La jornada dominical en las fiestas de Alba de Tormes en honor de Santa Teresa comenzaron con el último encierro de novillos de este año. Ameno y limpio recorrido desde la calle Zamora con rápidas carreras hasta llegar a la plaza de toros, donde posteriormente tuvo lugar una capea en la que los más valientes dieron rienda suelta a recortes y saltos. Concurrida capea pese a que muchos albenses estaban, como se suele decir, 'durmiéndola' después de una desenfrenada madrugada de juerga.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído