La Asociación Cultural Cateja Teatro volvió a dejar boquiabiertos a albercanos y turistas con la puesta en escena de la Pasión viviente de Jesucristo en el atrio de la iglesia y el Solano Bajero.


Como cada año, casi un centenar de actores procedentes de toda la Sierra de Francia se implicaron en una espectacular representación marcada por los efectos luminosos y sonoros, un cuidado vestuario y un minucioso maquillaje. En esta ocasión Isidro Luengo retomó el papel de Jesucristo, mientras que Miguel Ángel Luengo encarnó a Caifás, José Fernando Becerro a Pilatos, Ángel Machado fue Judas mientras que a Maite Hernández le correspondió el papel de la Virgen María. 


Dado que se cuida cada detalle al máximo, la escenificación logra implicar a los numerosos espectadores que se dan cita en La Alberca y perciben el dramatismo que los actores impregnan a sus personajes. 

 

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído