Salamanca baja de los 100 casos de incidencia acumulada en las últimas dos semanas

La incidencia acumulada de COVID-19 a 14 días mantiene su paulatina caída en Castilla y León y hoy se sitúa en 135,70 casos casos por cada 100.000 habitantes, tres menos que los registrados ayer y un nivel similar al alcanzado el pasado 30 de marzo. La tasa media de la Comunidad se mantiene en zona de riesgo medio desde el pasado jueves, mientras que Segovia, con 155,42 casos y Burgos, con 236,26, permanecen en riesgo alto. El resto de provincias se ubican en riesgo medio: León (143,50), Palencia (134,11), Zamora (111,38), Valladolid (105,64), Salamanca (98,10), Ávila (95,77) y Soria (94,51). En cuanto a la tasa de incidencia a siete días, Burgos se mantiene en riesgo alto con 91,43 casos, mientras que el resto de provincias permanecen en riesgo medio. Soria presenta la mejor situación con 25,88 casos por cada 100.000 habitantes, seguida de Salamanca (46,17), Zamora (51,59), Ávila (53,91), Valladolid (54,74), León (62,22), Palencia (63) y Segovia (73,32). Mientras tanto, la ocupación de camas por pacientes COVID en las UCI de los hospitales de Castilla y León experimentó un ligero incremento de seis décimas con respecto al lunes al situarse en el 24,84, lo que mantiene la presión asistencial en las unidades de críticos en el nivel de riesgo alto. Salamanca es la única que presenta un riesgo medio con una ocupación del 14,52 por ciento. La peor situación es la de Ávila (44,44 por ciento), seguida de Palencia (31,25 por ciento),Soria (29,41 por ciento), Segovia (29,03 por ciento) y León (27,37 por ciento), que se mantienen en riesgo muy alto, mientras que en riesgo alto se mantienen Zamora (21,05 por ciento), Burgos (22,47 por ciento) y Valladolid (24,11 por ciento) Por su parte, la ocupación de camas por pacientes COVID en planta cayó siete décimas, hasta el 3,44 por ciento. Segovia (6,46 por ciento), Zamora (6,18 por ciento) y Burgos (5,56 por ciento) son las únicas provincias cuyos hospitales presentan una ocupación en planta que las ubica en riesgo medio, mientras que se mantienen en riesgo bajo Palencia (2,11 por ciento), Salamanca (2,42 por ciento), Valladolid (2,60 por ciento), León (2,68 por ciento) y Soria (2,74 por ciento). Destaca la situación del Complejo Hospitalario de Ávila, que con un 1,67 por ciento de los pacientes en plata con COVID alcanza el nivel de nueva normalidad. La positividad global de las pruebas diagnósticas se mantiene estable en el 5,81 por ciento y el porcentaje de casos con trazabilidad sube hasta el 71,72 por ciento. El índice de reproducción del virus cayó en el conjunto de la Comunidad hasta el 0,91 y solo Ávila (1,27), Palencia (1,01) y Valladolid (1,08) presentan un volumen mayor a la unidad máxima recomendada por las autoridades sanitarias. Por debajo se encuentran Soria (0,57), Burgos (0,80), Salamanca (0,85), Zamora (0,89), León (0,90) y Segovia (0,93).

0 Comentarios

Salamanca baja de los 100 casos de incidencia acumulada en las últimas dos semanas
Salamanca baja de los 100 casos de incidencia acumulada en las últimas dos semanas

La incidencia acumulada de COVID-19 a 14 días mantiene su paulatina caída en Castilla y León y hoy se sitúa en 135,70 casos casos por cada 100.000 habitantes, tres menos que los registrados ayer y un nivel similar al alcanzado el pasado 30 de marzo. La tasa media de la Comunidad se mantiene en zona de riesgo medio desde el pasado jueves, mientras que Segovia, con 155,42 casos y Burgos, con 236,26, permanecen en riesgo alto. El resto de provincias se ubican en riesgo medio: León (143,50), Palencia (134,11), Zamora (111,38), Valladolid (105,64), Salamanca (98,10), Ávila (95,77) y Soria (94,51).

En cuanto a la tasa de incidencia a siete días, Burgos se mantiene en riesgo alto con 91,43 casos, mientras que el resto de provincias permanecen en riesgo medio. Soria presenta la mejor situación con 25,88 casos por cada 100.000 habitantes, seguida de Salamanca (46,17), Zamora (51,59), Ávila (53,91), Valladolid (54,74), León (62,22), Palencia (63) y Segovia (73,32).

Mientras tanto, la ocupación de camas por pacientes COVID en las UCI de los hospitales de Castilla y León experimentó un ligero incremento de seis décimas con respecto al lunes al situarse en el 24,84, lo que mantiene la presión asistencial en las unidades de críticos en el nivel de riesgo  alto. Salamanca es la única que presenta un riesgo medio con una ocupación del 14,52 por ciento. La peor situación es la de Ávila (44,44 por ciento), seguida de Palencia (31,25 por ciento),Soria (29,41 por ciento), Segovia (29,03 por ciento) y León (27,37 por ciento), que se mantienen en riesgo muy alto, mientras que en riesgo alto se mantienen Zamora (21,05 por ciento), Burgos (22,47 por ciento) y Valladolid (24,11 por ciento)

Por su parte, la ocupación de camas por pacientes COVID en planta cayó siete décimas, hasta el 3,44 por ciento. Segovia (6,46 por ciento), Zamora (6,18 por ciento) y Burgos (5,56 por ciento)  son las únicas provincias cuyos hospitales presentan una ocupación en planta que las ubica en riesgo medio, mientras que se mantienen en riesgo bajo Palencia (2,11 por ciento), Salamanca (2,42 por ciento), Valladolid (2,60 por ciento), León (2,68 por ciento) y Soria (2,74 por ciento). Destaca la situación del Complejo Hospitalario de Ávila, que con un 1,67 por ciento de los pacientes en plata con COVID alcanza el nivel de nueva normalidad.

La positividad global de las pruebas diagnósticas se mantiene estable en el 5,81 por ciento y el porcentaje de casos con trazabilidad sube hasta el 71,72 por ciento. El índice de reproducción del virus cayó en el conjunto de la Comunidad hasta el 0,91 y solo Ávila (1,27), Palencia (1,01) y Valladolid (1,08) presentan un volumen mayor a la unidad máxima recomendada por las autoridades sanitarias. Por debajo se encuentran Soria (0,57), Burgos (0,80), Salamanca (0,85), Zamora (0,89), León (0,90) y Segovia (0,93).

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído