Verónica Casado asegura que una cuarta ola sería “muy dura”, pide no relajar las medidas para evitarla y descarta modificar el toque de queda hasta después de Semana Santa

Verónica Casado asegura que una cuarta ola sería “muy dura”, pide no relajar las medidas para evitarla y descarta modificar el toque de queda hasta después de Semana Santa
Verónica Casado asegura que una cuarta ola sería “muy dura”, pide no relajar las medidas para evitarla y descarta modificar el toque de queda hasta después de Semana Santa

Este 17 de marzo se cumple un año desde que comenzaron las ruedas de prensa diarias de la consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Verónica Casado, para informar sobre la pandemia del COVID-19. Y este aniversario llega con la amenaza de una cuarta ola, que podría iniciarse en los próximos días.

Pese a que la propia Casado indicó que una cuarta ola “sería asumible”, como lo fue la tercera, que llegó “cuando no la esperábamos”, pero aseguró que sería “muy dura” tanto social como económica y sanitariamente hablando, ya que el sistema sanitario podría incluso llegar a bloquearse.

Por ello, la consejera pidió que no se relajen las medidas para evitar esta cuarta ola. “Si los contactos y la movilidad se limitan, podemos no tener la cuarta ola. Pero va a depender de lo que hagamos”, apuntó, insistiendo en que “depende de lo que hagamos todos y cada uno de nosotros”.

Eso sí, Casado no descartó que, si los criterios epidemiológicos son buenos una vez pase la Semana Santa, se avance en la desescalada -antes de esta fecha no se puede por acuerdo del Consejo Interterritorial- y se vayan reduciendo las medidas restrictivas. Esto podría suponer una reducción también del toque de queda, si bien la misma llegaría, como pronto, a unos días de la finalización del estado de alarma, el 9 de mayo, y por ende del toque de queda.

“Después de un año empezamos a ver la luz al final del túnel”

La consejera explicó que, durante este año, han tratado de ser una fuente fiable de información dentro de una situación de “desconocimiento, desconcierto e incertidumbre” y admitió errores en la gestión de la pandemia, reconociendo que “lo que decíamos hace un año poco tiene que ver con lo que se dice hoy en día”.

Eso sí, siempre se han seguido las pautas de la evidencia científica, y señaló que si en su día se minusvaloró hasta cierto punto el COVID-19, por parte de casi toda la comunidad científica, es porque había muy poca información al respecto y porque ya se habían declarado dos pandemias años antes, tanto con el ébola como con la gripe aviar, “que iban a tener un impacto terrible y finalmente no. Hubo la sensación de que esta vez pasaría lo mismo”, concretó.

Entre las cosas que se dijeron y que no se ajustaron a la realidad, que el COVID-19 era similar a una gripe o que las mascarillas no eran necesarias. “Este año nos ha enseñado a valorar las cosas importantes porque es una enfermedad que nos ha aplastado a todos”, prosiguió, reconociendo que gracias a las vacunas se está empezando “a ver la luz al final del túnel” pero, aun así, pidió prudencia y cautela porque la infección continúa activa.

“Seguimos detectando casos, entre 200 y 250 diarios”, recalcó, lo que supone que la Comunidad se encuentre en una meseta que podría fluctuar hacia abajo o también hacia arriba, lo que supondría esa temida cuarta ola. Para evitarla se ha de seguir “con las cosas que hemos hecho y funcionan: disminuir la movilidad y el contacto social”.

Se dotará a los sanitarios de un portátil con 4G en lugar de conectar los consultorios a la red

Por otra parte, la consejera ha anunciado que a finales de verano todos los profesionales dispondrán de un ordenador portátil con acceso remoto a internet a través de la red 4G para poder tener cobertura en toda la Comunidad y consultar la historia clínica del paciente, en lugar de seguir con la estrategia de conectar a la red los consultorios locales.

Verónica Casado recordó que, a día de hoy, disponen de acceso a internet 1.935 consultorios locales de los 3.365 existentes. Por ello, en lugar de “conectar edificios”, apuestan ahora por “conectar profesionales”.

En ese sentido, la titular de Sanidad ha argumentado razones de “seguridad”, “facilidad en el soporte”, “eficiencia en el mantenimiento” y por la contratación de redes, y ha explicado que el modelo actual de los consultorios es “laborioso” y presenta “limitaciones” para garantizar la seguridad de la conexión y en el soporte. Por ello, ha defendido la nueva estrategia que ya está implantándose, de forma que a finales de verano estará lista para la mayoría de profesionales.

Asimismo, la consejera de Sanidad ha destacado la incorporación de un helicóptero con vuelo nocturno para atender las patologías tiempo dependiente, como el ictus, porque recordó algunos de estos “eventos” se producen durante la madrugada. También la consejera de Sanidad ha abogado por trabajar para que los hospitales de Castilla y León estén en los rankings de los mejores centros, porque concluyó que cuentan con profesionales “magníficos”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído