Salamanca forma a los ojos y oídos de los pilotos

Una veintena de soldados se forman como futuros controladores aéreos en la Escuela Militar de Control y Tránsito aéreo de Matacán

Escuela militar de controladores aéreos de Matacán (8)
Escuela militar de controladores aéreos de Matacán (8)

La Base Aérea de Matacán no solo cumple la función de acoger la torre de control desde la que se organiza el tráfico en los cielos, sino que también incluye el Gruema (Grupo de Escuelas de Matacán) donde se encuadra la Escuela Militar de Control y Tráfico Aéreo, institución encargada de capacitar a los futuros controladores militares provenientes de los ejércitos de Tierra, Aire y Armada.

El comandante Raúl Rodríguez García, jefe de la Escuela Militar de Control y Tránsito Aéreo, explica que la formación destaca por su carácter “exhaustivo” y “personal”. En estos momentos, la institución instruye a 19 alumnos, 15 provenientes del Ejército del Aire y 4 de Tierra, que pertenecen al tercer curso de la Academia Básica de León.

El curso se extenderá durante 22 semanas hasta entrado el mes de febrero. La escuela cuenta con 11 profesores que ofrecen una atención personalizada a cada alumno, el cual cada vez que se pone frente a los mandos del control en el simulador lo hace acompañado por un instructor. De esta manera, el comandante Rodríguez especifica que la ratio alumno-profesor es de 2 a 1. Es por ello que, de cara al mes de enero, cuando llegue la nueva remesa de soldados, se espera no más de una treintena de estudiantes para que puedan recibir una formación acorde a la exigencia de la labor que posteriormente desarrollarán.

Escuela militar de controladores aéreos de Matacán (2)
Escuela militar de controladores aéreos de Matacán (2)

Simulador de control

La formación de los futuros controladores se centra fundamentalmente en acumular horas frente al simulador. Se trata de la herramienta principal con la que trabaja el estudiante y en el que se practican las directrices y orientación de los aviones desde el nivel más básico -rodar por el aeropuerto- siguiendo por las operaciones de control de despegues y aterrizajes hasta lograr dominar las complejidades que supone a un controlador tener varios aviones en vuelo en un área determinada o cómo abordar una situación de emergencia.

“Lo importante es perfeccionar los conocimientos y la pericia del controlador en el simulador hasta que logre desenvolverse en tiempo real. Este trabajo, a diferencia de otros, requiere de unas particularidades propias en cada caso, de forma que el soldado debe adquirir los diferentes conocimientos que le permitan salir de cualquier situación anómala”, abunda el comandante Rodríguez.

Para dotar de estas capacidades a los alumnos se disponen de dos salas, una primera sala en la que emula una torre de control -con una pantalla gigante al fondo que proyecta un aeropuerto simulado- y que está destinada para una fase más básica del curso de control. Al acceder al espacio una de las soldados se encuentra frente al simulador auxiliada por un instructor. Tras ella varios de sus compañeros simulan ser pilotos que manejan aviones y se comunican con la torre manejada por la alumna. Esta lanza indicaciones a uno y otro vuelo mientras el profesor asiente o corrige alguna de sus acciones.

Existe una segunda sala de simulación en la que cada controlador ejecuta ya cometidos más avanzados, de nuevo apoyados en la presencia de un profesor. En este segundo espacio los soldados que integran el curso de controlador practican la guía y comunicación con aviones que se encuentran ya en plena ruta.

Escuela militar de controladores aéreos de Matacán (17)
Escuela militar de controladores aéreos de Matacán (17)

Requisitos para acceder al curso

Este curso está únicamente orientado a miembros del cuerpo militar. La manera más fácil de acceder al mismo es opositando a la academia de la Fuerza del Aire, dependiendo de la formación previa que tenga el soldado podrá acceder al tercer curso directamente o deberá comenzar desde primero, si bien es cierto que el título de Bachiller es imprescindible. Manejar inglés es otra de las condiciones ‘sine qua non’, ya que es el idioma oficial en todo aquello que tiene que ver con el tráfico aéreo -ya sean pilotos o controladores-. La formación militar y superar el reconocimiento médico son los otros dos requisitos para superar para poder acceder al curso de Controlador de Tránsito Aéreo (CTA).

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído