Xosé R. Bustelo, vicedirector del CIC: “El objetivo es trasladar lo más rápidamente posible el conocimiento básico a los pacientes”

El Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca (CIC) es uno de los referentes españoles en el sector. Actualmente cuenta con 18 grupos de investigación que trabajan en dos líneas fundamentales: la ciencia más básica y preclínica y los aspectos traslacionales y aplicados de la investigación

 Xosé Bustelo
Xosé Bustelo

Para conocer el trabajo y el funcionamiento del CIC, SALAMANCA24HORAS entrevista a su vicedirector, Xosé R. Bustelo, también profesor de Investigación del CSIC y perteneciente al Centro de Investigación Biomédica en Red de Cáncer (CIBERONC)

Pregunta: ¿Cuál es el sistema de trabajo del CIC en cuanto a grupos de trabajo? ¿Cuánto personal alberga actualmente?

El Centro se ha reestructurado recientemente en dos programas científicos específicos, uno que se ocupa de la ciencia más básica y preclínica y otro que se focaliza más en aspectos traslacionales y aplicados de la investigación. Dentro de cada programa, existen grupos de investigación que están liderados por un investigador principal. Cada grupo, a su vez, consta de personal técnico y científico. Los científicos se encuentran en diversas fases de su carrera profesional: predoctorales, postdoctorales e investigadores más sénior.

Junto con los programas científicos, tenemos unidades técnicas y asistenciales. Las primeras están dirigidas a dar soporte tecnológico a los grupos del centro y a cualquier otra persona, académica o del sector industrial, que necesite realizar este tipo de análisis. Estas unidades incluyen, por ejemplo, las que realizan tareas de análisis proteómicos, genómicos, bioinformáticos, de separación celular o anatomopatológicos. Las unidades asistenciales, por el contrario, están especializados en tareas directamente dirigidas a los pacientes. Estas incluyen, por ejemplo, la Unidad de Diagnóstico de Cáncer Familiar y la Unidad de Análisis Citogenéticos.

Finalmente, el Centro consta de unidades de Comunicación Científica, de Administración y de Formación (programas de máster y doctorado, etc.).

En total, el Centro está compuesto por un número aproximado de 250 personas. El número total de grupos de investigación son 18.

P: ¿Qué se está estudiando ahora mismo?

Hay un gran número de líneas de investigación. Hay que tener en cuenta que cada grupo en general puede llevar varias líneas al mismo tiempo. En general, como se infiere de la pregunta anterior, hay dos grandes líneas de trabajo.

Por un lado, las líneas que buscan un conocimiento cada vez mejor de los fundamentos moleculares que determinan el origen, desarrollo y evolución maligna de distintos tipos tumorales. Estas líneas están dirigidas al descubrimiento de nuevos procesos biológicos implicados en cáncer así como a la identificación de nuevas dianas terapéuticas y biomarcadores.

La otra gran línea de trabajo es la investigación traslacional, la cual está dirigida a la optimización de nuevas vías terapéuticas y diagnósticas en pacientes. Dentro de esta última está también la organización de ensayos clínicos para validar y, eventualmente aplicar, nuevos fármacos a los pacientes. Es un trabajo en equipo que, al final, lo que quiere es fortalecer líneas de investigación altamente sinérgicas y complementarias con el objetivo de trasladar lo más rápidamente posible el conocimiento básico a los pacientes.

P: ¿En qué punto se encuentran las investigaciones?

Dado el número de trabajos que se están llevando a cabo, el punto en que se encuentran es muy variable. Algunas están en estado incipiente, otras están más desarrolladas y otras están ya en proceso de finalización. Lo importante en esto es no estar parado: avanzar cada vez más para conseguir un conocimiento más preciso de los mecanismos malignos que determinan el origen, las características clínicas y las vulnerabilidades terapéuticas de diversos tipos de tumores.

P: ¿En qué dirección va la investigación?

Existen retos que todavía no podemos contestar bien, como es el lidiar con tumores que todavía no tienen una cura fácil en estos momentos (p.ej., páncreas, pulmón), abordar el gran problema de cuando las células tumorales han salido de su lugar de origen y se han diseminado a otras regiones del cuerpo (el proceso conocido por metástasis), saber qué mecanismos están detrás de las resistencias a fármacos que desarrollan algunos pacientes, identificar nuevos biomarcadores y firma genéticas que permitan diagnosticar mejor a los pacientes y, obviamente, aumentar el arsenal disponible de fármacos con los que combatir los distintos tipos de cáncer.

P: Los avances en torno al cáncer son lentos, ¿hay algo que se esté resistiendo especialmente en la investigación?

Los anteriores son los retos difíciles y que son complejos de abordar experimentalmente, pero, al mismo tiempo, son también los más apasionantes desde un punto de vista científico y, obviamente, de interés para los pacientes. Hay que tener en cuenta también que, aunque hablamos de cáncer en general, este término se refiere realmente a un conjunto muy grande de enfermedades diferentes a nivel molecular. Por lo tanto, los retos se multiplican si consideramos que cada cáncer probablemente ha desarrollado soluciones distintas a cada uno de los problemas antedichos.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído