Trucos que te enseñarán a escoger la mejor sandía

Detalles como el sonido, el color, el peso y la forma te revelarán qué sandía es la más rica de la frutería

3 Comentarios

Sandía | Fotografía EP
Sandía | Fotografía EP

Durante los meses de verano se amplía el abanico de frutas, hay una mayor variedad. Entre ellas, una de las preferidas es la sandía.

La sandía es una fruta muy recomendada en el verano puesto que está compuesta principalmente de agua, en un 90%, y favorece nuestra hidratación, sin necesidad de estar bebiendo continuamente vasos de agua. Sin embargo, su gran tamaño hace que nos entre el miedo cuando estamos en la frutería. Porque imaginaros que la sandía que nos disponemos a comprar pesa 7 kg, si es buena, todo fenomenal porque está muy rica y nadie se va a quejar, pero si es mala, ¿qué hacemos con 7 kg? ¿tiramos el dinero?

La verdad que es un gran dilema. Por este motivo ponemos a tu disposición un truquito muy fácil que te permitirá asegurarte de llevar una buena sandía para casa.

Lo más importante para reconocer a una buena sandía es el sonido. Hay que tocar la sandía para comprobar su estado interior.

En el caso de que suene un sonido más contundente, al estilo “tom-tom” nos indicará que estamos ante una sandía que no está completamente madura. En el caso de que el sonido sea más hueco, al estilo “plas-plas” nos servirá para saber que la sandía está madura, y, por tanto, lista para comer.

El color, el peso y la forma también son indicadores para tener en cuenta. Cuanto más fuerte y más pese la sandía, al igual que cuanto más redondeada esté, mayores serán las probabilidades de que hayamos acertado con la sandía idónea.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído