A finales del pasado mes de julio, el Ayuntamiento corito despidió a una trabajadora fijo-discontinua que prestaba sus servicios en la piscina de Candelario con la función de socorrista.  Dicho despido se realizó mediante una carta en la que se admitía directamente la improcedencia del mismo. El pasado 26 de octubre, el Juzgado de los Social número 1 de Salamanca, logró una avenencia entre las partes, viéndose obligado el consistorio corito a readmitir a la trabajadora, a la que igualmente se le abonará el pago del cien por cien de los salarios correspondientes.

"El Ayuntamiento era consciente de que estaba cometiendo una irregularidad al realizar ese despido. Igualmente todo el equipo de Gobierno era consciente de que un despido realizado en estas condiciones le constaría mucho sufrimiento a una trabajadora y mucho dinero al municipio si la trabajadora afectada denunciaba, aunque esto no les impidió continuar con el procedimiento", asegura Izquierda Unida en un comunicado.

Por eso, IU pide responsabilidades a la alcaldesa de Candelario y al equipo de Gobierno municipal, y considera que debería pagar de su bolsillo las costas del despido improcedente de la socorrista. "En la misma línea le recordamos al pueblo de Candelario que el Ayuntamiento está a la espera de otro juicio por una situación similar, donde se despidió a otra trabajadora municipal", concluye.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído