El alcalde de Béjar, Alejo Riñones, realizó este martes balance de la temporada de esquí de en la Estación Sierra de Béjar-La Covatilla tras un año marcado por las inclemencias del tiempo hasta el punto de que únicamente ha podido abrir al público 50 días. De esos, únicamente en 32 ocasiones se ha podido ofrecer la totalidad de las pistas. 

Calificada por el propio Riñones como ?la peor temporada de la historia?, el alcalde se muestra pese a ello ?satisfecho y con la sensación de misión cumplida? pues se han logrado, remarcó, los tres objetivos marcados: atraer gente, generar puestos de trabajo -hasta un total de 62- y que no suponga un gasto para las arcas municipales. Y es que la diferencia entre ingresos y gastos deja un saldo favorable de 7.449,96 euros (884.511,08 en concepto de ingresos por 877.061,12 de gastos).

Desde que en febrero abriera sus puertas la estación bejarana, ha despachado 19.422 fortfaits, la mayoría (11.059) en fin de semana o festivos y el resto (8.363) entre semana.

A pesar de la inestabilidad del tiempo, las instalaciones recibieron a 3.904 de los 6.500 escolares que habían comprometido su visita; un concepto por el que La Covatilla ingresó más de 200.000 euros. La aportación por alquiler de equipos llegó a los 175.000 euros, por 136.000 de la cafetería y 114.000 de la Escuela de Esquí en la que sus 22 profesores impartieron un total de 3.035 horas de clase.

Riñones ofreció los datos precisamente el mismo día en que desde Izquierda Unida Béjar se reclamaba mayor transparencia en los detalles sobre la estación de titularidad municipal, principalmente en lo relativo a la temporada pasada en la que el superavit se cifró en cerca de 600.000 euros. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído