Los tradicionales fuegos artificiales de Salamanca han vuelto a dejar claro que la ciudad está en fiestas. En concreto, 1.111 kilos de peso de materia reglamentada llenaron de luz y color el cielo de Salamanca en un espectáculo que volvió a llevarse a cabo en el Puente Romano de la localidad. Caballer FX, después de un año en blanco en la ciudad, fue la empresa encargada de que los salmantinos disfruten de nuevo con el comienzo de las Fiestas. 

El espectáculo se desarrolló durante cerca de 23 minutos en los que se pudieron ver numerosos efectos como crisantemos, peonias, volcanes o torbellinos. En concreto, se trata de un castillo al más puro estilo valenciano donde Caballer FX fabrica lo que dispara. Los calibres fueron de máximo 175 milímetros debido a las restricciones que marca la Ley, en lo que supuso palmeras más pequeñas que las vistas en otros anteriores años en las que se llegaron a disparar carcasas de 300 milímetros. 

Entre los asuntos a destacar están lo colorido que ha sido el acto con gamas intermitentes donde se incorporaron rojos, blancos o azules, o candelas en violeta, naranja o cian. Hubo, además, carcasas de tiempos de varias explosiones de un mismo disparo y dos finales diferentes con uno variado y otro que acabó con perlas blancas. 

Pablo Azcárate, de Caballer FX, comentó previamente a SALAMANCA24HORAS que iba aser un bonito espectáculo con la única idea de agradar y que el público se lo pasara bien. El cielo de Salamanca, con sus cambios de colores y su sonido atronador por un día, dictó sentencia. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído