La Fiscalía recurre la libertad provisional del legionario que atropelló mortalmente a una niña cuando conducía borracho

Se saltó un paso de peatones "a velocidad excesiva y llevaba un cubata "en el salpicadero"

EP

0 Comentarios

Entrada a la Audiencia Provincial de Almería. Foto EP
Entrada a la Audiencia Provincial de Almería. Foto EP

La Fiscalía ha presentado recurso de apelación ante la Audiencia Provincial contra el auto del juez de Roquetas de Mar (Almería) que acordó libertad provisional con medidas cautelares para el conductor investigado por atropellar mortalmente, ebrio, a la niña de cinco años, Leire, hace una semana.

El Ministerio Público ha optado por impugnar directamente a la Audiencia Provincial, y no en reforma, la resolución del titular del Juzgado de Instrucción 1, Alfonso Peralta, quien concluyó que no existían "causas legales" que permitiesen "acordar la prisión provisional del encausado" por presuntos delitos de homicidio imprudente, conducción bajo influencia de bebidas alcoholicas, y de conducción temeraria.

El informe de la Policía Judicial aportado a las diligencias previas indica que F.M.S. iba al volante a una "velocidad excesiva", que adelantó a un turismo y "sobrepasó" el paso del cebra por el que cruzaba la víctima junto a su madre, al tiempo que recoge que se halló un vaso de cristal con lo que parecía ser "una mezcla de ginebra y tónica" en el salpicadero del vehículo.

En el recurso de apelación, la fiscal interesa que se revoque el auto y solicita, tal y como hiciera en la comparecencia del investigado en sede judicial, su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza.

Fuentes judiciales han precisado que remarca la "extrema gravedad" de los hechos imputados a F.M.S., militar de Legión, y discrepa de la valoración de "las circunstancias" que hace el juez instructor, quien en su auto admitió "las graves consecuencias del delito con el fallecimiento de una niña de cinco años y remarcó su "conducta presuntamente totalmente irresponsable".

La Fiscalía hace hincapie en que la secuencia del atropello mortal está recogida "con total claridad" en las grabaciones de video aportadas a la causa penal y en la conducta del encartado, quien arrojó un resultado positivo de 0,98 mg/l y 0,96 mg/l en las pruebas de alcoholemía a las que se sometió tras el siniestro.

El juez Alfonso Peralta acordó imponer a F.M.S. como medidas cautelares el depósito y retención de la licencia de conducción y el depósito del vehículo; la prohibición de salida del territorio nacional y la retirada del pasaporte así como la obligación de comparecer los días 1 y 15 de cada mes en el juzgado.

En el auto mantiene que la función de la prisión provisional "no puede ser en ningún caso la de adelantar las efectos de una hipotética pena que pudiera serle impuesta al acusado".

Argumenta que el el riesgo de fuga se evitaba mediante la retirada del pasaporte y prohibición de salida del territorio nacional y descarta el riesgo de ocultación o destrucción de pruebas o el riesgo de reiteración delictiva y que el investigado volviera a coger el coche".

"Dicha causa, única para acordar la prisión provisional, está legalmente condicionada a que se trate de delitos dolosos, no pudiendo darse en supuestos como el acaecido ya que se trata de un homicidio imprudente a pesar del lamentable incidente", señala para apuntillar que también se le impone como medida cautelar la retirada del carné de conducir.

"Por muy graves que sean las consecuencias del delito, como es el fallecimiento de una niña de cinco años, por inmenso el dolor que este hecho haya podido causar en sus progenitores y que este instructor comprende perfectamente, así como con la conmoción social que pueda producirse en la opinión pública, en el momento actual no existen causas legales que permitan acordar la prisión provisional del encausa", concluye.

El juez instructor alude, asimismo, a que la alarma o conmoción social por un desenlace tan trágico tampoco permiten legalmente acordar una medida restrictiva de libertad", concluye.

Un cubata en el salpicadero

El atestado de la Policía Local de Roquetas de Mar recoge que el vehículo que conducía el investigado habría adelantado "a velocidad excesiva" a otro turismo cuando circulaba por la carretera de Alicún para después "sobrepasar" el paso de cebra y "arrollar" a la pequeña que cruzaba junto a su madre.

El informe recoge, asimismo, que el vehículo podría ir a una velocidad hasta "78 kilómetros por hora" en una vía con una limitación de velocidad de 50 kilómetros por hora y señala que se habría encontrado un vaso de cristal "lo que podría ser ginebra y tónica" en el salpicadero del turismo.

Las pruebas de alcoholemia a las que fue sometido el investigado, arrojaron un resultado positivo de 0,98 mg/l y 0,96 mg/l.

El atropello mortal se registró el martes a las 20,21 horas en el barrio de El Parador. El 112 movilizó una UVI móvil de EPES-061 y un equipo móvil de urgencias del centro de salud de Aguadulce, que hicieron acto de presencia en el lugar de los hechos, si bien no pudieron sino constatar el fallecimiento de la niña Leire a su llegada.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído