Salamanca afronta el repunte de casos con casi toda la población vulnerable vacunada pero con dos grandes retos: los jóvenes y las personas de 60 a 69 años

Poner la segunda dosis a los mayores de 60 años y vacunar a los jóvenes menores de 30 son los grandes deberes para los próximos meses en la provincia charra y en Castilla y León

Fotos de vacunación masiva. Foto: Agencia ICAL
Fotos de vacunación masiva. Foto: Agencia ICAL

Después de la escandalosa cifra de positivos en coronavirus de este miércoles, cuando se notificaron cifras similares a los del final de la tercera ola, así como del jueves o viernes, cuando casi se han registrado un centenar de positivos, la provincia de Salamanca se prepara para afrontar un posible repunte de casos que puede venir motivado tanto por la variante delta como por un mayor contacto social -y que podría llevar a la Junta a tomar medidas en los próximos días como una limitación o incluso cierre del ocio nocturno al subir de nivel en el ‘Semáforo COVID-.

Sin embargo, no todo son malas noticias, sino al contrario. Y es que la provincia charra afrontará este posible nuevo aumento de casos con gran parte de su población adulta vacunada, ya sea con una dosis -63,71% actualmente- o, especialmente, con la pauta completa -46,11% a la hora de redactar esta noticia, según los datos de la Junta de Castilla y León-.

Por ejemplo, prácticamente el 100% de los mayores de 70 años tienen las dos dosis desde hace semanas, por lo que ya están inmunizados totalmente. Concretamente, el porcentaje de vacunación con las dos dosis entre las personas de 70 a 79 años en Salamanca es del 98,41%; entre los que tienen 80 y 89, del 97,71%; y del 100% entre los mayores de 89 años.

Como se remarcó cuando empezó la vacunación, era de vital importancia inmunizar a las personas de esta edad, ya que la gran mayoría de muertes se han dado entre gente de esos grupos etarios. Por poner un ejemplo, en la provincia de Salamanca, donde hasta la fecha han muerto 1.689 personas por COVID-19, 1.509 -lo que supone el 89,34%- tenían más de 70 años. Es decir, que solo uno de cada 10 muertos por COVID-19 en la provincia tenía menos de esa edad.

Asimismo, continúa aumentando la vacunación entre los más jóvenes. Actualmente, hay un 77,53% de salmantinos entre 50 y 59 años que ya están vacunados con las dos dosis. Y en los próximos días esa cifra podría aumentar notablemente, ya que están programadas las segundas dosis para todos aquellos que, en su momento, recibieron la primera. De hecho, la cifra total de ese grupo etario con al menos una dosis es del 89,73%, por lo que cabría esperar que el total de personas con la pauta completa ascendiese a algo muy similar.

Y este jueves, además, se completaba la inyección de la primera dosis a todas las personas de la provincia con 40 años -e, incluso, se comenzaba la de gente de 39 años-. Así, en los momentos de la redacción de esta noticia -pero sin que vaya a variar mucho la cifra- había un total de 38.799 salmantinos de entre 40 y 49 años vacunados con al menos una dosis, lo que suponen el 81,91% del total.

Además, de ese grupo de edad hay un 27,15% vacunado con la pauta completa, algo que se debe a que han recibido ya los dos pinchazos todo el personal esencial -desde sanitarios hasta profesores pasando por policías o bomberos- así como a todas las personas en situación de riesgo -como pueden ser los enfermos de cáncer-.

Entonces, si Salamanca avanza a un ritmo tan bueno de vacunación, ¿dónde reside el problema ante el avance de la cepa delta? Principalmente dos son los grupos donde se pueden encontrar dificultades: los jóvenes y las personas de entre 60 y 69 años.

Adelantar la segunda dosis de los mayores de 60, una opción cada vez más real… aunque ya les toca

Empecemos por los segundos. Por edad, es otro de los grupos más vulnerables que, si bien no ha acaparado tantos fallecimientos como los mayores de 70 años, sí que son el otro grupo etario más golpeado por los decesos, acumulando 121 muertes, lo que suponen el 7,16% del total -es decir, que de todos los fallecidos en Salamanca, el 96,87% tenían más de 60 años- y una gran cantidad de ingresos hospitalarios, tanto en planta como en la UCI.

La vacunación en este grupo cuenta con un problema de plazos. Al ser la gran mayoría vacunados con AstraZeneca, todavía están a la espera de una segunda dosis que ha comenzado a inyectarse a lo largo de esta semana. Así, si bien el 98,9% han recibido el primer pinchazo, ‘solo’ el 45,98% tienen ya la pauta completa.

Aunque esa cifra irá creciendo rápidamente a lo largo de los próximos días y semanas, lo cierto es que la Junta de Castilla y León, que actualmente apura el plazo e inyecta la segunda dosis a las 10 semanas -la compañía farmacéutica recomienda poner el segundo pinchazo entre 10 y 12 semanas después del primero-, está valorando adelantar, siempre y cuando reciba los primeros, esa segunda inyección a 8 semanas, como el Reino Unido, e incluso a cuatro, aunque este último aspecto es más que complicado y apenas se beneficiarían mayores.

Con ello se pretende garantizar la pauta completa a todo este grupo etario, puesto que ante el avance de la variante delta, varios estudios, entre ellos uno del Sistema de Salud del Reino Unido, han demostrado la efectividad de las dos dosis frente a esta cepa a la hora de evitar enfermedades graves y hospitalizaciones -y, por lo tanto, fallecimientos-.

La autocita, una forma de adelantar la vacunación de los jóvenes, entre los que crecen los casos

El otro grupo que afronta este repunte sin, además, prácticamente nadie vacunado es el de los jóvenes. Y es que, si bien ya han comenzado las inyecciones a los menores de 40 años, lo cierto es que, por el momento, sólo están inmunizados y, en su mayoría, con la pauta completa, los que son trabajadores esenciales.

Así, no hay ningún joven salmantino menor de 17 años vacunado, ni siquiera con una dosis; apenas un 12,27% de los jóvenes entre 18 y 24 años tienen una dosis, cifra que se reduce a 10,35% en el caso de la pauta completa; mientras que solo el 16,24% de salmantinos entre 25 y 39 años tiene ya una dosis de la vacuna, siendo el dato de la pauta completa en ese grupo etario del 14,13% del total.

Es decir, que apenas hay una persona de cada diez menor de 40 años y mayor de 18 con la pauta completa. Siendo además una edad en la que los encuentros sociales son habituales, especialmente entre todos los retornados en verano -ya sean estudiantes o trabajadores-, esto puede facilitar que el virus se expanda entre personas de estas edades.

De hecho, la gran mayoría de casos en los últimos días se ha dado entre jóvenes de entre 15 y 29 años, tal y como explicó en rueda de prensa el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, quien remarcó que se dio un “incremento exponencial” de la incidencia en ese grupo etario.

Si bien apenas se registran muertes u hospitalizaciones entre los menores de 40 años, y mucho menos entre los más jóvenes, lo cierto es que nadie está exento del virus ni de sus efectos, y las diferentes variantes o patologías no conocidas sí que podrían hacer enfermar gravemente a todos aquellos que no hayan recibido la vacuna.

¿Cómo se puede acelerar la vacunación entre personas de estas edades? Lo cierto es que, de continuar con la misma estrategia de vacunación, a lo largo del mes de julio se inyectará el fármaco a la gran mayoría de personas comprendidas entre los 30 y 39 años, pero no entre los menores de 29.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído