Los últimos datos de incidencia acumulada en Salamanca alejan todavía más la reapertura del interior de la hostelería

La situación provincia se encuenta en 205 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días

0 Comentarios

El Bocyl publica las restricciones de Semana Santa con limitación de las reuniones a cuatro personas, a excepción de las terrazas
El Bocyl publica las restricciones de Semana Santa con limitación de las reuniones a cuatro personas, a excepción de las terrazas

La incidencia acumulada de COVID-19 a siete días en Castilla y León se situó este lunes en 99,75 casos por cada 100.000 habitantes, lo que supone un ligero repunto de 0,68 con respecto a la jornada de ayer pero una disminución de más de ocho casos en relación a los 107,85 registrados hace una semana. 

No obstante, sí aumentó la tasa de contagios a 14 días, al pasar de los 194,33 del pasado lunes a los 209,82 notificados hoy, si bien el incremento intersemanal se redujo en más de la mitad, al pasar del 17,5 por ciento experimentado la semana anterior al 8 por ciento de los últimos siete días.

Cabe recordar que la Junta de Castilla y León, de conformidad con la decisión adoptada en el Consejo Interterritorial de Salud, establece que todos los municipios por encima de 5.000 habitantes que superen los 150 casos po cada 100.000 habitantes de incidencia acumulada en los últimos 14 días deberán cerrar el interior de su hostelería y las salas de juego

Por provincias, Segovia (365,52), Burgos (327,97) y Soria (261,01) siguen siendo las que mayor incidencia acumulada a 14 días presentan, dentro del umbral de riesgo muy alto. Por debajo, en la zona de riesgo alto, se sitúan Palencia (213,95), Salamanca (205,01), Valladolid (169,98) y León (161,69), mientras que Zamora (127,79) y Ávila (126,85) se ubican ya en zona de riesgo medio.

En el municipio de Salamanca la incidencia se eleva hasta los 213 casos en los últimos 14 días, por lo que la apertura del interior de la hostelería se encuentra cada vez más lejos, ya que este indicador tiene que estar por debajo de 150 casos por cada 100.000 habitantes durante siete días de forma ininterrumpida para que se permita la apertua de los bares de puertas para dentro. 

La situación provincial en cuanto a los valores de incidencia acumulada a siete días se reduce de forma generalizada, situándose en la zona de riesgo muy alto las provincias de Segovia (195,47) y Burgos (137,84). Por su parte, Soria (113,63), Salamanca (101,75), Palencia (97,93), León (84,35) y Valladolid (81,82) se sitúan en riesgo alto, y Zamora, con una incidencia de 63,31, y Ávila, con 53,28 casos por cada 100.000 habitantes, se ubican ya en la zona de riesgo medio.

La tasa de incidencia acumulada de casos de COVID-19 a 14 días en personas mayores de 65 años en Castilla y León sí registró un incremento en la última semana, al pasar de los 121,72 casos de la semana pasada a los 139,48 actuales. Ese crecimiento también lo experimentó la incidencia acumulada a siete días, situada en 71,70 frente a los 65,67 casos notificados para este tramo de edad la semana pasada.

Ingresados en UCI  

La ocupación de camas en las UCI de los hospitales de Castilla y León por pacientes COVID-19 se mantuvo estable, con una muy ligera disminución con respecto a la notificada hace siete días al registrar actualmente un 27,85 por ciento, apenas un 0,26 por ciento por debajo del 28,11 certificado siete días atrás. No obstante, el riesgo de la ocupación sobre camas extendidas se sigue manteniendo en riesgo muy alto en el conjunto de la Comunidad.

En ese nivel se encuentran, de hecho, las unidades de cuidados intensivos de los hospitales de las provincias de Soria (70,59 por ciento), Segovia (45,16 por ciento), Palencia (43,75 por ciento), Valladolid (31,03 por ciento), Ávila (27,78 por ciento) y Zamora (26,36 por ciento), mientras que en nivel alto se sitúa la ocupación de las UCI de los centros asistenciales de Salamanca (19,35 por ciento), Burgos (19,10 por ciento) y León (18,95 por ciento).

Distinta es la ocupación de pacientes COVID-19 en las plantas, donde la Junta actualmente notifica un 6,91 por ciento de ocupación, mayor en apenas cuatro décimas que el registrado hace ahora una semana, pero que permite situar en nivel medio y bajo de riesgo a todas las provincias salvo Segovia, que con un índice de ocupación en planta de pacientes con COVID del 11,08 por ciento, se ubica en nivel alto. Por detrás se sitúan Soria (8,90 por ciento), Zamora (7,99 por ciento), Salamanca (7,59 por ciento), Valladolid (7,36 por ciento), Burgos (6,69 por ciento), Palencia (5,88 por ciento), León (5,29 por ciento) y, ya en riesgo bajo, Ávila con una ocupación en planta del 3,63 por ciento.

El índice de reproducción del virus bajó más de una décima en la última semana, al pasar del 1,08 registrado el pasado lunes al 0,97 que la Consejería de Sanidad notifica hoy. Así, solo Segovia (1,08), León (1,07), Salamanca (1,01) y Zamora (1) se encuentran por encima del límite máximo recomendado por las autoridades sanitarias, mientras que Palencia (0,95), Valladolid (0,94), Soria (0,91), Burgos (0,89) y Ávila (0,84) se encuentran por debajo de esa cifra. 

Por último, la positividad global de las pruebas diagnósticas en Castilla y León marca hoy un 8,10 por ciento, similar al 8,08 del lunes pasado, y el porcentaje de casos con trazabilidad se sitúa en un 69,41 por ciento, casi dos puntos por encima del 67,72 por ciento notificado hace ahora una semana.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído