Salamanca celebra el Día Contra la LGTB+fobia, necesario porque el odio hacia el colectivo "esta ahí, latente en la sociedad"

Desde la asociación Iguales, creada en 1997, lamentan que el discurso del odio haya aumentando tanto en los últimos meses, especialmente al contar con el beneplácito de un partido político, y recuerdan que este tipo de jornadas y actos "son necesarios para dar visibilidad a la realidad"

 Manif
Manif

Este viernes, 17 de mayo, se celebra el Día Internacional contra la LGTB+fobia. Una conmemoración que la Organización de Naciones Unidas instauró en 1990 y que, poco a poco, ha ido calando en la sociedad.

Salamanca no es ajena a esta jornada, y de la mano de la asociación Iguales, creada en el seno de la Universidad de Salamanca en 1997 con la decisión de defender al colectivo LGTB+, se viste de colores para conmemorar el Día Internacional Contra la LGTB+fobia.

Un día que es muy necesario en estos momentos porque, como recuerda el vicepresidente de la asociación, Pablo Barragán, a SALAMANCA24HORAS, ha habido un auge de odio hacia el colectivo. Un odio que “está ahí, latente en la sociedad”, y que ha ganado fuerza a causa de partidos políticos y plataformas ciudadanas que han dado voz a una ideología “que estaba oculta y que ahora se está manifestando”.

Es por eso que se antoja “bastante necesario” cualquier tipo de día o jornada que den visibilidad a una realidad que no deja de conocer “noticias preocupantes respecto a eso”. Sin ir más lejos, durante 2018, en la provincia de Madrid, se registraron 345 ataques contra personas del colectivo LGTB+ (lo que supone casi una por día, como señalan desde Iguales).

En Castilla y León y en Salamanca no hay datos y, por tanto, en muchos casos no se llega a cuantificar. De hecho, las únicas agresiones que se conocen en nuestra provincia son aquellas que se denuncian ante la Policía Nacional, pero muchas personas, aunque dan el primer paso, terminan no denunciando.

Precisamente, Iguales se reúne habitualmente con el Cuerpo Nacional de Policía para conocer todas las denuncias interpuestas y facilitar la labor a los y las agentes explicando cómo pueden ayudar a todas esas personas que sufren agresiones. Sin embargo, “al no denunciarse muchas, no se pueden contabilizar, y si no se denuncia, se puede decir que no existe” lamenta Pablo.

Salamanca, una ciudad que acepta la diversidad gracias a la Universidad

Aunque esos ataques no se puedan contabilizar en su totalidad, está el dato de que Salamanca fue la provincia que más denuncias LGTB+fóbicas registró en 2017. Además, dichas agresiones no quedan tan lejos, ya que hace menos de un año era asesinada en Valldolid Ely, uno de los iconos trans tanto de la ciudad vallisoletana como a nivel nacional.

Pese a que Castilla y León es una de las cinco comunidades que todavía no tiene una ley regional que ampare al colectivo LGTB+ (a falta de Ley de Igualdad LGTBI que está en trámite en el Congreso de los Diputados), el vicepresidente de la Iguales cree que no significa que la Comunidad sea de las regiones más preocupantes en cuanto a LGTB+fobia.

De hecho, considera que gracias a la Universidad de Salamanca, que ‘renueva’ la población joven de la ciudad cada cuatro años (que es, por norma general, lo que pasa un estudiante cursando el Grado), hay una gran “aceptación y respeto que en otras provincias no se produce por el hecho de que no hay tanta gente nueva”.

1783359

Esa diversidad que aporta la Universidad, que también colabora de manera activa con Iguales, también se produce en el lado contrario, advierte Pablo. Y es que al haber más gente “hay una mayor probabilidad de que haya personas no tan tolerantes y que no respete tanto al colectivo”.

Un odio que se da en todos los ámbitos de la sociedad

Este odio hacia el colectivo LGTB+ se da “en todos los ámbitos de la sociedad”, recuerda Pablo Barragán, quien comenta que una agresión no tiene por qué ser física y que también se puede producir “cuando una persona no puede mostrarse tal y como es en su trabajo, o cuando en un centro sanitario a una persona transexual le ponen pegas por su condición, o entre los chavales jóvenes en el colegio”.

Y es que el ámbito escolar es otro de los lugares donde más fobia hacia el colectivo hay, sobre todo en los institutos, donde está “bastante presente”. Corregir esto se presenta como uno de las principales metas de una Ley de Igualdad LGTBI que no termina de llegar “porque está vetada por varios partidos” en el Congreso “y no cumplen sus promesas pese a ir a las manifestaciones del Orgullo”.

Porque, tal y como recuerda el vicepresidente de Iguales, pese a que España avanzó bastante rápido a nivel legislativo, se ha quedado un poco anclada y, además, la sociedad tampoco pudo avanzar a tal velocidad. “Ahora hay asociaciones que le ponen voz a esa parte de la sociedad que no ha evolucionado al mismo nivel y que no ha interiorizado en sí la diversidad”, prosigue Pablo.

Es más, según denuncian desde Iguales, la falta de legislación LGTB+ a nivel nacional hace que España caiga hasta el puesto 11, en el ranking de países europeos más respetuosos con los derechos del colectivo, que anualmente elabora ILGA (Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans e Intersex).

Desde la asociación también recuerdan que las manifestaciones vienen no sólo por lo que ocurre en España, sino que en 73 países (algunos de ellos miembros de la ONU) la homosexualidad está “castigada” con pena de cárcel, y en diez naciones aún existe la pena de muerte para aquellos “que deciden amar y ser como realmente quieren”; también hay otros como Chechenia que mantiene sus campos de concentración en los que se tortura salvajemente a las personas del colectivo.

Por eso, desde Iguales consideran que es importante concienciar a la sociedad sobre este problema, y han organizado diversas actividades para contribuir a la lucha contra la LGTB+fobia que tendrán como evento principal la lectura del manifiesto en la Plaza Mayor a las 19:30 horas de este viernes.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído