La polémica suscitada por la moción en torno a la laicidad aprobada por el Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo escribió este viernes un nuevo capítulo al pronunciarse públicamente la Diócesis mirobrigense. A través de un comunicado pide ?no manipular lo religioso, ni desde las  denominadas derechas políticas ni desde las izquierdas pues ningún partido puede absorber lo cristiano, que está presente con sus fieles, en todos ellos?. Lo religioso, remarcan, ?no puede convertirse en arma arrojadiza ni en seña de identidad polémica de un partido contra otro?.

El comunicado incide en que asistir o no a los actos religiosos, es derecho y competencia del Ayuntamiento; también el declarar día laboral o festivo. ?Pero regular o no las fiestas religiosas, y cambiarlas de nombre, no es competencia del Consistorio ni de los Partidos Políticos?, apuntan ?pues la Iglesia tiene su calendario propio y el pueblo civitatense sus tradiciones seculares y sagradas, a las que hay que respetar?.

A juicio de la Diócesis civitatense ?sería deseable la creación, como se ha venido insistiendo, de la figura del concejal para representar al Ayuntamiento en actos institucionales relevantes, incluidos los religiosos?. ?Esto evitaría la manipulación partidista del tema?, apostillan al tiempo que subrayan que ?en cualquier caso, no se puede prohibir a los representantes municipales, del signo que fueren, participar en actos religiosos a título personal?.

Para la iglesia mirobrigense lo religioso católico ?no es un fenómeno meramente privado dado que tiene incidencia, por un lado, en lo público por sus dimensiones éticas de lucha por la justicia y la defensa de la paz social y en favor de los más desfavorecidos y, por otro lado, por lo que supone, en personas y colectivos, el derecho a la libertad de conciencia y religiosa, y sus correlativas manifestaciones públicas de culto y de presencia social?. Recuerda, además, que en la Constitución vigente el Estado no es laico sino aconfesional y que no hay separación Estado-Iglesia, ?sino independencia y sana colaboración, siguiendo la doctrina del Vaticano II?. Para la Diócesis, ?la Iglesia católica, por su mayoría numérica y por la historia secular en España, adquiere en la Carta Magna un reconocimiento, que no es sinónimo de privilegios ni discriminación de otros credos y religiones?.

La Iglesia en Ciudad Rodrigo, recuerda la Diócesis, ?siempre ha estado históricamente al servicio de este pueblo y de todos sus ciudadanos, creyentes y no creyentes; y ha aportado seguramente mucho más de lo que ha recibido en lo social, en lo caritativo-promocional,  en lo docente, en lo asistencial-hospitalario, en lo cultural,  y en lo espiritual?. ?No se puede entender Ciudad Rodrigo sin la Iglesia Católica?, añaden al tiempo que recuerdan que ser Sede Episcopal ?le otorga un prestigio y reconocimiento singulares?.

Respecto al pago del IBI, explica que la Iglesia Católica no se niega a pagar lo que es de justicia social, sin privilegios, y en igualdad con otros organismos sociales culturales, sindicalistas y políticos, que tienen como finalidad el servicio al bien común y no la búsqueda de lucro o beneficios. Para ella, aclara, ?rige la ley de mecenazgo y de entidades sin ánimo de lucro?. Además, puntualizan, ?existen Acuerdos firmados entre la Santa Sede y el Estado (que datan de 1979) que lo regulan?.

En cualquier caso, finaliza el comunicado de la Diócesis, el debate laicista ?pone sobre el tapete de la vida social y política no sólo una problemática religiosa o clerical sino la búsqueda del bien común social, de la promoción integral de las personas y de los colectivos, de la convivencia en paz y armonía y de la sinergia para unir fuerzas hacia un futuro mejor y fecundo para Ciudad Rodrigo?. Está en juego, recuerdan, ?el modelo de sociedad que deseamos?.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído