​Las sanciones a dueños de animales de compañía en Salamanca capital superaron los 200.000 euros en 2017

Supone un incremento de más de 20.000 euros respecto al año anterior. Prácticamente la totalidad de las infracciones fueron cometidas por los propietarios de perros, y la mayoría de multas obedecen a la falta de documentación o chip o la ausencia de bozal o similares, pero no por la no recogida de excrementos de perros, ya que sólo hubo cuatro expedientes relacionados con este asunto

 Perro parada autobus
Perro parada autobus

Tener un animal de compañía supone una serie de obligaciones. Los dueños de estos deben tenerlos censados e identificados, recoger sus excrementos, no maltratarlos, transportarlos de manera correcta, usar bozal en aquellos que los precisen, no abandonarlos, y otras muchas más disposiciones recogidas en la Ley 5/1997 del 24 de abril de dicho año.

Una legislación que se publicó debido a la “creciente sensibilidad social en torno al respeto, la protección y la defensa de todos los seres vivos, en general, y de los animales más próximos al hombre, en particular”, según se explica, y que con el paso de los años se aplica con más vehemencia, ya que esa “sensibilidad” cada vez es más patente y está más aceptada. Lo que buscan estas leyes es la mejor relación posible entre los animales de compañía y los seres humanos tanto en el aspecto higiénico como en la protección de los primeros, evitando los tratos degradantes cueles o abusivos por parte de los segundos.

Más de 20 años después de su implantación, esta legislación sigue vigente, y además con más fuerza que nunca. Debido al gran incremento de animales de compañía (sobre todo de perros) así como a una mayor vigilancia y concienciación social (lo que motiva un mayor número de avisos y denuncias), en Salamanca cada vez hay más sanciones por no cumplir la legislación vigente.

Si en 2016 los expedientes resueltos ascendieron a 342, con una cuantía que alcanzó los más de 181.000 euros, este número sufrió un notable aumento en el pasado año, llegándose a los 374 expedientes resueltos, lo que supuso una cuantía de 203.805,05 euros.

Según han explicado desde fuentes autonómicas a SALAMANCA24HORAS, pese a que la ley corresponde a todos los animales de compañía y potencialmente peligrosos, prácticamente la totalidad de las sanciones corresponden a perros, y mayoritariamente las multas se deben a falta de documentación o de chip, la ausencia de bozal u otras similares.

De hecho, según explican, pese a que “la no recogida inmediata de los excrementos evacuados por un animal de compañía en la vía pública” es una sanción que viene tipificada como tal, es difícil ‘cazar’ a los dueños en el momento exacto que no retiran las deposiciones, por lo que suele ser complicado poder sancionar por ese motivo (ya que, por el momento, no se puede identificar al animal a través del excremento).

De hecho, como reflejó la concejala de Salud Pública del Ayuntamiento de Salamanca (María José Fresnadillo) en el pasado mes de mayo, con motivo del inicio de una campaña para la recogida de excrementos de perro, durante el 2017 sólo hubo cuatro expedientes sancionadores relacionados con este asunto.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído