Los cazadores redoblan esfuerzos en la persecución contra la "lacra del furtivismo" en España

Se trata de unos "malhechores que nada tienen que ver con la caza sostenible, legal y ética que practican los cazadores cada día en nuestro país"

EP

0 Comentarios

Ciervo en el campo - FUNDACIÓN ARTEMISAN
Ciervo en el campo - FUNDACIÓN ARTEMISAN

Los cazadores están abanderando en la actualidad la persecución de la "lacra del furtivismo" en España, denunciando y personándose en los procedimientos judiciales por delitos contra la fauna y "logrando importantes avances y victorias en este aspecto en los últimos años".

Así lo asegura la Fundación Artemisan, que se ha personado, junto a diferentes entidades del sector, en numerosos procedimientos contra estos "delincuentes que generan graves perjuicios", tanto para cazadores y gestores como para el medio ambiente, la biodiversidad y para la sociedad en general.

Se trata de unos "malhechores que nada tienen que ver con la caza sostenible, legal y ética que practican los cazadores cada día en nuestro país", según señala la Fundación Artemisan.

Prueba de ello, apuntan, es la reciente condena de cárcel lograda por la Federación Andaluza de Caza contra dos furtivos detenidos por matar seis ciervos y dos gamos en el Parque Nacional Sierra de Aracena, con la colaboración de la asesoría jurídica de Fundación Artemisan, en lo que ha supuestos una "condena pionera" que se ha servido de pruebas de balística y ADN poco habituales en este tipo de investigaciones.

Sin embargo, no ha sido el único ni el primer caso de este tipo, ya que desde su creación hace 5 años, Fundación Artemisan se ha personado en juicios por casos de furtivismo de perdices en Cádiz, de cabra montés en Sierra de Gredos, de ciervos en Ciudad Real, o por la muerte de varios linces, entre otros.

Además, más allá del furtivismo, la organización ha denunciado diversas actuaciones que suponen "graves daños a la biodiversidad", como la "matanza en pleno Parque Nacional de Monfragüe perpetuada por la propia administración", o los "canales de riego de la muerte" en los que fallecen ahogados cientos de miles de animales cada año por la inacción de las administraciones competentes.

Ante esta situación, Fundación Artemisan ha reafirmado la importancia de que la sociedad "sepa qué colectivo es el que está dedicando tiempo, esfuerzo y mucho dinero en perseguir los daños a la fauna y flora", así como que conozcan cómo los cazadores invierten cada año millones de euros de sus bolsillos en conservación.

A pesar de ello, lamenta que "sea algo habitual el encontrar que ambos términos se confunden o se mezclan", incluso por parte de las propias administraciones, lo que supone un "evidente perjuicio a un colectivo que está completamente volcado en la lucha contra el furtivismo", señala.

Por ello, la Fundación Artemisan ha pedido que "dejen de unirse en una misma frase los conceptos cazador y furtivo", puesto que mientras el furtivo es un delincuente sin escrúpulos que genera daños irreparables allí donde actúa, el cazador es quien más invierte en conservación, quien más tiempo pasa en el campo para detectar y alertar ante cualquier daño y el primero en perseguirlo y denunciarlo.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído