¿Tiene ómicron un periodo de infecciosidad más corto?

Los requisitos legales para el aislamiento también han cambiado en algunas jurisdicciones

EP

0 Comentarios

Variante Ómicron | Foto: Infosalus
Variante Ómicron | Foto: Infosalus

Aunque la variante ómicron parece ser menos dañina que las anteriores en cuanto a la gravedad de la enfermedad, las hospitalizaciones y las muertes, una viróloga participante en una reunión especial sobre COVID-19 del Congreso Europeo de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas (ECCMID 2022), asegura que las pruebas obtenidas hasta ahora de los estudios que usan el virus cultivable como marcador de infecciosidad muestran que el periodo de infecciosidad de la variante omicron no es convincentemente más corto que el de otras variantes (desde unos 2 días antes de que aparezcan los síntomas hasta 7 días después).

"Las decisiones que están tomando los distintos países del mundo de acortar el periodo de aislamiento para las infecciones por ómicron se basan en parte en las pruebas obtenidas de la modelización, pero también tienen en cuenta el hecho de que ómicron está causando una enfermedad menos grave, y menos hospitalizaciones y muertes. Es una forma de volver a algo parecido a la vida normal y aceptar la transmisión de esta variante ómicron menos peligrosa", afirma la viróloga doctora Marjolein Irwin-Knoester, del Centro Médico Universitario de Groningen (Países Bajos).

"A partir de las evidencias obtenidas hasta ahora, no estoy convencida de que una persona pueda ser infecciosa durante un periodo de tiempo más corto con ómicron que con las variantes anteriores", advierte.

En un momento reciente y con la situación en constante evolución, los periodos de aislamiento variaban de 4 días (en Noruega o Dinamarca) a 5 días (Países Bajos, Reino Unido con pruebas de antígenos para confirmar COVID negativo), a 7 días (Bélgica, España, personas vacunadas en Francia) a 10 días (recomendación de la OMS, Alemania, personas no vacunadas en Francia, recomendación general del Reino Unido).

Los requisitos legales para el aislamiento también han cambiado en algunas jurisdicciones; por ejemplo, en el Reino Unido, ya no existe un requisito legal para el autoaislamiento con COVID-19 y ahora es sólo una recomendación.

Por supuesto, hay circunstancias, reconoce la doctora Irwin-Knoester, en las que una persona debe prolongar su aislamiento más allá del tiempo recomendado por su país o por las directrices internacionales, concretamente si sigue teniendo síntomas en las vías respiratorias como tos y estornudos (pero no síntomas como cansancio o pérdida de olfato).

En el caso de las personas con estos síntomas continuos en las vías respiratorias, el aislamiento suele prolongarse hasta 10-14 días (siempre que no tengan síntomas graves y sean inmunocompetentes). En el caso de las personas con enfermedad grave, el virus activo puede permanecer durante más tiempo, por lo que en los entornos hospitalarios las normas suelen ser más estrictas.

Aunque hay algunas pruebas de que la vacunación disminuye el tiempo de eliminación del virus infeccioso, las pruebas en torno a este tema son contradictorias. Sin embargo, en el caso de ómicron, es probable que el efecto beneficioso de la vacunación en la reducción de la infecciosidad sea menor, muy probablemente debido a la falta de correspondencia entre las vacunas actualmente diseñadas y la variante de ómicron.

En el caso de los huéspedes inmunocomprometidos, especialmente los receptores de trasplantes y los pacientes hematológicos, la eliminación del virus infeccioso puede continuar durante meses. Pero esto no ocurrirá en todos esos pacientes.

En los entornos sanitarios, se utiliza un tiempo más largo desde el inicio de los síntomas para aislar a los inmunocomprometidos (por ejemplo, de 14 a 21 días) y, en el Centro Médico Universitario de Groningen, donde trabaja la doctora Irwin-Knoester, los equipos médicos utilizan el valor Ct (la carga viral calculada a partir de las pruebas de PCR) para estimar la contagiosidad de las personas inmunocomprometidas.

La doctora Irwin-Knoester cree que para las infecciones causadas por la variante ómicron, un máximo de 7 días de aislamiento (sujeto a las excepciones anteriores) debería ser seguro en casi todos los casos de infección. Sin embargo, también cree que 5 días suponen un equilibrio aceptable entre la infecciosidad del virus y lo que la mayoría de las comunidades están dispuestas a aceptar en el futuro, especialmente después de unos dos años de restricciones en muchos casos.

Lo que podría dejar todo "en el aire" de nuevo es la aparición de una nueva variante, especialmente una que cause una enfermedad más grave y/o que pueda evitar la inmunidad generada por las vacunas (una variante llamada "rompevacunas"). "Si se trata de una nueva variante que enferma gravemente, yo recomendaría volver a periodos más largos de aislamiento, con siete días como mínimo", concluye.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído