El uso de la vivienda usada como nuevo nicho de negocio: El cambio de paradigma tras la crisis

El porcentaje de compraventas de vivienda nueva ha caído del 45% del total al 13% en los últimos diez años. Pese al crecimiento de las transacciones, la vivienda nueva se queda atrás. El alquiler también gana mucho terreno en el negocio actual después de que explotara la burbuja inmobiliaria

 La incertidumbre no frena el crecimiento del precio de la vivienda en España
La incertidumbre no frena el crecimiento del precio de la vivienda en España

La crisis sufrida a nivel mundial que, obviamente, también ha llegado a España con gran dureza, ha obligado a cambiar la manera de pensar y actuar en la mayor parte de los casos. El mundo laboral se ha visto sorprendido primero con una gran pérdida de empleo y después, con una recuperación alejada de las condiciones anteriores, con contratos temporales, parciales, ligados a la temporalidad y, en muchos casos, precarios. 

Uno de los sectores más afectados por la crisis iniciada en 2008 fue la construcción. La llamada crisis inmobiliaria o del ladrillo supuso un duro golpe que, ligado a las leyes del país, provocó también los desahucios de miles de personas, hasta convertir el problema en uno de los principales del país. 

Las viviendas en construcción se paralizaron, dejando una gran cantidad de pisos vacíos. Se legisló en gran medida para intentar atajar la burbuja inmobiliaria con hasta rescates bancarios y bancos 'malos' mientras que los más emprendedores y con experiencia en el sector también buscaban aprovechar la situación para encontrarle el futuro a la vivienda. 

Años después, y con los datos en la mano, parece evidente que así ha sido. Es cierto que la burbuja no está hinchada, al menos no en las cifras anteriores a la crisis, pero el sector no para de recuperarse en torno a la vivienda usada, que ha cogido el legado del negocio que suponía la nueva construcción. 

Así, en 2008, año en el que se inicia la crisis y en el que las transacciones fueron 1.508 superiores a las actuales, las que se realizaron con vivienda usada fueron de 2.317, casualmente menos que en 2018, aunque de manera ligera. 

La vivienda nueva, por aquel entonces, tenían unas cifras casi similares. Las 1.885 compraventas que se realizaron destacan diez años después por el número que suponen. En aquel momento era normal, algo que se venía realizando de manera habitual y cuyas cifras no volvieron a ser las mismas. 

Es cierto, sin embargo, que hasta que se atajó el problema más en profundidad, los porcentajes seguían siendo los mismos. El dinero no circulaba de igual modo y los bancos se cerraron ante el aperturismo hipotecario anterior. La concesión bajó y, por tanto, también las transacciones pero el paradigma seguía siendo el mismo. En 2011, de las 2.616 compraventas realizadas (menos que las actuales), 1.192 fueron de vivienda nueva (más de tres veces más que en 2018). 

Los siguientes años fueron los del cambio, especialmente después de 2014, cuando la compraventa volvió a crecer sin que se viera afectada la nueva tras años de caída. No en vano, Salamanca acumula cuatro años consecutivos de crecimiento en las transacciones pero no por la vivienda nueva, cuyo porcentaje ha caído de manera estrepitosa: del 44,86% al 13,1% del total. 

Las grúas, que han vuelto a un nivel inferior a la burbuja anterior, no ayudan a que la vivienda nueva suba y los propietarios de vivienda han encontrado su nuevo negocio en los usados. No solo en la venta, que obtiene ascenso tras ascenso, sino también en el alquiler, que crece en oferta y demanda y cuyos precios también están en alza. 

Recuperación de la obra nueva, según Aescon

Para la Asociación de Empresarios de Construcción Aescon, la absorción del stock de vivienda nueva que había en Salamanca junto con la reactivación del consumo y el incremento de la venta de viviendas, son dos de los factores que llevan a la recuperación de uno de los pilares de negocio del sector.

Así, lo reflejan los datos del sondeo realizado por AESCON, sobre la obra existente en capital y provincia a cierre del año 2018, que sitúa entre un 20% y un 25% el porcentaje de obra nueva y promociones existentes en la actualidad.

“Desde 2015 se ha registrado un crecimiento del 23% de la venta de vivienda nueva en Salamanca, que si se une a la situación de stock estructural generada durante los años de crisis, nos permitiría hablar de una lenta recuperación en la obra nueva”, explica el presidente de AESCON, Juan Manuel Gómez.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído