zamorano con gran vinculación con Salamanca contesta a otro artículo publicado por Jorge Giménez en El Periódico bajo el título de ¿Dónde está la Iglesia?, cuyo autor sugiere que "la Iglesia” podría dar cobijo a personas sin hogar, convertirse en centro médico de campaña y pide abiertamente que haga una donación generosa y ejemplar, que podría provenir de los 11.000 millones de euros que recibe del Estado. 

Matilla niega que la Iglesia reciba del estado once mil millones de euros. "No me consta. El que lo ha dicho que lo demuestre" y que la Iglesia no puede vender una parte de su inmenso tesoro artístico para ayudar "porque la Ley lo impide".

"La Iglesia de Salamanca, en general, tendrá, tendremos, que replantearnos muchas cosas, pero no se puede decir que en esta pandemia no estemos ofreciendo ayuda tangible. La punta del iceberg, con ser muy importante, es Cáritas, que presta servicios en todas las parroquias de la diócesis. ¿No son tangibles el Centro “Baraka”, el Centro “Padre Damián”, la “Casa de Samuel”, el Centro “Ranquines”? ¿No son tangibles los cientos de voluntarios y el trabajo que realizan, incluso durante la pandemia? ¿No son tangibles las monjas fallecidas por contagio con la Covid-19 mientras cuidaban a ancianos? ¿No son tangibles las residencias de ancianos regentadas por la diócesis, las órdenes religiosas o las Fundaciones católicas? Tangible es el Hospital de la Santísima Trinidad, fundado por la Iglesia, que está colaborando estrechamente con el Sacyl. ¿No son tangibles los diez sacerdotes salmantinos contagiados? ¿Cuántos sacerdotes han muerto en Europa durante esta pandemia por estar cerca de sus fieles o. simplemente, por el hecho de ser mayores? ¿Cuántos se siguen jugando el tipo, a pesar de todos los cuidados y todas las protecciones?", indica el sacerdote.

Y sigue: "¿Cuántos católicos hay entre el personal sanitario? ¿Y en las Fuerzas de Seguridad? ¿No hay ninguna cajera de supermercado católica? ¿Ningún transportista? ¿Ningún farmacéutico o empleado/a de farmacia es católico? ¿Cuánto dinero y cuántas iniciativas sociales en favor de los más pobres han realizado las Cofradías de Semana Santa? Ningún católico o católica –las mujeres en la Iglesia son mayoría- va con un pin del Vaticano en la solapa o en el foulard, ni siquiera los capellanes de hospital, disfrazados de astronautas con bata blanca debajo. Todos ellos son “La Iglesia”. Dicho lo cual, añadiré que la inmensa mayoría de los católicos y católicas lo más importante que tenemos que hacer ahora es quedarnos en casa".

Lo que sí ha hecho una parte de la Iglesia, tal y como afirma Matilla, es "no despedir a ningún empleado de la Catedral mientras dure el Estado de Alarma, ni hacer un ERE, ni un ERTE". "No sería justo. Ni inteligente, porque son buenos trabajadores, les queremos y hemos de pensar en el futuro inmediato. El dinero de esos salarios y de la Seguridad Social correspondiente no va a salir de las arcas del Estado, sino de las cuentas de la Catedral. Ya está saliendo. También han salido de las mismas cuentas en los últimos meses 500.000 € en restauraciones artísticas y mantenimiento del complejo catedralicio. Y, de la misma procedencia, 104.400 € han ido, a través de la diócesis, para el sostenimiento de parroquias pobres de la España vaciada y para Cáritas. Todo ello sin contar con los gastos ocasionados por la infinidad de conciertos y actos culturales gratuitos celebrados en el complejo catedralicio", cuenta el sacerdote.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído