Los salmantinos, de los más legales del país ante el seguro por incidencias con su vehículo

Seis de cada cien partes que se dan al seguro por incidentes con el automóvil son falsos. Una estafa que, en el caso de Salamanca, es mucho menor a la media nacional

 Parte amistoso accidente
Parte amistoso accidente

Seis de cada cien partes que se dan al seguro por incidentes con el automóvil son falsos. Ésta es la conclusión principal a la que ha llegado un informe publicado recientemente por Línea Directa —que cuenta con más de 2,1 millones de clientes en cartera— sobre el fraude en el sector automovilístico.

Una estafa que, en el caso de Salamanca, es mucho menor a la media nacional, ya que se sitúa en sólo el 3,63% de los casos examinados por la compañía aseguradora en la provincia, tan sólo superadas por otras como Teruel, Pontevedra o Soria. En el lado opuesto se sitúan provincias como Murcia, Almería o Jaén, donde el índice de fraude es muy elevado. Este engaño provoca unas pérdidas anuales de 833 millones de euros. 

El coste por estafa está situado en una media nacional de 1.286 euros; aunque en el caso de Salamanca se estima en una cifra algo inferior, en los 1.123 euros.

A la hora de engañar al seguro, la gran mayoría de casos, el 93,5%, está relacionado con los daños materiales en el vehículo, y sólo el 6,5% tiene que ver con supuestos daños físicos sufridos. El perfil del defraudador habitual es el de un hombre de entre 18 y 24 años, desempleado o con un trabajo precario, que pretende "tener el coche impoluto". Por su parte, el informe afirma que las mujeres que cometen el engaño lo suelen hacer porque "necesitan el dinero".

Aragón, Navarra, Galicia, Baleares y Castilla y León son las comunidades donde menos se defrauda en materia
de seguro de automóvil. Por contra, seis de las ocho provincias andaluzas (todas excepto Huelva y Córdoba) son las más mentirosas a la hora de dar partes. Acompañan a ese dudoso honor
los conductores de Toledo, Cuenca, Albacete, Alicante, Murcia y Barcelona. 

Los rotonderos

El informe también destaca la implantación de mafias en España que se dedican a defraudar a las compañías de seguros. Castilla y León ni se acerca a ser la comunidad autónoma en la que más confluyen este tipo de delincuentes, pero sí que se ha detectado su presencia en la región en los últimos cinco años.

Estas mafias no sólo simulan los siniestros, en muchos casos los provocan. El caso más habitual que recoge el informe es el de los rotonderos, conductores que circulan por el carril exterior de una glorieta a poca velocidad y que aceleran de repente, provocando el choque de los vehículos. Posteriormente reclaman los daños, incluidas las posibles lesiones.

Murcia es la comunidad en la que más redes mafiosas de este tipo operan en relación a su población.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído