Tengo una contractura: ¿Cómo alivio el dolor?

Hay que tener especial cuidado con la automedicación y con la aplicación del frío y el calor

1 Comentarios

Contractura muscular | Fotografía Infosalus
Contractura muscular | Fotografía Infosalus

En la época digital pasamos demasiado tiempo sentados en una silla en nuestros respectivos trabajos. Este es el principal motivo por el que han aumentado las contracturas entre la población.

Tener una contractura suele ser por regla general bastante doloroso, sobre todo si no se trata a tiempo. La mayor parte de ellas se producen en la espalda y en la zona de las cervicales. Ello viene motivado porque pasamos demasiado tiempo frente a una pantalla o mirando hacia abajo porque estamos escribiendo. Su origen también puede estar en una actividad deportiva.

¿Qué debemos hacer si nos detectan una contractura?

El primer paso, por supuesto, es ponernos en manos de un especialista para que nos de las pautas que debemos seguir. Es importante no automedicarse. Resulta habitual que las personas de nuestro alrededor nos digan “toma un enantyum o un relajante muscular”. Lo cierto es que estos dos medicamentos suelen ser los que se recetan. Sin embargo, únicamente debemos tomarlos bajo supervisión médica. El principal motivo es porque son medicamentos fuertes. De manera que, si nos habituamos a consumirlos diariamente, es posible que nos dejen de hacer efecto o peor aún que nos volvamos adictos a ellos.

¿Frío o calor?: cuándo aplicar

Otro error grave que debemos de aclarar es cuándo aplicar frío o calor en la zona.

FRÍO: el frío se aplica para las lesiones articulares, no musculares. De hecho, las contracturas y el frío no se llevan muy bien. Cuando nos da el frío de lleno lo que hacen nuestros músculos es contraerse, agravando por tanto la contractura. Por eso, se recomienda tener especial cuidado en la época de verano por la presencia del aire acondicionado. Si estas cerca de él lo mejor es que te cubras esa zona.

CALOR: en este caso, el caso actúa como analgésico. Por eso sí se recomienda en caso de sufrir una contractura, ya que ayudará a que el musculo esté más relajado. Sin embargo, hay que tener en cuenta el tiempo. Es importante que no apliquemos en la zona calor durante más de 20 minutos seguidos, ya que nos puede producir el efecto rebote, y surgir el famoso dicho de “es peor el remedio que la enfermedad”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído