Los salmantinos serán quienes escojan si reciben atención presencial de su médico o pasan consulta telemática

La consejera de Sanidad ha señalado que la inmunización de pacientes y profesionales permiten recuperar una “atención presencial a demanda del paciente”. Eso sí, solo una de cada dos citas en el centro de salud podrá ser presencial

Los salmantinos serán quienes escojan si reciben atención presencial de su médico o pasan consulta telemática
Los salmantinos serán quienes escojan si reciben atención presencial de su médico o pasan consulta telemática

Con un poco más de retraso de lo esperado, Castilla y León se prepara para recuperar la atención presencial en los centros de salud. Sin embargo, lo hará con un condicionante esencial, y es que será el propio ciudadano el que elija si quiere que su médico o enfermera lo atienda de manera presencial o telemática.

Así lo han explicado tanto Verónica Casado, consejera de Sanidad, como la doctora Elvira Callejo, directora técnica de Planificación, Atención Primaria y Derechos de los Usuarios de Sacyl, quienes han concretado que las citas presenciales se recuperarán de manera real a finales de este mes de mayo. Es lo que han denominado “atención presencial a demanda del paciente”, que "ha llegado para quedarse".

Tal y como ha detallado Casado, si antes era el profesional el que, tras atender telemáticamente, filtraba y decidía si el paciente necesitaba acudir al centro de salud, ahora será el propio ciudadano el que elija si quiere acudir de manera física a que el profesional sanitario lo trate o si su gestión se puede realizar de manera telefónica.

Por lo tanto, será el paciente al solicitar cita, ya que sea a través de los administrativos del centro de salud o a través de la app Sacyl Conecta o la página web, el que muestre su preferencia por recibir atención presencial o telemática. Pero, para evitar aglomeraciones en los centros, solo una de cada dos citas podrá ser presencial. Es decir, que los profesionales alternarán consultas presenciales y telemáticas hasta un máximo del 50% de las primeras, si bien en función de la situación epidemiológica podrán ir variando estos porcentajes.

Además, tanto la consejera como la doctora Callejo han pedido a los ciudadanos que hagan “un uso responsable” de las citas presenciales, ya que “hay problemas que pueden ser solucionados telemáticamente”. Como ejemplo, han puesto que los trámites administrativos, el conocer resultados de pruebas o análisis, la gestión de recetas o la solicitud de informes puede realizarse por teléfono, por lo que habría que solicitar la opción de no presencial.

Mientras, cuando surge un problema de salud nuevo o se agrava uno ya conocido, así como todas las actuaciones que se tengan que hacer sobre la persona, como curas o inyecciones, tendrán que realizarse de manera presencial y así lo tendrá que marcar el paciente. También se hará así cuando haya dificultades de comunicación.

No obstante, Elvia Callejo ha recalcado que si se tienen síntomas de COVID-19 no hay que seleccionar la opción presencial, sino que se ha de elegir la telemática y será el profesional el que apunte cómo proceder.

La vacunación de los profesionales y los pacientes permiten la recuperación de las citas presenciales

Verónica Casado insistía en que la atención presencial no ha dejado de prestarse en ningún momento de la pandemia, aunque sí que reconoció una reducción de la misma siguiendo instrucciones del Ministerio de Sanidad, de los colegios profesionales y de las sociedades científicas.

Una idea que confirmó la directora técnica de Planificación, Atención Primaria y Derechos de los Usuarios de Sacyl, quien mostró que desde que comenzó la pandemia, las consultas a los médicos y enfermeras de Atención Primaria han crecido significativamente. Precisamente, “por la pandemia puede que ahora consultemos cosas que antes no eran problemas médicos”, como pueden ser los síntomas relacionados con la COVID-19.

Pero la doctora Callejo también explicó que si ahora se decide recuperar las citas presenciales en prácticamente su totalidad es por la vacunación de los profesionales y de los pacientes más vulnerables.

Los sanitarios no atenderán a más de 34 pacientes por día sumando a los telemáticos y los presenciales

El protocolo aprobado por la Consejería de Sanidad establece que en todos los equipos de Atención Primaria se crearán agendas con huecos ofertados a demanda del paciente. Así, la agenda de los médicos de Familia ofrecerá huecos a demanda del paciente durante una serie de horas que estará en función de su cupo asignado, municipios que atienda y presión asistencial media.

El número de huecos a demanda que oferte la agenda diaria de cada profesional estará en relación con su presión asistencial media, no superando los 34 pacientes en condiciones ordinarias. Eso sí, dicha cifra se podría incrementar en un 10-20 % en situaciones de necesidad y para evitar demoras (cobertura de ausencias, aumento puntual de demanda en épocas de gripe, por ejemplo).

El resto de la jornada laboral será para la realización de las consultas programadas que haya planificado cada profesional, así como otras actividades docentes, de investigación y reuniones de equipo.

En cuanto a la agenda de la enfermera de Familia, se advierte en primer lugar que el tiempo a determinar para cada hueco es variable por la diversidad de procedimientos realizados por enfermería. En el caso de la demanda se plantea como adecuado ofertar huecos de 7-8 minutos, ya que aquellos que pueden requerir mayor tiempo de asistencia serán en su mayoría concertados por el profesional.

Mayor relevancia para los administrativos

La Consejería de Sanidad también pretende dar una mayor relevancia al papel de las unidades administrativas que trabajan en los centros de salud, de manera que puedan ayudar en la canalización adecuada de las citas en función del motivo argumentado por el paciente, así como en la desburocratización de las consultas médicas.

Con esta herramienta, el profesional administrativo que responda la solicitud de consulta podrá orientar a la persona que pide una cita sobre el profesional más adecuado para atenderle o el tipo de consulta (presencial o no) más adecuado, optimizando así el tiempo de profesionales y pacientes. Todo esto sin perjuicio de que si un paciente solicita ser valorado por otro profesional diferente, se asigne cita con dicho profesional (si existe hueco disponible en la agenda).

Esta canalización de la demanda, necesaria en todo momento, es especialmente importante cuando no hay hueco disponible en la agenda del profesional solicitado por el paciente, porque lo importante es darle una solución al ciudadano.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído