Con motivo de la Semana Cultural albense, el escritor Julio Justo de la Rosa ha presentado su nuevo libro en el Salón de Plenos del Ayuntamiento. Bajo el título ?Que no te acojone la vida?, el autor narra su historia en primera persona tras contraer un virus como la polio en su primer año de vida. Ya en 2014 recibió el Premio Juan Palau de las Letras por su libro ?Baloncesto en silla de ruedas. Una historia diferente?.

Solo un 20 % de los afectados sobrevivió a la polio en España en los años 50 y 60 y Julio Justo fue uno de ellos. Nacido en Dueñas (Palencia) en 1957, con once meses de vida le diagnosticaron la enfermedad, lo que supuso un cambio radical para su vida y la de su familia, de lo que reconoce haberse sentido culpable hasta hace poco. Ahora, camina en silla de ruedas desde hace 8 años pero ya no es el niño de mirada triste que creció en un pueblo de Palencia, sino un hombre ilusionado en todo lo que hace.

Con largas estancias en hospitales en Madrid y graves problemas quirúrgicos, el palentino supo enfrentarse a su enfermedad con positividad. ?El truco está en alejar la mente para no sufrir durante toda la vida?, aconseja. Antepone el dolor emocional al físico, ?el cerebro no distingue entre realidad y ficción?, por lo que el dolor emocional es siempre más fuerte que cualquier golpe físico. 

Momentos clave en su vida

En su autobiografía Julio Justo cuenta dos momentos claves en su vida: el momento en el que se trasladó con su familia a Valladolid con 14 años, donde empezó a ser aceptado. El otro gran cambio sucedió en la segunda operación de escoliosis a la que se sometió. El autor narra la operación como un sueño en el que su mente se separó y desde fuera visualizaba su cuerpo tendido en la camilla, hasta llegar a la oscuridad completa y un pequeño resplandor al fondo. Un año después, el cirujano le confesó que su corazón se había parado durante 2 minutos de la operación.

De la Rosa supo reponerse a los problemas que le asaltaban y nunca perdió las ganas de vivir. Tras trabajar unos años en el Hospital Clínico de Valladolid, decidió crear un grupo de música con el que recorrió España, Francia y Portugal durante 12 años. El autor recuerda que en los años 80 llegó a tocar en las fiestas de Alba de Tormes.
?Mi misión en la vida es contar mi experiencia?

En la búsqueda de terapias alternativas más económicas dio con un ?canalizador?, que le explicó cuál era su misión en la vida. ?Contar tu vida a la gente?, fueron las palabras del especialista, ?tienes el bagaje suficiente para quitar excusas a la gente?. Desde ese momento empezó a escribir su autobiografía y a impartir charlas al público. 

Su testimonio rebosa alegría y positividad, con metáforas y pequeñas píldoras de felicidad en cada capítulo. ?Si yo puedo ser feliz en mi situación, muchas personas lo pueden ser también?, animaba en la presentación de su libro. Es un claro ejemplo de superación en todos los sentidos de la vida: trabajó en el Hospital Clínico de Valladolid, creó un grupo de música, fundó un club de baloncesto en silla de ruedas y fundó el primer Centro de Negocios de Valladolid. Su equipo está en los primeros puestos de la clasificación y como Director General del club reconoce que en algunos entrenamientos sigue practicándolo. 

Considera especialmente importante la ley de la aceptación y asegura que lo más importante es la actitud ante el problema. ?Cuando llegue algo negativo, no os resistáis a aceptarlo?, aconsejaba al público asistente. ?En los momentos de crisis es cuando el ser humano aprende?, tanto individual como colectivamente. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído