​Salamanca no es ajena a la epidemia mundial: casi seis de cada diez salmantinos sufren exceso de peso

Las principales causas de ese sobrepeso son una mala alimentación y una vida sedentaria que, cada vez más, están alterando el genoma y convirtiéndolo en otro factor clave. Tiene una mayor incidencia entre. En el futuro podría darse la situación de que las personas obesas sufriesen también otros problemas metabólicos, como diabetes

 Gordo. obeso. sobrepeso, obesidad5
Gordo. obeso. sobrepeso, obesidad5

El sobrepeso es un problema mundial. La Organización Mundial de la Salud considera que existe, desde hace unos años, una “epidemia” que afecta a nivel global y que está aumentando con el paso del tiempo de manera más que preocupante. Un problema de salud al que, como era de esperar, Salamanca no es ajena.

Y es que, como detallan en conversación para el SALAMANCA24HORAS los responsables del Servicio de Endocrinología del Complejo Asistencial Universitario, en torno al 60% de la población salmantina (extrapolando los datos a nivel nacional) padecen sobrepeso (39%) u obesidad (22,4%).

Unos estudios que reflejan, como explica el jefe del Servicio de Endocrinología, Juan José Corrales, que más de la mitad de la población tiene exceso de peso. Otra de las doctoras del Servicio, María Teresa Mories, sí concreta que en Castilla y León los datos son un poco más optimistas y hablan de ‘sólo’ el 34% de sobrepeso y 22% de obesidad, situándose la Comunidad por debajo de la media nacional (en los puestos más altos estarían Galicia, Andalucía o Asturias).

Este exceso de peso tiene una mayor prevalencia en los varones, si bien la doctora Mories explica que la mujer, a partir de los 50 años, aumenta aún más esa incidencia porque hay factores hormonales, como la menopausia. Pero globalmente, y en todas las franjas de edad, como se refleja en el ENPE (Encuetra Nutricional de Población Española) de 2015, tanto para sobrepeso como para obesidad había una incidencia mayor en hombres que en mujeres.

Mala alimentación y vida sedentaria, las principales causas del sobrepeso

Las causas de este exceso de peso son de sobra conocidas por todo el mundo: una mala alimentación y un aumento de la vida sedentaria. La doctora Mories concreta que todos los cambios en los hábitos de vida han provocado que la población cada vez sea obesa, ya no solo la alimentación que es, como enumera, “más calórica, con más densidad energética, con más grasas, con más azúcares y con menos fibras”, sino que el sedentarismo y la disminución del ejercicio físico han provocado un “ambiente obesogénico” en la sociedad.

Y es que tanto la actividad laboral como la de ocio han variado, a lo que también hay que sumar, como apunta el doctor Corrales, un factor genético, puesto que a medida que se van adquiriendo enfermedades, el genoma se puede ir transformando. Esos otros factores que también condicionan hay que tenerlos en cuenta a la hora de hablar de exceso de peso.

Una transición nutricional hacia una “sobrealimentación” de mayor densidad energética acompañada de una vida sedentaria

La doctora Mories igualmente habla de que “el aumento” de la alimentación es otro de los grandes causantes del sobrepeso mundial. “Y también lo que se denomina la transición nutricional”, que es el cambio de hábitos de alimentación y que se está produciendo en muchos países, “no sólo en los desarrollados, sino en las economías emergentes”.

Así, tanto en India como en China se ha disparado la obesidad, según relata María Teresa Mories, porque se ha pasado de una alimentación tradicional mucho menos calórica y de una mayor actividad física a una vida más sedentaria con muchísimo acceso a la comida. Es decir, a una “sobrealimentación” con una comida de mayor densidad energética.

Eso sí, otra de las doctoras, Ana Isabel Sánchez Marcos, desmiente, al no haber estudios que lo demuestren, que el cambio de la producción de los alimentos en su origen (es decir, que se hormone a los animales para obtener más carne o que los cereales sean transgénicos, por ejemplo) no afectan a la hora de padecer exceso de peso.

Juan José Corrales María Teresa Mories Ana Isabel Marcos

Por ello, la doctora Sánchez Marcos asegura que “no es la forma de producción, sino la cantidad de kilocalorías que tú comes respecto a lo que tú gastas”, a lo que se le puede añadir ese componente genético del que hablaba antes el jefe del Servicio, porque “no afecta a todo el mundo por igual”. Pero, básicamente, el aumento o disminución de peso se resume en el balance entre “las entradas y salidas”.

Una genética con menor peso ahora pero que puede provocar problemas en el futuro con personas obesas y con trastornos metabólicos

Esa genética “probablemente esté influyendo menos ahora”, aclara la doctora Mories, porque aunque es muy importante a la hora de hablar de obesidad, “nuestro genoma no ha cambiado tanto en los últimos años” como para que se hubiera producido el aumento que se ha producido (más de 7 puntos porcentuales en menos de 10 años), lo que da cuenta de los factores externos o ambientales.

Juan José Corrales matiza, eso sí que los genomas van cambiando y que, si bien ahora no es un factor tan determinante, sí lo va a ser a medio plazo porque “a medida que van apareciendo trastornos, estos influyen en el genoma”, lo que hace que este varíe y deje de ser el original. En definitiva, puede que el estilo de vida de hoy altere nuestro metabolismo genético y, en el futuro, nuestros descendientes sufran esta genética como un factor clave a la hora de hablar de exceso de peso.

Por ende, si no se modifican estos factores y el estilo de vida, “probablemente” en el futuro se dé un mayor número de personas obesas y con sobrepeso no por su vida, sino por su genoma.

De hecho, la tendencia de personas con exceso de peso es creciente, reafirma el doctor Corrales, a lo que la doctora Sánchez Marcos añade que “lo peor es que se va a acompañar de diabetes” para dar un cuadro denominado como ‘diabesidad’. Es decir, que en el futuro no va a haber ‘obesos sanos’, sino que van a padecer otros muchos trastornos metabólicos, es decir, serán ‘obesos enfermos’.

Así, y como termina recordando el doctor Corrales, el problema de la obesidad no es que sea estético, sino que “es de salud”, porque reduce la esperanza de vida. “Ese es el problema”, sentencia.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído