El servicio de Aparato Digestivo de Salamanca realiza unas 7.000 nuevas consultas y 25.000 revisiones de seguimiento al año

Según el jefe del servicio, Antonio Rodríguez, los trastornos funcionales, aquellos cuya causa no se conoce, son los más frecuentes de los que se atienden en este servicio

 IMG 1887 1200x800
IMG 1887 1200x800

El servicio de Aparato Digestivo del Hospital Clínico de Salamanca se encarga de la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de aquellas enfermedades que afectan al tracto digestivo, así como a los órganos glandulares asociados, tales como el esófago, el estómago, el intestino delgado, el colon, el recto, el ano, el hígado, las vías biliares y el páncreas.

Por este servicio pasan un gran número de pacientes. Según ha explicado el jefe de servicio, el doctor Antonio Rodríguez, a SALAMANCA24HORAS, cada año se realizan unas 7.000 consultas nuevas y 25.000 revisiones de pacientes en seguimiento, así como unas 18.000 endoscopias y unas 2.000 ecografías al año, ya que algunas se realizan desde el servicio de Radiodiagnóstico.

Este servicio se divide en cuatro grandes áreas: una se encarga de las enfermedades funcionales, otra para las enfermedades inflamatorias intestinales, otra para el hígado y otra para las endoscopias. Además, según ha señalado Rodríguez, hay consultas especiales para aquellos ciudadanos con alto riesgo de tumores y actividad hospitalaria, con unas 1.700 altas al año de pacientes que han ingresado en Digestivo.

Los trastornos funcionales, los más frecuentes

En cuanto a las patologías más frecuentes a las que se enfrenta este servicio, el doctor Rodríguez ha destacado los trastornos funcionales, que son aquellos problemas que carecen de una razón estructural y no se conoce bien la causa, ya que influyen muchos factores, como intolerancias alimentarias, estrés, ansiedad, etc. que causan dispepsias funcionales o intestino irritable, entre otras cuestiones. “Son patologías benignas por las que nadie se muere, ni tiene que ingresar, ni hay que operarlo, pero afectan a la calidad de vida”, ha señalado.

Después, se encuentran las patologías relacionadas con el contenido gástrico y el esófago y, luego, las asociadas al helicobacter pylori, una bacteria que produce úlceras y gastritis, entre otras lesiones.

Posteriormente, según el jefe de servicio de Aparato Digestivo, se sitúan los trastornos hepáticos, sobre todo, los asociados a esteatosis hepática o hígado graso. Destacan también los trastornos asociados al páncreas, los biliares y, luego, la patología tumoral que puede ser benigna o cáncer. De ellos, el más frecuente es el de colon, seguido del de estómago, esófago, páncreas e hígado.

Otro grupo de enfermedades son las enfermedades inflamatorias intestinales que engloban, principalmente, la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. Salamanca cuenta con unos 1.500 o 1.600 pacientes en seguimiento con este tipo de enfermedades y al año se diagnostican unos 40 o 50 casos nuevos.

De totas las patologías, las tumorales son las más graves. En este sentido, el doctor Rodríguez insiste en la importancia del diagnóstico temprano que permite incrementar considerablemente el porcentaje de cánceres que se pueden curar. “Se ganan más años de vida con diagnósticos precoces y medidas para ellos que con tratamiento de cánceres avanzados”, ha subrayado.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído