Solo el 8% por ciento de los niños usa los dispositivos electrónicos mayoritariamente para un fin educativo

Casi el 60% de los adultos opina que, para que los niños mejoren sus capacidades tecnológicas a nivel educativo, necesitan más actividades interactivas que fomenten el trabajo en equipo

2 Comentarios

Una niña juega con una tablet
Una niña juega con una tablet

La pandemia ha cambiado la vida de muchos, aunque, sin duda alguna, los niños han sido unos de los grandes protagonistas de esta historia. Con ayuda de los padres, los niños consiguieron adaptarse al uso de dispositivos electrónicos en materia de educación. Tras este gran avance, que supuso la única solución para que millones de niños en nuestro país pudieran acabar el curso, ¿en qué punto se encuentran los niños respecto al uso de los dispositivos electrónicos?

Para dar respuesta a esto, SPC, marca española de electrónica de consumo, ha lanzado la ‘I Radiografía de los españoles smart’. Este estudio muestra que, actualmente, y con la vuelta a la normalidad en las aulas, los productos electrónicos empleados para un fin escolar han caído en desuso por parte de los pequeños y ahora los utilizan más para ocio y juego que para estudiar.

El estudio revela que, de los encuestados con niños a su alrededor, hay un 46,4% que considera que el uso mayoritario que los pequeños hacen de los dispositivos electrónicos es para jugar y tan solo un 8,3% considera que los usan mayoritariamente como complemento educativo.

El informe realizado por SPC también refleja cómo los padres ven la necesidad de asignaturas que enseñen a los niños las ventajas de la tecnología, de actividades interactivas que fomenten el trabajo en equipo y del uso de dispositivos electrónicos en las aulas para mejorar sus capacidades tecnológicas.

Solo un 8,3% de los niños hacen un uso mayoritario de los dispositivos electrónicos para consultar información como ayuda a sus tareas de clase

Los niños han sido unos de los grandes protagonistas de todos estos meses de cambios y adaptaciones impuestas por la crisis del COVID-19. Sus horas de juego, de interacción con amigos y de disfrutar de actividades en grupo se vieron modificadas hasta casi su desaparición. El confinamiento y las cuarentenas también cambiaron drásticamente su forma de estudiar haciendo que esta evolucionara hacia el ámbito digital. A pesar de este aumento del uso de los dispositivos tecnológicos durante los meses de clases online, los adultos con niños a su alrededor señalan que, hoy, solo un 8,3% de los pequeños hace uso de ellos mayoritariamente para cumplimentar información para sus tareas de clase.

En este sentido, el 46,4% de los encuestados considera que jugar ha sido el uso principal de los aparatos electrónicos por parte de los niños, seguido de un 26,4% que opina que los utilizan para ver contenidos audiovisuales. Un minoritario 7,7% de los encuestados cree que los niños los han utilizado mayoritariamente para estar en contacto con sus familiares y amigos, un 6.7% para usar aplicaciones para aprender jugando (por ejemplo, los idiomas) y un pequeño 4%, para escuchar música.

Lo que sí parece estar claro es que lo niños han cambiado su relación con los dispositivos electrónicos en los últimos meses. Así lo confirma el 84% de los adultos con niños en su entorno, si bien, la amplia mayoría, el 36,2%, opina que lo que ha aumentado ha sido el uso para momentos relacionados con el ocio.

El 36,2% de los niños ha aumentado el uso de los dispositivos electrónicos para sus momentos de ocio

Tras el período de mayores restricciones en los que se observó un aumentó en el uso de dispositivos electrónicos por parte de los pequeños en el ámbito escolar, parece que la tendencia a usar más este tipo de terminales se ha quedado entre nosotros. Así, 8 de cada 10 encuestados con niños en su entorno afirman que estos han modificado en gran medida su relación con estos dispositivos. Sin embargo, la gran mayoría afirma que, a lo largo de este curso, son las horas de uso para ocio las que más han incrementado los más pequeños.

Así, de los adultos con niños a su alrededor que han participado en este estudio de SPC, el 36,2% considera que los pequeños han aumentado las horas de uso para momentos relacionados con el ocio. Por el contrario, solo un 28% considera que ese mayor uso es debido a temas educativos. Por su parte, un 16% que piensa que no han variado ni su uso ni el tiempo dedicado a los mismos o que han hecho un uso equitativo para ambas cosas (15,1%).

A pesar de esta situación, en el otro extremo, nos encontramos con un reducido 4,9% que afirma que los menores han reducido las horas de uso totales de los dispositivos electrónicos

La tecnología y gamificación para el desarrollo de la creatividad infantil

Uno de los grandes retos de los padres es inculcar a los niños buenos hábitos de uso de los dispositivos electrónicos. Por eso, se genera entre ellos dudas sobre las ventajas e inconvenientes del uso de estos aparatos por parte de los pequeños para aprender a través del juego.

Un altísimo 80,7% de los encuestados piensa que la tecnología y las actividades de gamificación son un apoyo para el desarrollo de la creatividad infantil porque les ayuda a resolver retos, un 65,3% afirma que les genera autonomía y un 57, 2% considera que estas actividades no presenciales les ayudan a perder el miedo a equivocarse.

Al otro lado nos encontramos que un 68,8% de encuestados que afirma que con la tecnología los niños buscan la inmediatez y ya no son capaces de buscar inspiración en otros ámbitos si les lleva más tiempo. Le sigue un 61,1% de las respuestas que considera que esta conectividad constante les puede volver personas menos sociables y un 58,62% que cree que los niños ya no saben hacer nada si no es digital.

Preguntados por las posibles soluciones que podrían mejorar las capacidades tecnológicas de los niños a nivel educativo, la mayoría de los encuestados, casi 6 de cada 10, tiene claro que el entorno educativo debería proponer actividades interactivas que fomenten el trabajo en equipo. Le sigue un 48,6% que defiende que los niños deberían contar con asignaturas que les enseñaran a ver las ventajas de la tecnología en distintos ámbitos educativos y un 42% que considera que disponer de más dispositivos electrónicos en las aulas ayudaría a que los niños asociaran este dispositivo al aprendizaje y no solo al ocio.

Niños y tablets, el tándem perfecto para el crecimiento académico y el desarrollo cognitivo de los niños según un 81,2% de la población

Si de un dispositivo estrella entre los niños tuviésemos que hablar actualmente, sería la tablet, ya que puede ayudar a mejorar ese rendimiento escolar tan buscado a partir de, por ejemplo, actividades y juegos digitales, así como a optimizar la adaptación al entorno digital. El estudio ‘I Radiografía de los españoles smart’ de SPC revela que más de un 80% de los encuestados cree en los beneficios de su uso ya que ayuda al crecimiento académico y desarrollo cognitivo de los niños, al mismo tiempo que a recibir el apoyo y refuerzo que necesitan en las asignaturas en las que se encuentren con más dificultades. Un 74% de las respuestas apunta a que el uso de tablets por parte de los pequeños les ofrece un aprendizaje adaptativo y personalizado a las características y necesidades de cada uno.

En el lado contrario, el estudio pone de manifiesto que 8 de cada 10 encuestados piensan que los niños se vuelven muy cómodos a la hora de buscar fuentes de información y contrastar datos y afirma que este tipo de dispositivos debería ser un recurso complementario al proceso de aprendizaje guiado por métodos más tradicionales.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído