La estafa del Nazareno, la trampa con la que pueden arruinar tu empresa

La Guardia Civil pide "desconfiar de las repentinas solicitudes de compra de importantes cantidades de producto de empresas extranjeras"

EP

1 Comentarios

Equipo de ciberdelincuencia. Foto Guardia Civil.
Equipo de ciberdelincuencia. Foto Guardia Civil.

Agentes del 'Equipo @' de la Guardia Civil en La Rioja han tenido conocimiento de una 'estafa del Nazareno' llevada a cabo contra una empresa asentada en La Rioja, que le ha supuesto unas pérdidas económicas por valor de 150.000 euros.

En nota de prensa, la Guardia Civil ha dado a conocer un nuevo caso conocido en La Rioja del 'Nazareno', una estafa por la que el delincuente se ha hecho pasar por una importante distribuidora de Francia y que contactó mediante correo electrónico con la empresa estafada.

Una vez generada la suficiente confianza se consiguió cerrar la venta por 150.000 euros y la empresa riojana envió los productos a Francia. Sin embargo, cuando pasó la fecha de vencimiento de las facturas, el empresario riojano logró contactar con el verdadero jefe de ventas de la industria que los estafadores suplantaron y se dio cuenta del engaño.

En noviembre de 2020 mediante la misma operativa se consiguió estafar a otra empresa riojana más de 181.000 euros, por lo que desde la Guardia Civil se lanzan una serie de recomendaciones de cara evitar que otras empresas sufran estafas similares.

El método empleado por los estafadores se conoce como el 'Nazareno', una de las estafas más clásicas y conocidas en España que, como otros delitos, se ha transformado y adaptado al entorno tecnológico.

Principalmente, los estafadores centran su actividad delictiva en empresas suministradoras de productos de fácil salida el mercado negro, como electrodomésticos, material informático, bebidas alcohólicas... "en general productos de primera necesidad".

Los estafadores, conocidos en el argot como 'nazarenos', se ganan la confianza de la empresa proveedora basándose en técnicas de ingeniería social. Así, los ciberdelincuentes, logran comprometer el "eslabón más débil" de la seguridad en los entornos digitales, "que siguen siendo las personas".

Para generar la confianza, el estafador ofrece como fachada estar representando a una empresa de apariencia solvente y de reconocido prestigio, de la que aporta todos los documentos necesarios y que previamente han sido falsificados.

Después de una primera compra, que pacta pagar con letras de cambio o medios similares siempre con la intención de ganar tiempo para que la estafa se descubra lo más tarde posible, suele intentar una segunda compra en similares condiciones que la anterior.

Existen varias recomendaciones para evitar a los 'nazarenos', dado que la mayoría de los fraudes son cometidos exclusivamente en entornos digitales, sin participación física de persona alguna, donde se crea un entorno ficticio de apariencia creíble.

En primer lugar, por lo tanto, además de los habituales estudios de riesgo, hay que comprobar la identidad real de la empresa solicitante, intentando establecer un canal de comunicación paralelo, externo a cualquiera que le hayan facilitado, que confirme la realidad del contacto.

Se trata de informarse sobre los clientes, intentar conocerlos, visitar los locales de entrega y sospechar si se intuye algo raro en cuanto a, precios sospechosos, procedimientos de compra atípicos, etcétera.

También, la Guardia Civil pide desconfiar de los cambios bruscos en las modalidades de pago, especialmente si se asocian a fuertes incrementos de los volúmenes de compra.

Sería necesario que el empresario diera instrucciones claras al transportista, para que no acepte cambios respecto al lugar de entrega sin autorización previa y de que se mostrase receloso en caso de que los lugares de descarga levantasen cualquier sospecha en base al supuesto cliente al que se le debe realizar la entrega.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído