Salamanca supera los 120.000 afiliados en mayo por primera vez en los últimos diez pese a ser el peor año de los últimos seis

El número de trabajadores ha crecido en Salamanca en los últimos seis años en casi 11.000 al tiempo que se perdían más de 7.500 personas en edad de trabajar. En los primeros cinco meses, antes del verano, el número de afiliados ha crecido en 534 personas

 Trabajador trabajo repartidor (Copy)
Trabajador trabajo repartidor (Copy)

Salamanca ha visto crecer por sexto año consecutivo su número de afiliados a la Seguridad Social durante los primeros cinco meses del año, según las estadísticas publicadas por el Ministerio de Empleo, Migraciones y Seguridad Social. De esta manera, antes de la llegada del verano, cuando el mercado se anima en mayor medida, las cifras han conseguido aproximarse a las de 2009, ya en plena crisis y cuando se sufrió un fuerte descenso de afiliaciones en solo un año. En aquella época, también es cierto, el número de personas activas en la provincia era mayor.

Así, las estadísticas marcan que en los primeros cinco meses del año, el número de afiliados a la Seguridad Social en Salamanca ha crecido en 534 personas en el que es el ascenso más bajo de los últimos seis años, cuando los trabajadores comenzaron a crecer de nuevo tras la crisis. De hecho, en 2014, el crecimiento fue de 771; en 2015, de 2.438; en 2016, de 1.200; en 2017, de 1.192, en 2018, de 793; y, por último, el del presente año.

Estos datos objetivos se unen a otros que, analizados, pueden dar muchos datos. En primer lugar, este mayo es el primero en el que se supera la barrera de los 120.000 afiliados después de diez años, ya que la crisis provocó un descenso claro por debajo de los 110.000 y, junto con ello, un descenso de población que no ha vuelto a recuperar Salamanca. Así, incluso en 2013, en las mismas fechas, la afiliación se encontraba todavía por debajo de los 110.000 trabajadores.

Desde entonces, por tanto, en apenas seis años, el número de trabajadores en Salamanca ha crecido en casi 11.000 personas, un dato muy positivo y más teniendo en cuenta la galopante despoblación existente en Salamanca. Así, mientras en 2013 la cifra de población era superior a 345.000 personas, en el último aportado por el Instituto Nacional de Estadística, correspondiente a 2018, ya eran 14.000 menos las que residían en la provincia.

De ellos, además, y en este caso con los últimos datos aportados en la Encuesta de Población Activa, correspondiente al primer trimestre de 2019, el número de activos en la provincia se encontraba por debajo de los 150.000 en los que supone una pérdida de 7.500 con respecto al mismo tirmestre de 2013. Así, Salamanca ha recuperado 11.000 trabajadores al tiempo que perdía 7.500 personas en edad de trabajar en apenas seis años.

Por otro lado, y echando la vista más atrás, a ese 2009 en el que se vio por última vez hasta la fecha actual la cifra superior a los 120.000 afiliados, la pérdida de población activa también es superior a los 5.000 potenciales trabajadores, mientras que la global de la provincia también ha descendido en 23.000 personas.

A todo lo anterior, y referente al crecimiento menor con respecto a anteriores años, también es cierto que crecer sobre lo crecido siempre es más complicado. Sumando a ello, además, una población menor que necesariamente implica menos necesidades comerciales e industriales.   

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído