El arte está en la calle. Esta es la filosofía de muchos artistas, y también la de los pintores de ZOES, que continúan con su galería de arte urbano, impregnando de vida las calles de los vecinos del Barrio del Oeste. Elena Gómez es una de las personas que dirige esta iniciativa cargada de creatividad y retos. Pintar “a lo grande” no es tan sencillo, e incluso ella ha reconocido que “resulta muy estresante”.

A menudo las pintadas en las calles desagradan a los ciudadanos, y son consideradas vandalismo. Pero por unos días, estos jóvenes demostrarán que la puerta de un garaje puede ser una obra de arte en sí misma si se pinta desde la profesionalidad con que ellos lo hacen. “Queríamos hacer una galería de arte a pie de calle, y la gente no se queja”, asegura Elena.

Lejos de quejarse, un hombre mayor se acercó a ella y a su grupo de compañeros para pedirles que también pintaran su puerta. No cabe duda de que el barrio ve con buenos ojos la idea, que da alegría al vecindario, dotándolo de un toque de magia. El tema es libre. Formas abstractas, paisajes marinos, revestir un árbol…todo tiene cabida, y también artista. En el caso de Elena, estudiante de Bellas Artes, la pintura es algo que lleva dentro desde pequeñita.

Para colmo, también es teclista en un grupo. “Me encantan tanto la música como el arte”, dice risueña. Los vecinos del barrio que tengan una triste y aburrida cochera metálica o una puerta que necesite una mano de pintura, tienen la ocasión de tener arte en su propia casa, y disfrutar de un inspirador dibujo cada vez que tienen que guardar su coche. Pero incluso aquellos “vándalos” que escriben su nombre en las paredes, están respetando la galería de arte urbano. “Algunos nos dicen que por qué lo pintamos, si alguien pintará encima. Pero nadie lo ha hecho”. Al fin y al cabo, puede que, aunque no todos puedan dibujar como ellos, sí puedan apreciar su trabajo.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído