Sangre fría dentro del humo: la coordinación desde el aire, básica para frenar cuanto antes el avance de las llamas

Elena Hernández, jefa de servicio del Área de Defensa de Incendios Forestales en el Centro de Coordinación del MITECO, explica en SALAMANCA24HORAS.COM cómo es el trabajo de apoyo del Gobierno en incendios como el que tuvo lugar este verano en San Felices de los Gallegos

Un helicóptero en el incendio de San Felices de los Gallegos | Foto: S24H
Un helicóptero en el incendio de San Felices de los Gallegos | Foto: S24H

Un incendio tiene muchas piezas y todas ellas tienen un trabajo independiente que a la vez son necesarias para el objetivo común: acabar con el avance del fuego. Desde las brigadas de tierra de bomberos de la Diputación de Salamanca, de la Junta de Castilla y León o de las BRIF (Brigadas de Refuerzo en Incendios Forestales MITECO); hasta los diferentes medios aéreos, pasando por el trabajo del director de extinción, de la Guardia Civil o de los voluntarios. Dentro del caos, todo tiene una organización y mantener la calma en estos momentos de tensión se convierte en vital para frenar el avance de las llamas.

Hay trabajos en un incendio de sobra conocidos, ya se han mencionado con anterioridad, pero hay otros que se realizan en la sombra o a cientos de kilómetros del lugar donde las llamas están arrasando con todo. Cuando un incendio se convierte en una seria amenaza, la Junta de Castilla y León tiene que pedir apoyo al Gobierno; es aquí donde entra a formar parte del trabajo el Centro de Coordinación de la Información Nacional sobre Incendios Forestales del MITECO.

Para conocer cómo se desarrolla esa labor a tantos kilómetros de distancia de un incendio, desde SALAMANCA24HORAS.COM hablamos con Elena Hernández, una de las jefas de servicio del Área de Defensa de Incendios Forestales del mencionado Centro.

¿Cuál es el trabajo del MITECO en los incendios forestales de España?

La competencia en los fuegos forestales de cualquier lugar de España pertenece a las comunidades autónomas. Por tanto, en todos los que se desarrollan en la provincia de Salamanca es la Junta de Castilla y León la encargada de gestionarlos.

Sin embargo, cuando un incendio tiene una virulencia excesiva, amenaza un núcleo de población, las condiciones del terreno complican su extinción o la meteorología supone un grave problema, las comunidades piden apoyo al Gobierno. “Nuestra función es de apoyo y colaboración; por ejemplo, en el incendio forestal de San Felices de los Gallegos lo que hicimos fue coordinar con el centro autonómico de mando de Castilla y León el envío de los medios del MITECO a la vez que teníamos activos otros incendios. Primero ellos se ponen en contacto con nosotros y nos precisan qué es lo que necesitan y para qué incendio, es decir, nos apuntan qué tipos de medios solicitan y nosotros evaluamos cuáles podemos mandar”

Ellos nos tienen que enviar un formulario oficial de solicitud de medio que nos tienen que indicar unos datos fundamentales para trasladar a la tripulación y que puedan actuar con condiciones de seguridad. Son datos como saber las coordenadas, qué terreno se ve amenazado, la superficie estimada, el director de extinción y su teléfono, el tipo de comunicaciones vía radio que van a tener, los medios de la comunidad que están actuando… Nosotros valoramos qué medios cerca pueden atender esa llamada. Sin embargo, a veces esos medios están ocupados y tenemos que coger medios de otras localizaciones más lejanas. Si hacen falta, hemos llegado a mover medios de Valencia a Cáceres o de Zaragoza a puntos de Andalucía. 

incendio San Felices de los Gallegos (312)

Algo que nos deja claro Elena Hernández es que desde el Centro de Coordinación solo se toma la decisión de enviar o no medios del MITECO. “Cuando confirman la necesidad de esos medios, nosotros llamamos a nuestra base y les damos la orden de salida, no se la puede dar la comunidad autónoma. Aquí le decimos las condiciones que se van a encontrar y se ponen a las ordenes del director de extinción.

Tiene que quedar claro que nosotros no decidimos sobre el trabajo que hacen. No imponemos si van a trabajar en un flanco o en otro, eso es decisión del jefe de extinción. Eso sí, si necesitamos esos medios en otro incendio, hablamos con la comunidad autónoma y damos la orden para que regresen”.

incendio San Felices de los Gallegos (307)

Una vez que los medios están desplegados sobre el terreno, y para realizar un seguimiento, desde el Centro de Coordinación están en constante contacto con las comunidades autónomas y con el jefe de extinción, pero también con un técnico BRIF que se encuentra sobre el terreno.

Sin embargo, hay ocasiones en las que esta no es su única misión. Por ejemplo, volviendo a ese incendio de San Felices de los Gallegos, fueron múltiples medios aéreos los que participaron en la extinción de las llamas, tanto de la Junta de Castilla y León como de las diferentes bases pertenecientes al MITECO; pero también operó un avión de coordinación (modelo Cessna) procedente de Talavera La Real (Badajoz).

La importante labor del avión de coordinación

Los otros medios aéreos, como son helicópteros, aviones anfibios, zapatones… pueden ser más conocidos, sin embargo, poco se conoce del trabajo vital que realiza el avión de coordinación y observación que sirve para apoyar a las comunidades autónomas en las operaciones de los medios aéreos en el incendio.

“Son aviones pequeños. Van cuatro personas: el piloto, el copiloto, un técnico experto en coordinación y otro experto en tratamiento y toma de imágenes”, nos cuenta Elena Hernández justo en el momento en el que recibe una llamada por un incendio en Badajoz, “que salgan”, escuchamos decir mientras nos explica: “esto sucede así. Tenemos los medios preparados ante el primer aviso y con la confirmación damos la orden para que actúen”.

Acto seguido, continúa explicando la labor de ese aeronave de coordinación “Ese avión, bien si forma parte del MITECO o de la propia Comunidad Autónoma, en caso de activarse, como sucedió en el incendio de San Felices, este coordina absolutamente todo lo relacionado con el aire. Establece los tráficos de las aeronaves, las zonas de carga de agua y descarga de agua, las bases de repostaje. En concreto en el incendio de Salamanca, con múltiples medios aéreos, 8 del MITECO, más los de las CCAA, se llevó a cabo la ordenación del espacio aéreo”.

Elena Hernández nos explica que es “una función que no es tan conocida, pero que resulta de vital importancia, sobre todo en el papel de la seguridad. Estos aviones se despliegan y son muy importantes en lugares de difícil acceso, donde la orografía hace difícil la extinción, donde el humo dificulta mucho la visión o donde todos los aviones deben ir descargando en una zona muy próxima entre ellos. Por este motivo es necesario organizar muy bien, y en tiempo récord, quién entra en el incendio, quién sale… Además, no van en el mismo carrusel de sectores del incendio todos los medios aéreos, depende de su tipología porque tienen diferentes actuaciones, diferentes velocidades… coordinar todo esto es de vital importancia para ganar la batalla al fuego”.

Sin embargo, esa no es la única función que tiene este avión que opera muy por encima del lugar del fuego. “Se trata de la observación, que la pueda hacer a la vez. Simplemente observan cómo está la situación y la transmite a través de cámaras que envía imágenes en directo en espectro visible o infrarrojos. Son cámaras de calor que detectan los puntos calientes del fuego y que se envían, al igual que las fotografías, vía ‘streaming’. Estas imágenes nos llegan a nosotros y al puesto de mando de extinción y a la comunidad autónoma”.

Por último, Elena Hernández nos explica que la colaboración entre MITECO y comunidades autónomas es fundamental. “La coordinación con las CCAA hace que todo funcione fenomenal. Con la colaboración hacemos que los incendios se hagan lo menos extensos posibles. Aportan tanto los medios de las comunidades como los del Ministerio”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído